César Rodríguez Garavito 18 Sep 2012 - 12:04 am

¿Quién sacó a la ministra de Salud?

César Rodríguez Garavito

Se ha celebrado con razón el nombramiento de Alejandro Gaviria como ministro de Salud. Pero nadie ha preguntado por qué su antecesora, Beatriz Londoño, duró apenas siete meses en el cargo.

Por: César Rodríguez Garavito
  • 184Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/quien-saco-ministra-de-salud-columna-375557
    http://tinyurl.com/kyjesca
  • 0
insertar

 ¿Quiénes se molestaron con las valientes decisiones de la exministra? ¿Por qué Londoño —experta en salud que se rodeó de un equipo técnico de lujo— fue sacada por la puerta de atrás en un momento clave para la solución del mayor problema social del país?

Los medios se han quedado con la versión oficial: un relevo de rutina, un recambio en el equipo. Pero bastan una pizca de suspicacia e información para pensar que Londoño salió porque pisó poderosos callos.

Los primeros adoloridos fueron las farmacéuticas internacionales. Desde el ministerio de Juan Luis Londoño, hace una década, nadie había tenido la independencia, honestidad y coraje para hacer lo que los estudios técnicos recomendaban para detener el desangre financiero del sistema: ponerles coto a los precios astronómicos que cobran esas compañías, que están muy por encima de los precios de países vecinos e incluso de países como España. Por ejemplo, cuando se comparan los precios colombianos y españoles de los medicamentos biotecnológicos (los más recobrados al Fosyga), se ve que el Estado pagó un sobreprecio de $668.431 millones entre 2008 y 2011, según cifras del Observatorio del Medicamento.

Para acabar el despilfarro, como viceministra, Londoño comenzó por imponer precios máximos de recobro e incorporó en el POS algunos de los medicamentos más demandados. Ya como titular, impulsó el Conpes sobre política farmacéutica y dejó listo un decreto sobre biotecnológicos que ofrece una solución intermedia entre los intereses de los productores internacionales y los de los fabricantes de genéricos. En estos temas hay tanto dinero en juego, que el costo político de enfrentar a la agresiva industria internacional puede ser prohibitivo: el Conpes que promueve el uso de genéricos fue aprobado en la víspera de la salida de la exministra, y el de biotecnológicos quedó pendiente.

Si el negocio de las farmacéuticas multinacionales se volvía menos jugoso con Londoño, el de las EPS corría serio peligro. La ministra había concluido, como muchos técnicos, que había demasiadas EPS pequeñas e ineficaces. También tenía claros los desmanes que habían cometido muchas en el carrusel de corrupción de la salud. Por ello, había anunciado medidas para mantener sólo las EPS viables y robustecer el sistema de vigilancia. No hay que ser un teórico de la conspiración para saber que el poderoso lobby de las EPS no estaba complacido.

Del otro lado del espectro económico e ideológico también se palpaban resentidos callos. Algunas asociaciones de médicos pidieron cambiar el actual sistema por otro sin intermediarios ni restricciones, en el que desaparezcan las EPS privadas y no haya límite a lo que pueden recetar los galenos. No tuvieron suerte con la exministra, que hizo la pregunta obvia sobre cómo se financiaría semejante sistema.

Los únicos que le pidieron al presidente mantener a Londoño en el cargo fueron los actores más pobres: los hospitales públicos. Pero los hospitales y sus pacientes no tienen un lobby tan poderoso como el de los antagonistas que fue coleccionando la funcionaria.

Esa es la lección que Londoño le deja a su sucesor. Para conjurar la crisis de la salud no bastan buenas propuestas técnicas, hace falta enfrentar los intereses económicos y políticos que se han tomado el sistema de salud.

Alejandro Gaviria tiene todas las credenciales técnicas para continuar la labor, y comenzó con pie derecho al darle prioridad al flujo de recursos para los hospitales públicos. Habrá que acompañar su gestión para que no asuma solo el costo de las decisiones duras que le esperan, como la firma del decreto sobre medicamentos biotecnológicos que Londoño dejó sobre su escritorio.

  • César Rodríguez Garavito | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 18
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

18
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

jakemate

Mar, 10/09/2012 - 22:37
Si el columnista compara a la exministra con el felizmente fallecido Juan Luis Londoño, la está enterrando en la misma tumba que la Providencia abrió para este último (Dios no castiga ni con palo ni con rejo). La salud de los colombianos fue vendida al mejor postor por ese fatídico personaje, que confundía la agitación con la actividad y vivía corriendo de un sitio a otro del país para asegurarse de que los poderosos económicamente se quedaran con la seguridad social de los pobres; a él (y al lebrel perdonavidas) les "debemos" la ley 100, sola causa para no poder lamentar su paso al más allá.
Opinión por:

juanmboy

Mar, 09/18/2012 - 21:50
los datos son buenos, y aunque poderosos, esos no fueron los que sacaron a la ministra. Los que mueven ministros en colombia son los congresistas, y no los del polo, no, no, no, en la repartija de la unidad nacional la salud era del partido de la U y la abuso y esquilmo hasta que casi no queda nada. Los puntos cruciales fueron: sacar la politiqueria de CAPRECOM, donde venia robando de frente el señor mario uran (figurin de roy barreras) y sus secuaces y lo segundo sacar la politiqueria de la SUPERSALUD, en la que los abusos y la inoperancia, tenian felices al figurin de dilian francisca, conrado gomez. Esas son las verdaderas causas de la salida de la Señora Ministra.
Opinión por:

afaso

Mar, 09/18/2012 - 14:48
Excelente artículo... conozco de cerca los periplos multinacionales de la Big Pharma influenciando las legislaciones con el fin de acomodar el mercado a sus intereses. La lucha por los biotecnológicos ya se dio en Europa, en India, en Korea... y en USA la semana pasada se avanzó en la aprobación de biosimilares, también en Canadá... Colombia es uno de los pocos imperios monopólicos de las Farmacéuticas Multinacionales que han convertido el debate al sofisma de la propiedad industrial... ¿cuánto no se ahorraría el sistema de salud de nuestro país con la entrada en vigencia del decreto sobre biotecnológicos? lo suficiente como para que esté estancado desde enero, cuando debió expedirse y lo suficiente para que la Big Pharma nos visite tanto desde esa misma fecha y más después del TLC-USA...
Opinión por:

donald trump

Mar, 09/18/2012 - 13:44
soy medico y estoy en completo desacuerdo con usted, juan luis londoño de la cuesta( a quien conoci) de la mano con carlos palacino, por si usted no lo sabe crearon el inicio del grupo saludcoop, creada la ley creada la trampa. esta exministra autora intelectual junto con londoño y uribe de la ley 100, el inicio del fin de la salud en colombia, de las cooperativas en salud, ahora llamados sindicatos(investigue señor periodista), de horarios laborales ilegales, el mio es de 68 H semanales sin derecho a ningun tipo de seguridad social por parte de las EPs a las cual trabajo pero pagando el 40% en seguridad social de mis ingresos¡¡¡¡¡ fue un asco su columna. NUNCA mas volvere a leerle
Opinión por:

Ar mareo

Mar, 09/18/2012 - 13:21
Ud realmente cree q los q negociaron el TLC, la apertura economica, la ley 100, los derechos mineros, las dobles calzadas y demas estaba pensando en el bien general y representando a los ciudadanos? Este es un sistema donde el gobierno es el peor enemigo de su propio pueblo y nos hacen creer q los enemigos son los q estan en el monte
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Mar, 09/18/2012 - 10:52
¿Juan Luis Londoño, "independencia, honestidad y coraje"? Ese fue el padre de la Ley 100 que nos jodió la salud y las pensiones. ¿De qué está hablando?
Opinión por:

SAMUSANTI

Mar, 09/18/2012 - 10:47
La salud es un servicio que los gobiernos no han podido meter en cintura porque existen siempre las contraprestaciones y los compromisos adquiridos en campañas para seguir manteniendo los grandes negocios para las multinacionales de medicamentos. Solo cuando otros partidos políticos asuman el poder se vislumbrarán vientos de cambio con verdadera justicia social.
Opinión por:

rabil

Mar, 09/18/2012 - 09:58
La paz, señor presidente, pasa también por el eje de la salud. La atención en las EPS y sus filiales es una agresión, y si hiláramos fino, podríamos concluir que esa negligente atención o la desatención absoluta, ha causado más muertes e incapacitados que la guerra que padecemos. Ojalá Gaviria, tocayo del papá irresponsable de la ley 100 (la mamá es Uribe V), deje de lado su posición ideológica y logre las reformas al sistema que atiendan la raíz del problema, que no es el dinero precisamente. Además de la corrupción, es esa cadena perversa de intermediarios. Gaviria, es probable, sabe que en cuanto un servicio o producto tenga intermediarios, el beneficiario o cliente verá encarecida maltratada su adquisición. Como dijo el ciego: amanecerá y veremos.
Opinión por:

analista 55

Mar, 09/18/2012 - 09:44
La exministra pudo haber sido una mujer valerosa en el cargo, pero, y ese es el pero más duro para un funcionario, no se le notaba!!!
Opinión por:

cuchuflo

Mar, 09/18/2012 - 09:43
Excelente columna por la agudeza con el que trata el tema (escondido) de la salud. Ciertamente el lobby lo hicieron sobre el partido conservador y liberal en el Congreso. Efraín Cepeda y Simón Gaviria comenzaron a Presionar al Presidente por resultados en el Ministerio de Salud. Gaviria decía" se nos está acabando la paciencia", cuando la Ministra Londoño no llevaba 4 meses en el cargo. Algo totalmente injusto. Ella pedía sólo dos meses para dar resultados concretos. Beatriz Londoño es Médica y conoce el sector y la salud pública mejor que nadie. Estaba haciendo lo que tocaba hacer, pero desafortunadamente pudieron más los enemigos del Estado como lo menciona el columnista. Ojalá Alejandro Gaviria retome el Plan de la Exministra y no se deje presionar.
Opinión por:

colomboprimate

Mar, 09/18/2012 - 09:00
la perversidad y mala-leche de nuestros gobernantes espurios que se acomodan siempre para el lado de la mejor chequera no tiene límites, son capaces de vender la madre al diablo con tal de obtener los beneficios económicos y el poder que los enloquece. a todos los malnacidos y mediocres que nos explotan y convierten los dineros públicos, la salud, la educación y la justicia en su caballo de batalla para complacer sus apetitos insaciables no se les ha ocurrido pensar que algún dia se le acabará la paciencia a un pueblo que se deja comprar con reinado, alcohol y fútbol?
Opinión por:

Estetoscopio

Mar, 09/18/2012 - 07:57
será que el tema de la salud publica y el negocio de la salud lo tratarán en la tal mesa de dialogo para la paz? es sobre estos temas que sabremos los expectantes anónimos, la gran mayoría nacional, que es lo que están dispuestos a ceder y a pedir unos u otros y cuán serios será la busqueda por acordar terminar las causas de la guerra eterna
Opinión por:

carlos mendoza

Mar, 09/18/2012 - 07:08
El problema es que Gaviria tome partido por el poderoso cartel de las farmaceúticas y por el no menos poderoso cartel de las EPS, donde se enquista el uribismo recalcitrante que no permitirá que toquen sus intereses. Al menos Beatriz Londoño, era una médica graduada en salud pública que escuchaba a los hospitales públicos y a la naciente movilización por el derecho a la salud. ¿Qué hará Gaviria con el Conpes que estimula el uso de genéricos? Lo tramitará y lo podrá en el desván? ¿O por una vez saldrá de su caparazón neoliberal y lo hará efectivo?
Opinión por:

juamel

Mar, 09/18/2012 - 07:04
En estos temas lo que hace falta es la voluntad política del presidente, está de por medio mejorar la calidad de vida de la mayoría de colombianos y no de los intereses comerciales de unos pocos ... ahora con el proceso de paz en marcha, esos serían signos positivos para un mayor entendimiento y conciliación ...
Opinión por:

comentandoj

Mar, 09/18/2012 - 06:16
Veremos si lo que el nuevo ministro pontificaba como columnista lo aplica como funcionario estatal. El macronegocio de las EPS ha enriquecido a un grupúsculo de mercaderes de la salud que tiene como filosofía: primero la salud, de sus bolsillos,,,
Opinión por:

doloresthomas

Mar, 09/18/2012 - 01:19
AFIDRO es, literalmete, una MAFIA. Pocos negocios hay en Colombia tan oscuros como el que se ha orquestado alrededor de algo tan sagrado como la salud. Detrás de todo - de nuevo - el ponente de la ley 100, que abrió los mismos boquetes de "confianza inversionista" que ha abierto toda su vida (como alcalde, con Pablo Escobar, como director de Aerocivil, para los mafiosos de Tranquilandia, como gobernador, para los paramilitares de Córdoba y Urabá, y como presidente, para Slim y los mineros). Cada acción de Uribe, analizada historicamente, es siempre un movimiento que beneficia a un poderoso y termina causando un grave daño al pueblo, en el largo plazo. Secuestrados por un sistema de salud criminal, hoy vemos como un cartel cambia ministros y mantiene su monopolio impunemente.
Opinión por:

jfbotero

Mar, 09/18/2012 - 00:50
Quién sabe qué cayos poderosos pisó (o qué secretos descubrió del #1) Juan Luis Londoño para que lo sacaran del camino con un accidente de avioneta...
Opinión por:

doloresthomas

Mar, 09/18/2012 - 01:24
Tampoco conviene olvidar a Pedro Juan Moreno, tan incómodo con su "Otra Verdad", muerto también en un extraño accidente aéreo.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio