Publicidad
Juan Pablo Calvás 29 Mar 2013 - 12:29 am

Recuerdos de Semana Santa

Juan Pablo Calvás

Es inevitable que cada año vuelvan a mi los recuerdos de la Semana Santa más maravillosa que haya vivido. Fue hace ya tanto tiempo. Apenas era un niño.

Por: Juan Pablo Calvás
  • 36Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/recuerdos-de-semana-santa-columna-412982
    http://tinyurl.com/jwoewup
  • 0

Todo comenzó con una visita a mi padrino de bautizo, un buen hombre, un gran católico. Llegamos a su casa a las afueras de Bogotá en la tarde del miércoles, seguramente iba a ser una visita corta, cuestión de algunas horas, un par de whiskies y no más.

A pesar de haber nacido en una familia católica, nunca fuimos grandes practicantes. No íbamos a misa todos los domingos, ni tampoco participábamos de las grandes eucaristías en las fiestas de tradición. Tal vez lo más cercano al fervor religioso era el rezo anual de la Novena de Aguinaldos, algo que como niño parecía más la cuenta regresiva a la apertura de regalos en la media noche del 25, antes que una reflexión sobre el nacimiento del Niño Jesús y “las penurias con que nació en el pesebre”.

En casa de mi padrino las horas fueron pasando. Cayó la noche y la invitación a quedarnos en a dormir no se hizo esperar. Contrario a lo que pasaba con mis padres, el dueño de casa sí tenía una gran programación religiosa para la Semana Mayor. Como buen católico tenía presentes las celebraciones más importantes en esos días: misas, lavatorios, procesiones, todo estaba en su agenda mental y en todo terminamos incluidos.

Recuerdo las largas eucaristías en una pequeña iglesia a las afueras del pueblo donde vivía mi padrino. Decenas de personas se apiñuzcaban dentro del recinto, muy pequeño para contener tanta pasión por el Cristo en vía de resucitación. La mayoría de las ceremonias nos tocaban seguirlas de pie porque las sillas no daban abasto y alguna vez tuvimos que escuchar la homilía desde la puerta de la capilla porque ya no había espacio en el interior.

No sé qué pensarían mis padres de tal experiencia, pero para mi fueron momentos felices. Vuelve a mi memoria la tarde de jueves santo en que decidimos ir a visitar los siete monumentos. Fue como vivir una carrera de observación, buscando siete iglesias en esa zona de la Sabana de Bogotá, para poder rezar frente a un arreglo floral dispuesto en el altar. Tristemente no logramos visitar las siete iglesias, nos faltó una. Gran decepción para el niño que era.

El viernes santo hubo siete potajes. El domingo misa de resurrección con todo y cirio pascual. Todo pasó rápido, hubo tanto por hacer que al final me divertí con cada episodio de esa Semana Santa. Nunca pensé que una fiesta católica pudiera ser tan divertida. Hoy estoy convencido que difícilmente podré vivir a vivir algo así. Tal vez por eso lo escribo, para no olvidar momentos de extrema felicidad.

---

#PreguntaSuelta: ¿Qué podemos poner a hacer a los expresidentes para que no anden molestando por ahí?

@colombiascopio

  • Juan Pablo Calvas | Elespectador.com

TAGS:
  • 0
  • 20
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Lanzan campaña para combatir el acoso sexual en el MIO de Cali

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
20
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

pereque43

Vie, 03/29/2013 - 21:44
Si la felicidad infantil del columnista corresponde a esas líneas estoy por decir que los demás somos marcianos. @RIGUEZ_A
Opinión por:

eradelhielo

Vie, 03/29/2013 - 20:26
Me gustan mucho sus columnas y todavía más, sus preguntas sueltas.
Opinión por:

eradelhielo

Vie, 03/29/2013 - 20:31
Claro que en el caso de la Semana Santa, recuerdo un gentío en las iglesias, uno parado, un calor y las procesiones con un sol encima... debe ser que como para Usted, solo fue una así, fue como una aventura y por eso la disfrutó tanto, en cambio para uno era casi que obligatorio asistir cuando uno era niño, porque la familia si practicaba los ritos religiosos.
Opinión por:

Crótatas

Vie, 03/29/2013 - 20:25
Me gustó. Muestra la mirada de un niño fascinado por los rituales y experiencias asociados a la Semana Santa, una forma de ver ingenua -y por lo tanto que permite apreciar mucho mejor el valor de lo que ve-, que es anterior al conocimiento de ciertos discursos antireligiosos, la mayoría demasiado simplistas y que se han hecho lugares comunes entre personas de escaso nivel cultural. No soy católico, ni siquiera creyente; pero relatos como el de esta columna me hacen pensar que la fe puede ser algo hermoso. Aunque la tendencia es que la gente se haga menos creyente.
Opinión por:

Requeñeque

Vie, 03/29/2013 - 17:50
El niño bueno que le gustaba ir a misa, ¿se ordenó como sacerdote, o como pederasta e inutil...?
Opinión por:

Requeñeque

Vie, 03/29/2013 - 17:53
... inútil...
Opinión por:

FEROSAR

Vie, 03/29/2013 - 15:52
Despiertan desprecio los comentaristas anticatólicos, por eso no tienen otro sitio donde publicar sus asquerosidades, fuera de estos blogs, no tiene donde mas vomitar ( ningún periódico, emisora o canal serio) les permitiría expeler su odio contra la iglesia preponderante de occidente y de quien ellos mismos desafortunadamente se ha beneficiado.
Opinión por:

eradelhielo

Vie, 03/29/2013 - 20:16
Y cómo se han beneficiado?
Opinión por:

dalilo

Vie, 03/29/2013 - 11:22
La semana santa es para recordar a todos los jovenes abusados por los curas y pastores de las iglesias, luchemos por acabar toda forma de abuso por parte de los degenerados que se ocultan en las iglesias y templos.
Opinión por:

comentandoj

Vie, 03/29/2013 - 09:59
Mandarlos para el carajo. Estos viudos de poder y huérfanos de ideas, deben pasar al ostracismo, lo que pudieron hacer en sus gobiernos y no lo hicieron, por ineptitud, por amiguismo, por personales intereses, etc, etc, no lo podrna hacer jamás.
Opinión por:

alejandro santiago

Vie, 03/29/2013 - 09:51
Definitivamente para la gran mayoría de quienes nacimos en el seno de un hogar católico, no podemos decir de son recuerdos maravillosos, muy al contrario son recuerdos mas bien de pesadilla, eso de estar horas enteras en una iglesia abarrotada de gente, con un calor apabullante, con discursos recriminatorios de esos hombres ensotanados dueños de la moral, mas bien son recuerdos terroríficos.
Opinión por:

manamuisca

Vie, 03/29/2013 - 09:25
Pues este señor es masoquista, para los niños la semana mayor era lo mas aburrido del mundo, la vigilia traducida a la obligado ayuno y luego a la quietud, sin poder moverse, ni jugar, ni bañarse, sino meterse en un tumulto apestoso de humo de incienso y plegarias inenteligibles, una música de réquiem, una especie de ramadán sin sexo ni comidas especiales en las noches frias, vestidos de negro funerario, respuestas no dadas a la pregunta infantil de por que dios había crecido en tan poquito tiempo y lo mataban injustamente; un verdadero sacrificio especialmente para los niños y las mujeres y por que no para los hombres que seria su único viernes cultural abstemio de licores y de los pecados de la carne, luego vinieron los vetos oficiales y eclesiásticos a los festivales de teatro y cine
Opinión por:

Jorge Enrique Angel Delgado

Vie, 03/29/2013 - 09:21
Q son "lvatorios", algo asi como supositorios? Nosotros quienes no tenemos mucho q ver con esa iglésia, tenemos algo de lo q sucedió en Europa por allá por el Medievo, cuando Europa central y del norte, prefirieson organizar sus vidas religiosas por fuera del degeneramiento y la corrupción emanada de Roma y yo diría, de Madrid, aunque Madrie fuera austera, pero igual corrupta y degenerada en su forma de practicar lo q llaman "religión". Como tengo ancestro indigena desde niño preferí ver la Pacha Mamma como algo mucho mas acorde con las ideas de corrección y respeto del medio ambiente y de nosotros mismos. Ustedes los totalmente blancos, con esas tradiciones medievales, pues lo son en alto grado las q practican y como las practican, son un poco ridículos además fe fundamentalistas....!
Opinión por:

eradelhielo

Vie, 03/29/2013 - 20:20
Jorge, de acuerdo, porque eso que dice la iglesia que somos los poderosos y los demás seres vivos son nuestros esclavos, que basura, fuera de la inquisición... ni pa' que más.
Opinión por:

Jotaria

Vie, 03/29/2013 - 08:23
Todo está en nuestras manos. La semilla está sembrada y el que fructifique depende de una decisión personal. Quizá sea más fácil de lo que pensamos. Decidir aceptar un regalo que nos ofrece Dios.
Opinión por:

Ewar Gordillo

Vie, 03/29/2013 - 08:03
Por una redaccion parecida a esta perdi en tercero de bachilletarato (1962) Descriptiva Literaria, el profesor me senialo todos los errores y horrores que pueden haber. Sus columnas son semejantes a su apellido.
Opinión por:

eradelhielo

Vie, 03/29/2013 - 20:22
Ewar, como eso de que "pueden haber"? no será mejor puede haber?
Opinión por:

darojas53

Vie, 03/29/2013 - 09:21
Muchos "marros más" se "apiñuscan" en la columna. Hoy no hay nada para leer en EE.
Opinión por:

FEROSAR

Vie, 03/29/2013 - 08:00
Al contrario, encuentro un gran aporte de parte del columnista para la semana que vivimos, el mensaje sera bien recibido con mayor razón viviendo de una persona joven quienes usualmente son lejanos a estos ritos históricos que ojalá se mantengan.
Opinión por:

Sebastián Felipe

Vie, 03/29/2013 - 01:03
1) Debe mejorar redacción, imprimirle algo de estilo a sus columnas, pues escribe con desgano y aburridamente, además de cometer hartos yerros gramaticales que no quiero comentar, por esta noche. 2) Si lo que vivió vívidamente en su niñez fue la Semana Santa “más maravillosa”, crea que no sabe qué es una Semana Mayor con fervor católico. 3) Ningún acto singular, ni uno solo y de ningún jaez, recuerda para hacerlo memorable, siquiera referible, de su gran Semana Santa. 4) Qué pobreza de columna, escrita como por cumplir semanalmente. Y marros más.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio