Por: Mario Morales

Quimeras

Ya era hora de una buena noticia. Finalmente no somos seres fantásticos. Los colombianos, digo; a pesar de tanto titular y de tanta campaña y de tanto análisis transaccional.

Somos, si acaso, un poco raros, una suerte de ‘quimera’, ese fenómeno de la naturaleza que ocurre, como acaba de revelar el genetista Emilio Yunis, cuando se tenían previstos dos seres humanos pero viene solo uno al mundo con los materiales genéticos de los dos; materiales que suele ser distintos, diferentísimos en el caso nuestro y que más allá de lo biológico ayudan a seguir entendiendo un poco la doble moral, la bipolaridad y la incoherencia nacionales de las que tanto se nos acusa, sin saber que bien pueden ser características de cuna, ahora dignas de experimentación para la comunidad científica internacional.

Bueno, tanto cambio de ánimo, de idea, de facción y de métodos tendría por fin una explicación. Y contesta de una vez por todas, esa pregunta recurrente de padres y familiares de porqué se procrean tantas ovejas descarriadas si somos tan buenos muchachos.

El asunto va en trazas de convertirse en coartada judicial y los jueces se verán en calzas prietas cuando los acusados, reviviendo El Extraño caso del Dr. Jekyl and Mr. Hyde, comiencen a inculpar al “otro” material genético del cual están hechos para justificar sus actuaciones.

No será extraño ver a ciertos magistrados ocupados en el cabal cumplimento de la justicia mientras señalan a `su otro yo` de querer entrar en el presunto carrusel de las pensiones porque se sienten rozando laedad de retiro forzoso.

O a alguno de los empresarios que alaban en público la ley de tierras, delatando a su ADN que se opone de hecho a la restitución.

Quizás sirva para certificar la existencia de esos 130 mil mal llamados estudiantes fantasma, y hasta para a entender porqué Santos, Mockus o Petro no son de un partido ni de otro sino de todos los contrarios.

Y hasta fundamente los dictámenes médicos de Chávez, pues mientras uno sirve para que dé lora una semana en los medios, el otro se lo lleva de tratamiento urgente a Cuba.

Y tal vez alcance para entender ya no los dos sino los múltiples materiales, y todos contradictorios, que hoy parecen coexistir en Olivo Saldaña, Luis Carlos Restrepo, José Obdulio, el general Montoya, el expresidente Uribe y tantos otros a los que se les suele salir el material contrario al que esperaban exhibir.

Como sea, ya hay elementos para impulsar otra locomotora oficial, si en vez de tanta crítica, entendemos el descubrimiento como un talento natural que nos promueve como actores polifacéticos, camaleones de las ideas, expertos del disfraz, maestros del engaño y, cómo no, en los ratos libres hasta para desfilar en carnavales.

@marioemorales y www.mariomorales.info

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales