Publicidad
Ramiro Bejarano Guzmán 29 Jun 2013 - 11:00 pm

Notas de buhardilla

¿Renacer liberal?

Ramiro Bejarano Guzmán

Confieso que me sedujo el titu- lar de una entrevista de Simón Gaviria en El Tiempo, en la cual el jefe del liberalismo anunciaba orgulloso que “estamos viendo un renacer liberal”.

Por: Ramiro Bejarano Guzmán
  • 66Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/renacer-liberal-columna-430780
    http://tinyurl.com/nqq62n6
  • 0
insertar

Y me entusiasmé porque a pesar de que hace meses públicamente manifesté mi determinación de no militar más en el partido de mis mayores, no he perdido la esperanza de que se reencuentre el rumbo que alguna vez orientó la colectividad.

Pues bien, en opinión de Gaviria el “renacer liberal” se traduce en que el partido espera para las próximas elecciones pasar de cuatro a ocho gobernaciones, apoderarse de la Alcaldía en Cartagena con Dionisio Vélez, incrementar la presencia en el Congreso de manera que por la región Caribe lleguen cinco representantes más y tres nuevos senadores. En fin, para el fogoso y novel manzanillo, se “viene un gran trabajo que vamos a hacer, región por región, para buscar la reagrupación liberal”. Todos estos anuncios fueron hechos en el marco de un encuentro liberal en Cartagena, convocado para organizar las bases con miras a la jornada electoral de 2014.

Si ese es el futuro del Partido Liberal, no hay forma de enderezar. En efecto, es increíble que el jefe de una colectividad histórica sólo tenga palabras de estímulo para las empresas electorales. El liberalismo ya no es la corriente ideológica que interpreta y representa lo social, el progreso, la defensa del Estado laico o los desvalidos. Todo eso es cosa del pasado. Lo que importa es ganar curules o alcaldías y gobernaciones, así no se sepa con certeza para qué. 

Ahora sí se explica que el liberalismo esté siendo cómplice o laxo frente a temas y personajes respecto de los cuales es una vergüenza su silencio. El listado es extenso. En materia del fuero militar, fue ultrajante su actitud, sin la cual el Gobierno no habría conseguido la audacia de aprobar una normatividad que no sólo implicará impunidad para los militares, sino que además expondrá a la sociedad civil a las más alevosas reacciones a partir del “blanco legítimo”. Ya había ocurrido algo similar con el esperpento de la ley de inteligencia, que nos ha dejado a los ciudadanos en manos de las agencias de inteligencia que so pretexto de “monitorear” el espectro electromagnético, pueden espiar la vida íntima de quien les plazca sin orden judicial. Por eso el liberalismo no se inmuta con la sorprendente noticia de que la Fuerza Pública ahora cuenta con sofisticados mecanismos de interceptación, como el temido programa PUMA, que permitirá asomarse a los más recónditos lugares. Tampoco ha habido una sola voz liberal que hable duro contra la subasta de baldíos, con la que han hecho fiesta unos avivatos “momios” caleños y otros poderosos caballeros de industria. Pero nada de esto forma parte de la agenda liberal, de lo que se trata es de ganar elecciones, sólo eso.

El liberalismo, que fue capaz de elegir al ultraderechista procurador Ordóñez, se siente plácido con quien enarbola una cruzada religiosa desde su cargo, para imponernos los dogmas de su fe lefebriana. Y la renovación de los líderes liberales se reduce a promover a la hija de Angelino Garzón, una paracaidista política, como candidata a la Cámara de Representantes. Tal es el extravío del liberalismo, que Simón Gaviria montó una campaña en contra del director de la UIAF, Luis Edmundo Suárez, sólo porque tuvo el valor de enfrentarse a la arbitrariedad de la contratadora Sandra Morelli, empeñada en acceder sin orden judicial a información reservada de bienes e inversiones de las personas. Qué tal, el partido defensor de las libertades públicas, prohijando la ilegal e inmoral tesis de que los ciudadanos pueden ser espiados desde la cumbre de los poderosos. Si ese es el renacer liberal, francamente no hay esperanzas.

Adenda No 1.- Aplauso y felicitación al Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo en sus primeros 35 años de existencia. Mucho le debe el país a esta organización libertaria y defensora de los derechos humanos.

Adenda No 2. Por motivo de vacaciones esta columna volverá a finales de julio.

[email protected]

  • Ramiro Bejarano Guzmán | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 58
  • Enviar
  • Imprimir

Lo más compartido

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio