Publicidad
Danilo Arbilla 22 Feb 2013 - 11:00 pm

La quinua y ainda mais

Danilo Arbilla

Cuando oigo sobre la quinua, de la que en estos días se habla mucho, me viene a la mente – y al estómago- recuerdos del "quinoto de mariscos" de Bernardo Roca Rey.

Por: Danilo Arbilla
  • 37Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/quinua-y-ainda-mais-columna-406373
    http://tinyurl.com/ahknzcn
  • 0
insertar

Una delicia que nada tiene que envidiarle a ningún risotto con frutos del mar. Lástima que no da el espacio para la receta del “quinoto” de Bernardo, que bien valdría la pena. En cuanto a Roca Rey, digamos resumidamente que es un reconocido periodista peruano, que tuvo restaurantes, es productor de uno de los mas fabulosos piscos del Perú y en su bodega investiga y trabaja para la elaboración de un vino de cepas auténticamente americanas. Ha sido definido como “ bon vivant no tilingo“, por el diario La Nación de Argentina y además fue viceministro de Cultura del Perú. Pero no solo eso: preside la Asociación Peruana de Gastronomía, que organiza Mistura, una feria gastronómica, una verdadera fiesta de la cocina peruana, que con no más de siete ediciones ya es reconocida universalmente y convoca a los “ chef“ más famosos del orbe. Este explosivo lanzamiento mundial de la cocina peruana y de muchos de su productos mas emblemáticos, entre ellos la quinua, le deben mucho al periodista y ex viceministro.

La quinua, sin duda, se va para arriba y lo merece por cuanto su riqueza nutritiva, además de crecer en cualquier clima, le gana un buen lugar en la lucha contra el hambre y la desnutrición. Ya en la Cumbre Iberoamericana de Asunción ( 0ctubre del 2011) se había declarado el 2012, el año a nivel continental de la quinua y hace unas horas la Asamblea General de la ONU declaró al presente el Año Internacional de la Quinua.

Un dato importante es ver a quienes se ha designado como los representantes , o embajadores más legítimos de la quinua. No fueron cocineros ni productores. Los elegidos por la ONU y la FAO, como era de esperar, fueron dos políticos con responsabilidad de gobierno : el presidente de Bolivia Evo Morales, que acapara cargos y poderes, y la primera dama de Perú, Nadine Heredia, a quien su esposo, el presidente Ollanta Humala le cede espacios y tribunas continuamente y cada vez más.

Evo, a quien en Caracas no le dejaron ver a Hugo Chávez, arremetió, maniqueísta vocacional, contra “ el enemigo“ y sostuvo que la quinua es una opción “digna“ para combatir la crisis alimentaria mundial y frente a la comida “ chatarra“ del capitalismo. Morales no sorprende a nadie, pero no es creíble: es sabido que el cultivo que él defiende es el de la coca, que su mayor respaldo le viene de los productores cocaleros y que en defensa de los intereses de éstos ( y los de Brasil ya de paso) no ha reparado en atentar contra los derechos de otros grupos indígenas, ignorando la propia Constitución e hiriendo ( carretera mediante) la “ madre tierra”, la que , según dice, le es tan cara.

Nadine, además de bonita, inteligente y carismática, es medida: hablo de que la quinua puede convertirse en “ la esperanza“ del planeta para combatir el hambre. Para la primera dama peruana lo de la quinua puede ser una plataforma más, muy visible e importante en apoyo de su carrera hacia la presidencia, según se afirma y se comenta repetidamente en ámbitos políticos limeños. Este tema aparece cada vez mas seguido , mas allá de lo que diga la Constitución peruana, y es uno los “ puntos flacos“ que se le señala al presidente Humala cuya gestión merece mas aplausos que críticas. “ El afán por seguir en el poder, por sobre lo constitucional y razonable, es un mal síntoma“ me dijo un destacado columnista peruano. Y quienes no descartan que “los Humala” puedan ser contagiados por el virus progresista- populista –continuista, temen que, pese el freno que la constitución peruano impone a la reelección inmediata, recurran a la formula adoptada por la familia Kirchner en la Argentina.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 5
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio