Publicidad
Fernando Galindo G. 23 Ene 2013 - 11:00 pm

Reforma radical al sistema de salud

Fernando Galindo G.

Algunos analistas políticos, en las predicciones para el año que comienza, afirmaron que la agenda del presidente Santos estaría exclusivamente confinada al proceso de paz y que los demás temas de equidad nacional, incluida la reforma al sistema de salud, se relegarían nuevamente para otro tiempo, en función de la negociación con las Farc.

Por: Fernando Galindo G.
  • 66Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/reforma-radical-al-sistema-de-salud-columna-398461
    http://tinyurl.com/by455mr
  • 0
insertar

El ministro Alejandro Gaviria, en entrevista con Yamid Amat (El Tiempo, 13-01-13), desvirtúa categóricamente tal vaticinio al afirmar que, después de haber conversado con el presidente, acordaron presentar “una reforma de fondo” al sistema de salud, en la legislatura ordinaria de marzo. Afirma que “hay que cambiar el modelo, sin repetir los errores del pasado”. Acierta al reconocer que las reformas anteriores fueron fallidas y no aportaron beneficio alguno a la salud de los colombianos. En efecto, desde la promulgación de la Ley 100, hace 20 años, las reformas han sido insubstanciales, porque ni los gobiernos ni los legisladores se atrevieron a considerar el cambio de modelo, para evitar disentimientos con los grandes poderes económicos, lo que resultaba políticamente conveniente en períodos preelectorales.

El mandatario ha urdido cuidadosamente la trama jurídica para lograr la paz, que todos los colombianos anhelamos fervorosamente. El mensaje enviado por el Gobierno con una reforma de esta envergadura es que el Estado asume la rectoría de los componentes esenciales de la justicia social, que además de la salud implican la educación, la vivienda, la infraestructura, el empleo digno, etc., frecuente y dolosamente utilizados por los voceros de las Farc, en sus agotados discursos de La Habana.

El sistema de salud definido en la Ley 100 de 1993 se promulgó en medio del conflicto armado y, como éste, también ha producido víctimas.

En las discusiones de la Comisión de Seguimiento a la sentencia T-760/08 de la Corte Constitucional, se ha hecho evidente que el desatino, hasta ahora indemne, de la Ley 100 fue haber montado un sistema de salud ajeno en su concepción, estructura y desarrollo al derecho fundamental a la salud y a la protección que el Estado está obligado a garantizar para el ejercicio ciudadano de dicho derecho.

La reforma contempla, entre otros aspectos, el cambio de funciones de las EPS o su desaparición (que sería lo mejor), una vez se defina si el patrimonio de esas entidades le pertenece al sistema de salud. La centralización del recaudo, eliminando la intermediación financiera. La creación de un fondo único pagador, que facilite el flujo directo de recursos a los hospitales y el pago directo de Minsalud por medicamentos y dispositivos. Control de precios y calidad de los servicios, con compras centralizadas. Las secretarías de Salud asumirán la administración del régimen subsidiado. Se cofinanciará el régimen contributivo, con impuestos generales.

Esta propuesta evidencia que el ministro Gaviria analizó con metodología científica la crisis de la salud y tuvo la entereza de formular, consecuentemente, la reforma que el país estaba esperando.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 7
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

7
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Musengue

Vie, 02/08/2013 - 14:24
Falta el tema mas explosivo para la salud del colombiano, el más miserable, el tener que pagar los medicamentos mas caros de América. La avaricia de cuatro familias poderosas se imponen ante todo un país con presidente y todo, ¡Qué verguenza! Nadie habla de ese crimen de lesa humanidad y sin solución a la vista. Eso es peor que la guerrilla, matan más gente.
Opinión por:

eduardo franco

Vie, 01/25/2013 - 15:59
Al mejor estilo de santos: lo importante es decirlo, la reforma que el país estaba esperando...Hecho cumplido, que los idiotas útiles de los medios hacen el resto.
Opinión por:

elvirulo

Vie, 01/25/2013 - 10:40
Gracias a Uribe tenemos esta bellaca ley 100/93, sin embargo a muchos les gustó y les gusta, por eso es votado y lo seguirá siendo. ¿Dónde está nuestra rigurosidad? Pocos se han vuelto multimillonarios, los profesionales de la salud unos pobres asalariados y los pacientes clientes pésimamente atendidos con una salud galopantemente precaria. Bonito país!!!
Opinión por:

Caminante7900

Vie, 01/25/2013 - 08:40
Si se desmonta el asesino sistema de salud, no se debe permitir que se monte en el senado quien la promovió en su momento, porque de seguro lo vuelve a proponer.
Opinión por:

chococruz

Vie, 01/25/2013 - 06:33
El origen de la ley 100, en su momento, fue desmontar del "curubito" en el que supuestamente vivian los médicos y las entidades de la salud, no puedo desconocer que siempre han existido médicos e instituciones de la salud mediocres, tramposas, insensibles e ignorantes, pero la solución que se le dio al problema fue crear el sistema actual, que consiste en que por medio de unas instituciones legales( Eps, Ips, etc), el poder y la riqueza que estaba en manos de la en ese momento pequeña comunidad médica, se "democratizara" pasando a manos de los politicos y sus mesenas creando este monstruo de sistema de salud colombiano donde prima el nogociado, el lucro y el dinero por encima de la esencia del sistema que es el ser humano y su sufrimiento, el médico hoy es pelele instrumental del sistema.
Opinión por:

directoalpunto

Vie, 01/25/2013 - 03:29
Fernando, excelente columna. Falta en esa reforma tocar por fin el tema del recurso humano en salud, el cual ha sido uno de los más afectados con este sistema y que es hoy un requerimiento por parte de OPS para mejorar estándares de servicio. Esto incluye reglamentar apropiadamente el servicio social y convertirlo en un sistema nacional con evaluación académico-profesional tal y como están definidas algunas residencias generales, internas o familiares en Estados Unidos y Canadá para odontología y medicina, donde se evalúan procedimientos, competencias y otros aspectos de entrenamiento profesional.
Opinión por:

OJOSABIERTOS

Mie, 01/23/2013 - 23:37
Esa es la teoria, ahora falta que los roys y las dilian franciscas acepten dejar de comerse la salud de los colombianos......
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio