Publicidad
Pascual Gaviria 12 Feb 2013 - 11:00 pm

Rabo de Ají

‘Realpolitik’

Pascual Gaviria

Hace cinco años las Farc provocaron una de las más grandes manifestaciones ciudadanas que ha conocido la política colombiana.

Por: Pascual Gaviria

Según las cuentas, hechas a vuelo de pájaro desde helicópteros, más de cinco millones de personas marcharon en diferentes ciudades bajo un lema que no dejaba dudas: “No más Farc”. Ahora, cuando la mesa habanera ha puesto de nuevo a la guerrilla en el atril de los discursos, la pregunta es si un partido político liderado por Timochenko y compañía tendría posibilidades en los umbrales de nuestras elecciones; si las Farc podrían movilizar simpatizantes luego de acumular víctimas durante décadas.

Hace poco me llamó la atención una frase del ahora silencioso Antanas Mockus. Durante una conferencia en Barranquilla, en la que ofreció donar mil horas de su tiempo para asesorar a las Farc en política si deciden dejar las armas, soltó una de sus sentencias entre obvias y pasmosas: “Yo sé que se intenta dialogar en medio del conflicto sin renunciar a acciones de tipo militar, pero también sé que la gente admiraría mucho más a las Farc si se abstienen de hostilidades”. Admirar es una palabra bien complicada a la hora de hablar de la banda de Marquetalia. Pero la firma de un acuerdo, ese anhelo tan viejo, manoseado y lleno de frustraciones, podría cargar de generosidad y olvido a una parte del electorado, incluso a algunos de los que el 4 de febrero de 2008 marcharon contra las Farc. Aunque la comparación resulte odiosa en muchos sentidos, apenas cinco años después de la toma del Palacio de Justicia, Carlos Pizarro envolvía su pistola en una bandera tricolor y despertaba simpatías inesperadas.

En 1986, cuando las Farc intentaron jugar a la política electoral y a la guerra al mismo tiempo, cuando narcos, ‘paras’ y parte del Ejército comenzaron el exterminio sistemático de la UP, Pardo Leal logró el 4% de la votación en las presidenciales y dijo con júbilo: “Con los votos obtenidos en Bogotá llenamos de sobra El Campín”. Mucha sangre ha corrido desde que la UP obtuvo siete curules en el Congreso, eligió 23 alcaldes y más de 200 concejales. La guerra a muerte con los ‘paras’ y el narcotráfico terminó confundiéndolo todo y dejando de un lado a las víctimas y del otro a los victimarios de todos los colores, con sus alianzas según la coyuntura de la guerra y los negocios. Pero el prestigio de la palabra paz tiene entre nosotros poderes mágicos que conducen a la benevolencia o la tontería. En el año 1998, con las Farc dedicadas al asesinato de candidatos y el saboteo de las elecciones regionales, más de diez millones de colombianos introdujeron en las urnas una papeleta “exigiendo una solución política al conflicto armado”. Tal vez suframos del síndrome de lo que Marco Palacio llama el paradigma de la paz fácil y televisada que dejó la desmovilización del Eme, el mismo que se marchitó electoralmente en seis años, pasando de 992.000 votos en 1991 a 60.000 votos en las regionales de 1997.

Es posible que el simple gesto de la paz de un sector de las Farc le quite espacio electoral a la izquierda que ha jugado en la legalidad desde hace más de 20 años. La mano del Gobierno, algún manejo de los proyectos regionales acordados en la mesa, la punta de lanza de la Marcha Patriótica y el espectáculo de una firma, podrían llevar a la izquierda más cruel y rudimentaria a un privilegiado escenario político.

  • 0
  • 15
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Fiscal solicita prontitud a Comisión de Acusación en su caso
  • Gobierno propone no enviar a la cárcel a los consumidores de droga

Lo más compartido

  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • Vicky Hernández, la actriz que está sola, enferma y triste
15
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

unomas_conelminimo

Mie, 02/13/2013 - 22:15
Pascual es un borrego más, plata te pondrán y a Blu radio iras. Porque la realpolitik es que los medios moldean la opinión, pues si mal no estoy cuando la marcha contra las Farc se hizo, el que no fue, era un mamerto y que como borrego arriao asistió era un héroe de la patria civico. Aquel viejo cuento de los buenos marchamos, los malos, los mamertos son los guerrilleros.
Opinión por:

31337

Sab, 02/16/2013 - 18:16
Pero si esa es la verdad. Quedarse callado frente al narcotráfico o frente al terrorismo es simplemente apoyarlo.
Opinión por:

ali cates

Mie, 02/13/2013 - 19:20
La banda de Marquetalia dice este gran hijueputa; integrante, sin ninguna duda, de "Los Pascuales".
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Mie, 02/13/2013 - 17:37
Cita a grandes autoridades como el charlatán de Mockus, etc.
Opinión por:

zambud

Mie, 02/13/2013 - 14:16
Pero al menos se le dará el espacio justamente reclamado, ud señor columnista luce el mismo resentimiento del que está envestido el señor el ubérrimo, creen que su dolor tiene más valía que el de el resto de colombianos, desacredita a las FARC per se, pero olvida las causas históricas que nos han sumergido en este trance bélico, le sugeriría que en los performance de la "Yerbabuena" haga por desarmar su alma, no es lo mismo ser una víctima de estrato 7 que una del 3 hacia abajo, ellas no sólo son víctimas de la guerra sino de la desatención u olvido del estado. La Paz no puede verse como una quimera o un sofisma la ella contrae justicia social, de otro modo seguiremos vislumbrándola lejana
Opinión por:

Ar mareo

Mie, 02/13/2013 - 14:06
El voto es una eleccion sobre el presente y el futuro, no una forma de venganza del pasado. Nadie dejo de votar por Santos o por Pastrana debido a la violencia liberal-conservadora del pasado, como nadie dejara de votar por un fariano en el futuro por la violencia de los ultimos anhos. La paz y la democracia siempre tendran mas futuro q pasado
Opinión por:

hhpresidente

Mie, 02/13/2013 - 14:06
Entediendo que el columnista plantea una opción que puede no ser muy bien vista por la mayoría, bien vale la pena aclarar que la democracia permite la participación de diferentes corrientes ideológicas: ya sean de extrema izquierda, o extrema derecha. Sin embargo, no deja de llamar la atención que el columnista dentro de su reflexión no analisara el caso del PIN, que resultó de familiares de asesinos que conformaron diferentes grupos de autodefensas, quienes se desmovilizaron bajo el gobierno de Uribe. No se si la nuestra es una democracia madura, al permitir la participación de cualquiera independiente de su pasado, a mi más bien me parece que la nuestra es una sociedad amnésica y visceral.
Opinión por:

iceve

Mie, 02/13/2013 - 12:56
No sea desmemoriado Don Pasual, recuerde, para que seamos equitativos, que el país que tenemos es responsabilidad de una "clase dirigente" que lo ha "gobernado", saqueado, vapuleado, etc. durante más de 200 años y todavía la gente vota copiosamente por sus representantes y la mantiene en el poder. Recuerde también Don Pascual que esa clase dirigente sabe muy bien para qué es y cómo utilizar el poder en su exclusivo beneficio. Mire Don Pascual cómo es de difícil ser ecuánime y objetivo en el análisis de una realidad que todos los días nos confronta cara a cara y que sinembargo todavía no logramos comprender y menos interpretar con certeza, sinembargo tenemos la osadía de "hablarle" a nuestros conciudadanos como si fuéramos dueños de verdades absolutas. Qué vaina!!!!
Opinión por:

nuestra tierra

Mie, 02/13/2013 - 12:18
Al establecimiento nunca le importo la existencia de la izquierda, es más la aniquilo fisicamente y redujo al mínimo los espacios para su accionar publico, estigmatizandola y elevando el umbral electoral. La tarea de la paz es brindar un espacio para que, " esta izquierda cruel y rudimentaria" (según usted), haga política en un nuevo marco juridico-electoral y sea parte de las transformaciones que nuestra nación requiere. La izquierda, diversa y plural, deberá construir un escenario de alianzas para ser opción de poder
Opinión por:

andresgottardi

Mie, 02/13/2013 - 09:56
Peligroso para la historia del país lo que afirma Gaviria: "La guerra a muerte con los paras y el narcotráfico termino confundiendolo todo". No Gaviria, el exterminio de la UP conto con la derecha colombiana, con las fuerzas de inteligencia del Estado colombiano y con el Ejército. No fue un daño colateral, eso esta claro. Y le dejo un dato: a Belisario Betancur las Fuerzas Armadas y la derecha no le dejaron firmar la paz con las FARC, en lo que fue tal vez, el momento más propicio en todo el conflicto.
Opinión por:

legolo

Mie, 02/13/2013 - 08:47
Excelente análisis señor Gaviria, yo estoy dispuesto a dar mi voto por los nuevos reinsertados como premio a su abandono de la guerra que tanto nos atrofia. Prefiero la paz de los fusiles a la guerra verbal, física y acomodada de Uribe. Y no soy guerrillero vestido de civil.
Opinión por:

31337

Mie, 02/13/2013 - 07:50
Desde que haya dinero del narcotráfico ahí, ya no tiene sentido darle espacio político a esta banda criminal. De hacerlo, hubiera sido en vano la expulsión de Pablo Escobar del congreso y el haberle cerrado las puertas de este mismo al paramilitarismo enviando a la cárcel a parapolíticos y capos de las AUC.
Opinión por:

leftright

Mie, 02/13/2013 - 07:14
Excelente analisis de la realidad cruda del PCC y sus dos brazos narcoterroistas,la combinacion de armas y urnas.y despues le echan la culpa al estado de que a su remedo de partido politico llos milicianos de la UP los dio de baja el estado,cuando en realidad fue una simple vendetta del hampa,por el control total del negocio de las drogas duros FARC vs AUC guerrita que 20 anios y que el unico que se los quito de encima a la FARC.UP fue URIBE y como Chuky Santos traicioneros le pagan a Uribe con traicion los dos ahora FARC-UP y exAUC ahora vengandose de URIBE
Opinión por:

andresgottardi

Mie, 02/13/2013 - 09:57
En la UP habían personas que no eran milicianos de las FARC, eran líderes campesinos, profesores, sindicalistas y gente del común.
Opinión por:

o.fabian

Mie, 02/13/2013 - 02:08
Lo mas inteligente, bien escrito, y consistente, que he leido en este periodico en un buen rato. Seria interesante si el columnista continuase a evaluar el efecto real de la eventual desmovilización de las Farc en mejorar la casi inexistente democracia Colombiana.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio