Publicidad
Francisco Gutiérrez Sanín 18 Jul 2013 - 11:00 pm

Responder a las señales

Francisco Gutiérrez Sanín

Hace ya más de 40 años, Albert Hirschman publicó su libro clásico Salida, voz y lealtad. Su tesis básica es la siguiente: para impedir el deterioro, toda organización debe abrir canales de voz que le permitan ir mejorando incrementalmente su desempeño.

Por: Francisco Gutiérrez Sanín
  • 57Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/responder-senales-columna-434645
    http://tinyurl.com/khcxnx8
  • 0
insertar

Cuando no hay voz, se crea el peligro real de propiciar la salida de sus miembros más activos y valiosos (obviamente, este es un resumen esquemático de un texto maravilloso).

Si nos atenemos a esta perspectiva, el Gobierno está siguiendo, ante el reto que le plantea la reciente oleada de movilizaciones sociales, exactamente el libreto equivocado. Por una parte, empujando a sus interlocutores a la salida, a través de su ilegalización pública. Por otra, desatendiendo señales que podrían serle extraordinariamente útiles al Estado. Cuando los mineros artesanales piden formalización, por ejemplo, me queda difícil ver en esto una demanda subversiva, o simplemente criminal. Lo que veo más bien es algo lógico y útil para el fortalecimiento de la regulación del sector (ver al respecto el último excelente reporte de la revista Dinero).

Lo mismo puedo decir con respecto a las observaciones que ha hecho el Alto Comisionado de las Naciones Unidas acerca de la tensa situación en el Catatumbo. No: Colombia está muy lejos de haber llegado a un mínimo grado de madurez con respecto de la defensa elemental del derecho a la vida (algo sobre lo que tengo que volver pronto), y si algún representante de la comunidad internacional dice que no le parece bien el uso excesivo de la fuerza, entonces tiene razón. Cuando llegan malas noticias es mejor no dispararle al mensajero. Y esas voces críticas de la comunidad internacional son fundamentales ahora, y sobre todo en cuanto entremos (si lo hacemos) al posconflicto. Si ellas se equivocan, para eso está el ejercicio de la voz: estas cosas se pueden y deben analizar, discutir, evaluar. Pero lo que no se puede hacer es tratar de cerrar los canales.

¿Qué sacar de todo esto? Mi primera conclusión es que el Estado necesita desesperadamente una interfaz institucional para hablar con los sectores sociales organizados. En este momento, ella es sorprendentemente precaria. Y la respuesta automática corresponde a un viejo libreto, erróneo, con un gran potencial violento, e inadecuado para una sociedad plural, moderna y que quiera disfrutar de paz civil. Los canales para tramitar las demandas usados hasta el momento —que consisten en esencia en enviar al vicepresidente a mediar— pueden solucionar o no los problemas específicos, pero son improvisaciones tomadas al calor de la necesidad. Angelino puede haberlo hecho mal o bien —me parece que en este caso es lo segundo—, pero el mecanismo es limitado, puramente personal —se apoya en los activos que ha construido él, como figura, a lo largo de su carrera— y sirve sólo para emergencias.

Hablando de emergencias: me sorprendieron mucho las declaraciones del contralor distrital sobre Maloka. Ésta, Maloka, es una casa dedicada a la ciencia que ha puesto más que el proverbial granito de arena para hacer más amable la vida de los habitantes de la capital (sobre todo a niños de todos los estratos). Su directora, Nora Elizabeth Hoyos, ha dedicado su vida a promover la ciencia y la tecnología: tarea generosa y ardua, si las hay, en este país. Por supuesto, si Maloka ha incurrido en alguna indelicadeza o error, está tan sujeta a evaluación como cualquier otra persona jurídica. Pero en las confusísimas declaraciones públicas del contralor, lo único que me quedó claro es que no tiene nada. Así que es mejor que se ponga serio. Es posible que simplemente quiera embromar a Petro. Pero no pretenda alcanzarlo deteriorando alegremente uno de los patrimonios que tiene esta ciudad.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 6
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Colombia enfrenta el dilema de la explotación de crudo de esquisto
  • Sufrida victoria de Roger Federer en Basilea

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Atlas científico de relaciones sexuales
  • El llanerito que conquistó al país con su 'Como no voy a decir'
6
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

preocupadoporcolombia

Vie, 07/19/2013 - 23:19
la respuesta del estado es garrote a toda forma de protesta este infiltrada o no...y al gobierno no le interesa formalizar a los mineros pequeños, le interesa todo el pastel para las multinacionales, que despues le daran su premio, en puestos o en efectivo
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Vie, 07/19/2013 - 13:41
Colombia es un país de censores. Todavía recuerdo cuando el columnista (hasta por cierto buen escritor), como vicerrector de la pésima gestión de Wasserman en la UN me negó el uso de la palabra en un foro que yo mismo había convocado "porque el rector estaba de afán". Así se ofenda, la caridad empieza por casa
Opinión por:

suesse

Vie, 07/19/2013 - 11:48
Los tecnocratas y los feudales-furibistas no son Colombia.....no la que el mundo ni su Pueblo necesita
Opinión por:

arocam

Vie, 07/19/2013 - 10:15
Pero si ni siquiera se respeta a las voces que dicen que asesinar está mal y que asesinar por fines políticos también está mal; que nada justifica sembrar el país de minas donde han caído más de dos mil niños. Que 50 años de sangre de una guerrilla solo han dejado odio y ningún resultado porque conseguir los resultados de una izquierda moderada va contra los fines del comunismo extremo. Todo en Colombia lo vuelven gris por no hablar claro; todo es turbio y los principios son arrebatados por la tesis de "las raíces del conflicto" por la que se justifica sembrar de minas los alrededores de una escuela o volar una iglesia llena de gente que se esconde de las balas. Pide "voces" pero no entiende los límites del bien y del mal y de unos principios que van más allá de unos intereses.
Opinión por:

tamariz

Vie, 07/19/2013 - 09:15
Terroristas, guerrilleros...... De pura estirpe uribista
Opinión por:

cala53

Vie, 07/19/2013 - 07:55
Sera que no es una demanda subversiva y criminal hacer un bloqueo de una via nacional (que atenta contra cientos de miles de colombianos que deben ser protegidos por el estado) obligando a los conductores a atravesar los vehículos bajo amenaza de muerte con armas en la mano y posteriormente incendiando los camiones??? que diría este calumnista si los manifestantes se reúnen enfrente a su casa y se la incendian??? estaría escribiendo esta columna defendiendo los intereses de los manifestantes?? estaría reclamando la protección del estado contra los inocentes mineros azuzados por terroristas. A este señor todos esos desmanes le parecen mas que justos porque no le tocan uno solo de sus intereses. EL sesgo político enceguece a estos "eminentes pensadores" de barro ...
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio