Publicidad
Nicolás Rodriguez 8 Feb 2013 - 11:00 pm

Retener contra la voluntad

Nicolás Rodriguez

Ya en 1977 el periódico El Tiempo postulaba a Don Secuestro como el personaje del año: “Ningún sociólogo, ningún político, ninguna autoridad se atreve a predecir la evolución de esta situación”.

Por: Nicolás Rodriguez
  • 19Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/retener-contra-voluntad-columna-403824
    http://tinyurl.com/b8grdxx
  • 0

Los años ochenta, sin embargo, fueron pródigos en secuestros. Las guerrillas se afianzaron en el uso de la estrategia con todo tipo de fines, políticos y económicos, hasta que las víctimas dejaron de ser personas acaudaladas. Según lo narra Mauricio Rubio, fue tal el desabastecimiento de víctimas de altos recursos, que una sola familia, la Grajales, llegó a los 30 secuestros repartidos entre siete hermanos.

Secuestraban las guerrillas, secuestraba la delincuencia común y secuestraron, también, los narcos. Y es más, secuestraron las guerrillas a los narcos, con lo que a su vez abrieron el violento capítulo del MAS (Muerte a Secuestradores). “El secuestro requiere un tratamiento veloz, táctico, metálico y drástico”, decía el volante firmado por Carlos Lehder y arrojado desde una avioneta a los estadios nacionales.

Algo así como el principio del fin. La llegada del apocalipsis, y las guerrillas ni se enteraron. Querían un mejor país y con el secuestro nos legaron una nación paramilitar. Todo esto ocurrió en los ochenta y apenas vamos en la prehistoria. De 1986 al 2000, según Jorge Orlando Melo, el secuestro se multiplicó diez veces. Y por ahí habrían de llegar las también traumáticas “pescas milagrosas”.

El Eln tiene ahora en su poder a dos jubilados alemanes. Con ellos pretende presionar una negociación. Las Farc han dicho que se reservan el derecho a retener policías y militares. No entendieron nada. “Para la nueva cárcel antisecuestro se les pedirá a los norteamericanos el último y más poderoso sistema de sillas eléctricas con incinerador incorporado”, explicaba Lehder en su premonitoria literatura paramilitar. Y ni por esas.

  • Nicolás Rodríguez | Elespectador.com

  • 4
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • One Direction 'impide' a Harry Styles debutar en el cine
  • En Caldas emplean marihuana medicinal para mermar agresividad en animales
  • Incautan materiales para fabricar dos mil minas antipersonales

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • Murió el actor Robin Williams
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
4
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

solesporventanilla

Sab, 02/09/2013 - 17:40
Muy buena la columna, señor columnista.
Opinión por:

COLOMBIANOINGENUO

Sab, 02/09/2013 - 17:22
LAS ÉLITES COLOMBIANAS NOS TIENEN SECUESTRADOS HACE DOS SIGLOS..SECUESTRADOS POR SU AVARICIA, SU EGOISMO, SU MALDAD!! DOS SIGLOS DE SECUESTRO EN EL HAMBRE, LA GUERRA Y LA MISERIA!! DOS SIGLOS DE SECUESTRO CONTINUO EN ESTA GUERRA FRATICIDA. ELLOS LA FABRICARON, LA ESTIMULAN ,Y NOSOTROS,EL PUEBLO, PONEMOS LA SANGRE Y LOS MUERTOS!!
Opinión por:

Julio Herrera

Sab, 02/09/2013 - 08:15
El secuestro es la privación de la libertad, y en ese sentido es mucho más infame el secuestro de los ciudadanos de bajos estratos por el gobierno, que es la privación de una vida digna de un ser humano al ser privados de servicios médicos, extrangulados por impuestos y por el costo de vida creciente sumado a la inseguridad causada por la delincuencia común de los diferentes grupos en que se dividieron las "desaparecidas" AUC. Esa es la "seguridad democrática" heredada de "El Mesías" que tanto defiende su vecino de columna Indalecio Dangond.
Opinión por:

Boyancio

Sab, 02/09/2013 - 03:52
Ve, sumercé, y le haces una visita al pastor aleluya que acaban de capturar por sus intromisiones, consentidas o no, para ver si te entra que estamos en una republiqueta en donde hay plena libertad para el rebusque de los de abajo, porque por arriba, las oportunidades de vivir a lo bien sabroso tiene sus restricciones...¿sabes cómo es la cosa?
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio