Publicidad
Catalina Ruiz-Navarro 13 Feb 2013 - 11:00 pm

La reina, por dónde va

Catalina Ruiz-Navarro

La cumbia nació, por suerte, en lo que antes era el país de Pocabuy, un país indígena que se extendía a todo lo largo del río Magdalena (en ese entonces Tucurinca), conformado por El Banco, Chiriguaná, Mompox, Tamalameque, Chilota, Guamal, Chimí y Flaites.

Por: Catalina Ruiz-Navarro
  • 337Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/reina-donde-va-columna-404707
    http://tinyurl.com/bpnqzkx
  • 0

Su elemento afro viene en parte del cumbé, ritmo y danza bantú de la isla de Bioko, pero también de una inmensidad de tradiciones africanas que, trasplantadas al Caribe por la fuerza, marcaron el latir rítmico de lo que hoy llamamos música nacional. La cumbia incorpora también al fandango español, en convulsionado sincretismo de la trinidad racial colombiana.

Sin embargo, la cumbia vino a asumirse como propia en todo el territorio colombiano a mediados del siglo XX, cuando grandes orquestas, como las de Lucho Bermúdez y Pacho Galán, influenciadas por las big bands neoyorquinas, la nacionalizaron, “traduciéndola” a formatos internacionales. Esto fue un síntoma de cambio en los habitantes de los núcleos urbanos del Caribe, donde nacía una nueva sensibilidad citadina que fusionaba elementos étnicos ancestrales con formatos y conceptos modernos. Las gaitas y los tambores son hoy un llamado estremecedor para cualquier colombiano; la cumbia nos conecta a todos, sin importar la pluralidad esquizofrénica de nuestros climas y regiones, como si fuera un rayo de sol que atraviesa la identidad de todo nuestro territorio.

Pero el sonido no es un objeto concreto, tiende a materializarse en las emociones y el sentir del cuerpo. Los cuerpos son territorios móviles, la música, entonces, sólo puede ser nómada, se transforma con las migraciones de la gente y de sus ideas, que hoy pueden estar en cualquier parte gracias a la virtualidad. Las cumbias y porros colombianos migraron a México a través del cine y los discos. La aceptación de la cumbia fue inmediata, y se esparció por amplias regiones del país. Los mexicanos le incorporan guitarras y teclados, y en otras variantes hasta acordeones. La cumbia llegó a todos los países latinoamericanos, hizo nido, se reprodujo mestiza con instrumentos locales, influyó en las identidades de los países latinoamericanos de un polo a otro, fue “chicha” o cumbia peruana y hasta “rock nacional” en Argentina. Hoy coexisten en América Latina todas las formas de cumbia en sus diferentes etapas, desde los grupos de tamboreros hasta la cumbia norteña, las bandas de viento y las grandes orquestas, en su versión de salón y su versión callejera.

Ahora la cumbia suena en todos los continentes. Esa aceptación extranjera la sacó del exotismo folclórico y la llevó a las discotecas y la bailan todos, ya sea con orgullo o con ironía. Ya no cabe en la dicotomía de lo propio y lo extranjero, es un patrimonio intangible que compartimos con el mundo, gestora y producto del mestizaje universal. Pero asumirla como nuestra, así fuera una falacia, fue también una fortuna. Implicó para Colombia un cambio profundo en nuestros imaginarios. La nación tuvo que dejar de pretenderse blanca, como la habían soñado las élites cartageneras y santafereñas, y tuvo que pensarse como multiétnica y pluricultural; una revolución identitaria que después se consagraría en la Constitución de 1991. Hoy podríamos declararla banda sonora del relato nacional, pero decir eso sería relegarla a un odioso cliché de nuestra idiosincrasia. Es pretencioso y limitante llamarla nuestra. No es la cumbia la que es colombiana, es Colombia la que es cumbiambera.

  • Catalina Ruiz-Navarro | Elespectador.com

  • 16
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Fin de semana de toboganes
  • El canal interoceánico de Nicaragua visto desde China

Lo más compartido

  • Entre lágrimas se despidió David Ospina del Niza francés
  • "En mi nombre no, por favor"
  • El día que Jean-Claude Van Damme decidió bailar el 'Ras tas tas'
16
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

leuco

Dom, 02/17/2013 - 02:23
¡Que columna tan bien escrita! Sólo resta felicitar a Catalina y decirle con todo respeto: estoy enamorado...
Opinión por:

agualongo

Jue, 02/14/2013 - 16:57
Catalina: muy bien. No obstante, debo decirte dónde está actualmente la Colombia cumbiambera?. Como todo en la música entra por los oídos y los ojos se nota terriblemte la ausencia de la cumbia en nuestras fiestas. Se sabe desde hace unos 20 o 30 años de una cumbia nueva parecida a Yo me llamo cumbia?. El pasado diciembre bailamos éxitos cumbiamberos?. No. Lo que se presentó es una serie de ritmos mal llamados 'nuevos' por lo extranjeros y algunos criollos. Hoy se vive un babelismo musical en donde prima lo extranjero. Pero, bien por los Pocabuy. Saludos desde el Sur ! ! !
Opinión por:

door79

Jue, 02/14/2013 - 11:33
Ni siquiera menciona a San Jacinto y la región de los montes de María...así de profunda fue su wikiinvestigación
Opinión por:

Davionda

Jue, 02/14/2013 - 11:27
a mi no me gusta la cumbia... cagada
Opinión por:

luis eduardo garces orozco

Jue, 02/14/2013 - 10:57
Muy bien, Catalina por Dios.
Opinión por:

Ameriquelatine

Jue, 02/14/2013 - 10:39
Me gusto mucho esta columna sobre la cumbia. Bueno, en realidad creo que Catlina es una de las mejores columnistas que tiene El Espectador.
Opinión por:

Guillermo Rudas

Jue, 02/14/2013 - 09:20
Excelente visión de la cumbia en Colombia... y en el mundo entero. De verdad, toda América Latina es cumbiambera. Para la muestra, un botón: www.myspace.com/luzbuena/music/songs/vendedor-de-tiempo-mps-85947757
Opinión por:

Esparta

Jue, 02/14/2013 - 09:19
Es muy claro que la cumbia nació en Colombia, y que hoy en día es universal. Esto hay que repetirlo una y otra vez, pues con sorpresa encontré que los panameños piensan que la cumbia es de Panamá, que allá tuvo su origen y que es el baile típico de ese país; por supuesto están equivocados.
Opinión por:

adolfo valencia

Jue, 02/14/2013 - 15:55
Yo creo que la tradición de la cumbia en Panamá también es muy grande, no se olviden que Panamá pertenecía a Colombia, pero eso allí también había una cumbia panameña que se tocaba con acordeón. Es claro que la cumbia colombiana se exportó y se transformó en otros estilos de cumbia que incluso ya tienen poco de parecido a la cumbia original, sobre todo porque mucha de la cumbia que se exportó no era siquiera cumbia sino porro o chucu chucu, así en muchos lugares asumieron que el chucu chucu era la verdadera cumbia cuando era una simplificación de la misma...
Opinión por:

adolfo valencia

Jue, 02/14/2013 - 15:55
Yo creo que la tradición de la cumbia en Panamá también es muy grande, no se olviden que Panamá pertenecía a Colombia, pero eso allí también había una cumbia panameña que se tocaba con acordeón. Es claro que la cumbia colombiana se exportó y se transformó en otros estilos de cumbia que incluso ya tienen poco de parecido a la cumbia original, sobre todo porque mucha de la cumbia que se exportó no era siquiera cumbia sino porro o chucu chucu, así en muchos lugares asumieron que el chucu chucu era la verdadera cumbia cuando era una simplificación de la misma...
Opinión por:

swhelpley

Jue, 02/14/2013 - 08:52
Un reconocimiento al mas universal de los ritmos colombianos. Musica de rio, que vistio de frac Lucho Bermudez, Pacho Galan y el muchas veces olvidado Jose Barros. Musica de un pais mestizo, de tierra caliente y orgullo de todos nosotros.
Opinión por:

dalilo

Jue, 02/14/2013 - 07:27
..muchaschas bailan la cumbia porque la cumbia emociona. Y el mapale???que le paso al mapaleeeeee????
Opinión por:

El Hilo de Ariadna

Jue, 02/14/2013 - 06:47
Muy buena tu columna de hoy Catalina, hermoso homenaje y reconocimiento a la pluralidad cultural y étnica de los colombianos; y así muchos crean que son únicamente descendientes de españoles, al bailar les sale por todos los poros la riqueza musical africana e indigena. Un cordial saludo, Berta Lucía Estrada
Opinión por:

Urotsukidoji

Jue, 02/14/2013 - 06:12
Copia de wikipedia, quillera pendeja.
Opinión por:

Boyancio

Jue, 02/14/2013 - 04:16
El encabezado, Catalina..¡estupendo! Gracias por esas mostranzas culturales, Pero yo te digo una cosa: esa salida musical, tan caribe su cantar, su movimiento, se debe, no por mucha alegría...nombe que va, tas en ná, ¡ Nos quitaron la libertad empresarial! no había idea productiva libre posible, sea que no dejaron más alternativa que ponernos a cantar y mamar ron a lo bien sabroso...ajá, ¿ y que más se hace? si no hay propiedad, respeto, instituciones incluyentes que nos enrespeten como seres humanos, libres y con buen aliento en el hablar y en el pedir democracia que nos haga libres, y ahí sí. pasarla a lo bien sabroso. La tecnología, la investigación, debiera ser, nuestro mejor cumbiamba...aaaaaaayyyyyyyyy tuctú, tucutá, tucutú tucutú tucutú...aaaaaaayyyy tucutáaaaaaaaa
Opinión por:

Pietrobareta

Jue, 02/14/2013 - 05:53
Boyancio tienes desvelo y estas en lo cierto, esta flaca escribe muy bien y es barranquillera
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio