Por: Iván Mejía Álvarez

Quintero, el mando

Esta será la última vez que se dispute la fecha Fifa de agosto por improcedente y antitécnica. Los jugadores europeos apenas están reintegrándose a sus clubes, muchos de ellos andan en pretemporada y con cargas de trabajo totalmente diferentes a las que se exigen para partidos de competición Los grandes clubes no quieren que les quiten sus futbolistas cuando están ad portas del comienzo de las ligas nacionales.

Colombia jugará en Barcelona frente a Serbia. No es en el Camp Nou, es en el llamado Miniestadio, con capacidad máxima de quince mil aficionados. La cancha se mantiene impecable y el Barcelona entrena muchas veces en su estadio alterno.

Pékerman reiteró que tiene un grupo base con el que piensa terminar la etapa clasificatoria y no se ha movido de esa línea de conducta. Su llamada para el amistoso del próximo miércoles es tan coherente como las anteriores.

Se quedaron por fuera los dos barranquilleros, Teófilo y Macnelly, Camilo Vargas y Edwin Valencia. En el caso de Teófilo es una especie de llamado de atención al jugador para que entienda que al cuerpo técnico no le gustó para nada su comportamiento en la última convocatoria cuando convirtió la sede en Buenos Aires en despacho de empresarios y abogados y se dedicó a resolver sus litigios personales ante la justicia de Argentina. El técnico quiere jugadores comprometidos solo con la causa del fútbol, sin temas personales pendientes por arreglar en la concentración. Y sin pucheros y malas caras porque no juega de titular. En el caso de Torres ya se había adelantado que el jugador prácticamente “renunció” a la selección en el momento en que se marchó a una Arabia de esas. Y a Edwin Valencia lo dejó por fuera por lesión. En el tema Camilo Vargas no hay explicaciones a la vista.

El único llamado extraño fue el de Aguilar, sin equipo, sin fútbol y sin juego pero tan solo es una reiteración de la confianza que le tiene el técnico a un jugador que es de su riñón. Respetable, pero discutible.

Esta es solo la convocatoria para el amistoso en la Ciudad Condal. De pronto para Barranquilla alguno retornará pero ahora Pékerman quiere ver el equipo de la mano de Quintero y sin Teo en el ataque.

El interrogante final, la pregunta obligada, es cuando probará nuevos elementos el técnico Pékerman. Por lo pronto, a concretar la clasificación y cerrar el ciclo eliminatorio. El futbol evoluciona y hay otras alternativas que merecen tener una oportunidad, que se les mire para que el técnico saque conclusiones, compare con lo que tiene y tome sus decisiones.

Por ahora, tiempo al tiempo, ya llegará la hora de los ensayos.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez