Publicidad
Juan Pablo Calvás 31 Ene 2013 - 11:00 pm

¿Quién protege al Centro?

Juan Pablo Calvás

El fin de semana pasado me fui a dar el famoso septimazo para ver cuáles eran los negocios que estaban quebrando por culpa de la peatonalización de la carrera séptima.

Por: Juan Pablo Calvás
  • 28Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/quien-protege-al-centro-columna-402178
    http://tinyurl.com/ajxyrqo
  • 0
insertar

Quedé sorprendido. No sé si el presidente de Fenalco ha salido a darse el paseo por la antigua Avenida de la República, pero la calle estaba llena, los comerciantes atendían a sus clientes y no vi por ningún lado los letreros de “Se ven-permuta este negocio”, que generalmente son prueba irrefutable de la decadencia de un sector comercial.

El paseo estuvo bien, hubo buen sol, había seguridad de la policía, no hubo ningún problema, sin embargo, quedé con el corazón inquieto.

La angustia me invadió cuando llegué a la altura de la calle 22 y vi la vieja casona republicana donde otrora estuvo el estudio fotográfico del legendario Manuel H. Rodríguez. No hay que detenerse a mirarla por mucho tiempo para darse cuenta de la triste realidad: se está cayendo. La casa amenaza ruina.

Lo más triste del asunto es que no es la única. Sobre la carrera séptima, entre calles 19 y 26, aún quedan varias casas republicanas que sobrevivieron al Bogotazo y a la construcción de edificios de regular diseño que se dio en la segunda mitad del siglo veinte. La mayoría de estos inmuebles son de dos pisos, con puertaventanas de medio arco, cornisas admirables y detalles ornamentales característicos de esos tiempos en que el centro de la ciudad todavía era una zona habitable para las familias más pudientes de la capital. Esas casas son vestigios de la historia del centro y, a pesar de eso, las dejan caer.

Evidentemente, el Distrito no tiene plata para invertir en la recuperación de estas viviendas, que por el estado en que se encuentran seguramente requieren varios cientos de millones para volver a ser funcionales. Quedamos entonces en manos del sector privado. ¿Será que existe algún interés en salvar estas casas?

Dudo mucho que para los particulares sea atractivo meterle plata a un caserón de estos. Es cuestión de ver la historia reciente de la casa Villa Adelaida, en la séptima con calle 70. Dicha mansión, en manos de una opulenta constructora, sigue desmoronándose, viendo como pasa el tiempo y nada pasa con ella. Lejos estamos de ciudades como Cartagena, Santa Marta u Honda en donde fueron privados los que salvaron las casas y le dieron nuevo brillo al centro histórico.

¿Entonces cómo salvar esa viejas construcciones? Algo les aseguro, mientras que para el sector privado recuperar el centro histórico sea construir gigantescas (por no decir desproporcionadas) torres de oficinas y apartamentos, la posibilidad de que esas casas vuelvan a ser lo que fueron estará muy lejos.

---
#PreguntaSuelta: ¿El Procurador armando referendos contra las drogas sintéticas? ¿Qué será mañana?

[email protected]

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 9
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Cruz Roja prevé que el ébola podrá contenerse en cerca de cinco meses
  • Ladrones atacaron a joven que se resistió a un hurto en Cali
  • La 'Feria del Millón', arte para nuevos coleccionistas

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Cargar el celular al lado de la cama mientras se está durmiendo engorda
  • Atlas científico de relaciones sexuales
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio