Por: Hugo Sabogal
Entre Copas y Entre Mesas

Qué es un buen vino

Como asiduo visitante y suscriptor al portal de Jancis Robinson, la periodista y escritora de vinos inglesa, nunca dejo de encontrarme con sorprendentes revelaciones.

La última tiene que ver con una curiosa reunión celebrada en la bodega La Verriére, en el sur del Valle del Ródano, en Francia, a la que cada uno de los 60 invitados llevó una botella que, en su criterio, merecía el apelativo de “buen vino” (fine wine, en inglés). Cada asistente, además, debía sustentar los motivos de su elección y lanzar un axioma de lo que guarda y transmite un buen vino.

Robinson, quien estuvo presente en el lugar, tomó nota y publicó también las opiniones de sus compañeros de práctica, entre quienes figuraban bodegueros de Francia y Europa, y un grupo de huéspedes especiales, no necesariamente asociados al mundo del vino.

En aquel ágape, hubo más tintos que blancos y un ocasional rosado, que refleja así la tendencia global.

Estas son, pues, algunas opiniones que, espero, resulten útiles al compararlas con nuestros propios criterios.

- “Un buen vino es un regalo de la naturaleza y del saber humano, aunque resulta imprescindible que vendedor y consumidor reconozcan un mismo valor” (Michel Bettane, escritor de vinos francés).

- “Un buen vino refleja la superposición de lugar de origen, viticultura y alma del hacedor. Sobre el lugar de origen debe decirse que muy pocos rincones del mundo engendran buenos vinos. En cuanto a cultura de manejo, debe irradiar toda una intuición ancestral y un calendario de arduas jornadas de trabajo. Y con respecto al alma, debe despertar emociones y energías compartidas” (Victor Coulon, bodega Domaine, de Beauregard, Francia).

- “La definición de un buen vino se deriva de la interpretación individual del consumidor, del vendedor y del sommelier. Por lo general, los menos conocedores siempre lo asocian a un alto precio. Sin embargo, un buen vino es aquel que refleja su lugar de origen y lleva la impronta del hacedor. En últimas, es aquel que permanece en la memoria” (Sarah Jane Evans MW, consultora de vinos británica).

- “Es la confluencia de varios elementos: para empezar, brota en un lugar único, identificado a lo largo del tiempo; proviene de una variedad de uva que guarda en su memoria genética las características de su origen. Estas características, adicionalmente, deben mantenerse impolutas hasta llegar a la copa” (Louise Hurren, consultora de vinos, Francia).

- Un buen vino, ante todo, es aquel que disfrutamos y compartimos con otras personas. Eso sí, es más que una buena bebida. Es una obra hecha por el hombre, que transmite la esencia de un lugar; que habla del momento exacto en que vio la luz del día y que carga el espíritu de quienes contribuyeron a darle vida (Nicholas Lander, crítico gastronómico de Gran Bretaña).

- “Es la bebida que, al acompañarse con comida, engrandece el placer de ese momento” (Sophie Lescure, de Poba Architects, Francia).

-Debe tener encanto, refrescar e intrigar; debe dar muestras de equilibrio, envejecer con dignidad en el tiempo y mejorar en la copa; debe expresar el lugar de origen, transmitir permanencia y dejar una huella en la memoria. Debe cautivarnos con su aroma, expandirse en el paladar y ofrecernos un final inolvidable” (Jancis Robinson OBE, escritora y periodista, Gran Bretaña).

Por supuesto, son ideas suplementarias que nos ayudarán a completar la simple frase de que un buen vino es aquel que más nos gusta.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hugo Sabogal