Publicidad
Diana Castro Benetti 4 Ene 2013 - 11:00 pm

Itinerario

La quietud en el movimiento

Diana Castro Benetti

De la quietud al movimiento hay sólo un detalle: el giro de una mano, un parpadeo, el primer respiro, un pie que avanza. Entre lo uno y lo otro se va desenvolviendo el hilo de los mundos que habitamos: trotar, cocinar, querer, abrazar, reír, llorar, trabajar, gastar, correr y dónde parar suele ser una circunstancia impuesta por el destino. A veces, dramática.

Por: Diana Castro Benetti
  • 4Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/quietud-el-movimiento-columna-395182
    http://tinyurl.com/b5oaewj
  • 0

La vida está hecha para el movimiento. Actividades que ocurren sin que sea imaginable frenar su prisa. Deseos valientes que persiguen el futuro; sentimientos que nacen para dar pistas de lo ilógico o lo real; iras, lloriqueos y ansiedades que van transitando sin pausa y en la vía de una ruleta perpetua; ideas poco precisas que giran alrededor del vaivén de los contextos o de los miedos. Todo movimiento es ícono y parar el tiempo es visto como el estancamiento, un mal negocio o de pésimo gusto.

Y aunque somos el movimiento constante, ni lo percibimos. Sólo vamos sacudiéndonos al primer ritmo aprendido, sin sospechar otras cadencias que puedan anunciar una inmovilidad particular. Vamos viviendo sin darnos cuenta de que somos seres de absurdos, fascinados entre la quietud y el movimiento. En cada amanecer se cuela el reposo en la espera de un café y el movimiento en la sonrisa o se filtra la quietud en la alegría y el movimiento entre cada duda. No existe lo uno sin lo otro: es la vida, la filosofía, el Tao y lo obvio.

Pero una cosa es frenar la actividad y otra muy distinta abrazar la quietud. Moverse manteniendo intacta la quietud suele ser sabiduría que pocos alcanzan. Requiere de un alto, de una pausa consciente, de la lentitud, de la suavidad, de la firme decisión, de amar los detalles y de entregarle al olvido la impaciencia. Requiere de atrevimiento para ir hacia lo insondable y de astucia para medir la distancia entre lo que se mueve y lo que no. Encontrar la quietud en cada movimiento es saberse en el centro, en casa, en el infinito, en lo sagrado y en la gota que somos como una mediación entre lo invisible y lo lleno. Es la comprensión de esa quietud que no tiene tiempo, eterna, fugaz y que se parece al silencio o a la inmortalidad. Aunque se diga insignificante, todos los días sirve descubrir la quietud en el movimiento, ésa que se anhela en los suspiros o la que el amor desviste. Sí, sólo por esto, porque abre el cielo.

  • Diana Castro Benetti | Elespectador.com

  • 0
  • 3
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Película inspiró asalto a banco en Cali
  • Autoridades desarticulan red de contrabandistas de medicamentos
  • Don Omar sale en libertad tras arresto, con grillete eléctrico y pagar fianza

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
3
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

usacabeza

Dom, 01/06/2013 - 11:43
Mi quietud es dejarme llevar de nuestro sistema planetario y contemplar las órbitas descritas por tu pluma, solo por esto me muevo.
Opinión por:

maldiciente

Sab, 01/05/2013 - 11:17
Me encanta como escribe esta mujer.
Opinión por:

anaviky

Sab, 01/05/2013 - 09:36
Seis propuestas para el próximo milenio, mi niña Dianis. Saludos de año nuevo. Y que muchas gracias por temas realmente importantes.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio