Publicidad
Darío Acevedo Carmona 21 Oct 2012 - 11:00 pm

¿Reconciliación?

Darío Acevedo Carmona

Esta es una de las palabras que, al lado de, paz, reparación, verdad, justicia y perdón, estaremos escuchando con inusual frecuencia en estos días de negociación entre el gobierno colombiano y las Farc.

Por: Darío Acevedo Carmona
insertar

Es una palabra que tiene connotaciones individuales y colectivas, políticas, sentimentales y éticas. Requiere de mutuo acuerdo o compromiso entre dos o más partes y supone el reconocimiento de una agresión o daño producido entre ellas o por una de ellas a la otra.

En su más pura significación ética y política y por tanto, colectiva hay que reconocer que es una viejísima opción en la experiencia humana y que en el caso colombiano la hemos practicado más de una vez: federalistas con centralistas, bolivarianos con santanderistas, liberales y conservadores, guerrilleros y defensores del régimen constitucional. De manera pues, que, excluyo, adrede, toda referencia a reconciliaciones en un ámbito de menor alcance y a otras que son impensables como la que se podría dar con personas, grupos, dirigentes políticos o jefes militares que han causado grave y enorme daño a la humanidad en los que solo cabe el castigo penal. Tampoco procede la reconciliación con bandidos tipo Pablo Escobar o jefes mafiosos.

De la reconciliación en el conflicto armado colombiano hablaremos. En sentido político la reconciliación no consiste en una simple declaración de perdón, de ofrecimiento de disculpas y de hacer votos para evitar que se repitan los daños causados. Tampoco consiste en que los adversarios se den la mano o un abrazo ni mucho menos de que olviden o enmascaren las divergencias ideológicas o sus penas. Por el contrario, debe entenderse que a través de esa acción sublime no se está entrando en el campo de la utópica hermandad absoluta. Sin embargo, sería torpe desconocer que dicho acto exige renuncias explícitas. Los rivales, cada uno en la medida de sus responsabilidades, están conminados a renunciar al uso de las armas y de la violencia, a reconocer una sola institucionalidad a respetar el estado de derecho y la constitución y por tanto el monopolio de las armas por parte de las fuerzas armadas de la Nación. Es ahí donde comienza y se hace factible el acto de la reconciliación.

Las negociaciones en La Habana se vislumbran complicadas si tenemos en cuenta el nada conciliador discurso del jefe fariano Iván Márquez, que coincide con declaraciones previas de Rodrigo Granda y que por tanto, dan cuenta de una línea de pensamiento homogéneamente radical de las Farc. Presentarse como víctima, expresión del pueblo en armas, mantener postulados dogmáticos similares a los que expusieron en sus orígenes, como si nada hubiese cambiado en el mundo y en Colombia. Plantear que la paz solo será posible si se hace lo que ellos consideran justo. No realizar ninguna autocrítica, no hacer reconsideración de la lucha armada. Insistir en la condena al sistema, a los empresarios, a las instituciones, incluida la constitución del 91 y a la vez guardar silencio sobre los crímenes cometidos, sobre el secuestro, el reclutamiento de menores, las masacres, los daños a bienes civiles y públicos, creer que pueden alcanzar en la mesa lo que no en 50 años de alzamiento inútil, no constituye un buen augurio para hablar de paz con sensatez y con esperanza. El discurso de Márquez es una bofetada a las expectativas positivas que tenía gran parte de la opinión pública, de ahí la desilusión lógica que se vio en las encuestas.

Imposible no hacer un comentario sobre el discurso del jefe de la delegación oficial, Humberto de la Calle, en Oslo. Imperdonable la pobreza ideológica exhibida. Se limitó a enfatizar en aspectos procedimentales y metodológicos. Dejó de lado el debate político, con lo que el mensaje, ese sí ideológico y programático, que quedó para la opinión mundial, fue el de una guerrilla víctima de un estado criminal. Ni una palabra sobre el proceso de reformas políticas que se han puesto en marcha en el país en los últimos 30 años, ni una palabra sobre negociaciones exitosas entre guerrillas y gobiernos anteriores, ninguna defensa de las políticas estatales en materia de seguridad y derechos humanos. En cambio, con presteza inusual ofreció y sin que se lo pidieran, participación política a las guerrillas si firman la paz, haciendo omisión de los compromisos internacionales asumido por el país en materia de castigo por delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra que la impiden.

Si las guerrillas estuvieran de verdad interesadas en la paz deben aceptar cuanto antes los generosos ofrecimientos que les ha hecho el gobierno Santos y abandonar la exigencia de más concesiones. Se les ha dado reconocimiento político por ley, se ha adoptado una Ley Marco para la Paz a su medida, se les garantiza no ir a la cárcel, se les brinda garantías para participar en política. Muchas personas, con razones respetables, no están de acuerdo con esa benignidad, las víctimas de las guerrillas se sienten ofendidas. Sin embargo, creo que la inmensa mayoría de colombianos no tendríamos opción diferente a tragarnos estos sapos si hacen entrega de las armas, prometen resarcir el daño causado a las víctimas y contribuir a la verdad.

Hay un obstáculo en el camino de una reconciliación así entendida. Es la idea dominante en importantes y representativos círculos académicos, intelectuales, artísticos, literarios y hasta políticos tradicionales según la cual, llegó la hora de poner todo en consideración, de proceder, ahora sí, a realizar las reformas que rediman a la sociedad de la inequidad y la desigualdad o a refundar el Estado como dijeron Márquez y Granda. De esa forma les otorgan a las guerrillas, quiéranlo o no, un poder de representación que no tienen. Una cosa es reconocer la necesidad de reformas de justicia social y otra, ya muy perversa, es descargar esa bandera en manos de quienes no las han facilitado con sus acciones violentas. Pero, la idea de que la lucha armada está inspirada en causas objetivas merece crítica aparte.

 

* Rubén Darío Acevedo Carmona, Doctor en Historia, Profesor Titular Universidad Nacional de Colombia

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 6
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Presupuesto de regalías hasta 2016 será de $18,27 billones
  • Atlético Nacional confirmó el once inicial para el juego ante Vitória
  • No fue Benzema quien cambió el partido: Marcelo

Lo más compartido

  • Salud Sep 26 - 2:15 pm

    Jugos que no son jugos

    Jugos que no son jugos
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
6
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

pelanga

Lun, 10/22/2012 - 20:24
la reforma narco paraca de los últimos 30 años. Este pendejo no hace un culo en la Nacional, es un parásito de mierda
Opinión por:

Indoamericano

Lun, 10/22/2012 - 11:59
Con toda pena hay que decir que Oslo no djó sabor a nada pues solo vimos "enfrentados" a un leguleyo como d la Calle ante un discurso de "primiparo " mamerto que a la media hora ya no aguantaba su "lugar" equivocado. Lo otro es el atrevimiento de sentirsen represntantes uno y otro del dizque el pueblo, la sociedad y no se que mas chachara que poco contribuye a buscar algo serio; creemos que ojala por lo menos se afine la humanización de la contienbda militar lo cual les aclare a cada contrincante que la barbarie no cabe por ningun lado.
Opinión por:

catalinanietomoreno

Lun, 10/22/2012 - 11:27
...Conceptos como paz, reconciliación, perdón se pretenden masificar, sin percatarse que son decisiones personales, en las que cada individuo pone a trabajar su bagaje espiritual, sus dolencias y alegrías, sus realizaciones y derrotas...nada que tenga que ver con eso de vivir "armoniosamente en comunidad" tiene que ver con decisiones gubernamentales, decretos presidenciales ni decisiones de leguleyos...es algo que únicamente puede encarnar el fuero interno de cada ser..es esta la razón por la cual todas las "revoluciones" han fracasado en el mundo, por darse ellas desde la masa informe, olvidando algo fundamental: sólo quien logra ser un "rebelde" para sí mismo (y después para lo social) podrá captar su esencia como protagonista de la historia!!!!
Opinión por:

catalinanietomoreno

Lun, 10/22/2012 - 11:27
...Conceptos como paz, reconciliación, perdón se pretenden masificar, sin percatarse que son decisiones personales, en las que cada individuo pone a trabajar su bagaje espiritual, sus dolencias y alegrías, sus realizaciones y derrotas...nada que tenga que ver con eso de vivir "armoniosamente en comunidad" tiene que ver con decisiones gubernamentales, decretos presidenciales ni decisiones de leguleyos...es algo que únicamente puede encarnar el fuero interno de cada ser..es esta la razón por la cual todas las "revoluciones" han fracasado en el mundo, por darse ellas desde la masa informe, olvidando algo fundamental: sólo quien logra ser un "rebelde" para sí mismo (y después para lo social) podrá captar su esencia como protagonista de la historia!!!!
Opinión por:

C@R2012

Lun, 10/22/2012 - 09:31
++++++++++++++++++++++**********************++++++++++++++QUE PASA QUE NO PUBLICAN EL BOCHORNOSO Y ABUSO DE AUTORIDAD DEL SR CONSEJAL DE CHIA,,, ES UN TIPICO SEGUIDOR DE MERLANO POR LO QUE VI...................................************************************************************************
Opinión por:

Gonzalvo

Lun, 10/22/2012 - 09:00
Cierto , si los terroristas estuvieran honestamente interesados en un proceso de paz, ya hubieran aceptado las generosas concesiones a cambio de nada, que les ha ofrecido un gobernante que solo le interesa su proyecto personal; excelente análisis.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio