Ricardo Bada 3 Ago 2012 - 10:01 pm

Yo soy como el picaflor

Retrucando a Fernando Vallejo

Ricardo Bada

Admiro tanto a Fernando Vallejo que hace poco, en un tuit, dije que es, "con Reinaldo Arenas, lo más importante que le ha pasado a la prosa y al idioma españoles desde el boom". Pero mi amor por su obra no es ciego.

Por: Ricardo Bada
  • 30Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/retrucando-fernando-vallejo-columna-365161
    http://tinyurl.com/kjp34bm
  • 0
insertar

Leyendo El cuervo blanco encuentro lo siguiente: “Este Clarín, asturiano (de los que hablan bable, como las ovejas), se consideraba el arbiter elegantiae de la ‘arte bella’. Escribió un cuento de título feo, ‘Adiós cordera’ [sic] y una novela fea, La Regenta (a la francesa, a lo Flaubert, toda galicada), que gozó en su tiempo de indebida fama y que termina con el beso de un seminarista feo a una mujer desmayada: ‘el beso de un sapo’, dice él. ¡Cabrón! ¡Comparando a un batracio hermoso con el bípedo humano! ¿Pero saben qué le comentó don Rufino, años después, a mi paisano de Antioquia Enrique Wenceslao Fernández, sobre ese gachupín alzado? ‘Tal vez no sabía U. que Alas nos detesta a los americanos en globo e individualmente; no sé si sea envidia o caridad, pero para mí tiene la ventaja de la franqueza. Otros españoles tienen los mismos sentimientos que él, pero los disimulan y nos lisonjean para que les compremos sus libros y sus aceitunas’”.

Como Fernando sabe que “donde las dan las toman” y que siempre puede pagársele a otro con su misma moneda (arbitraria en este caso), me imagino cómo hacerlo. De manera que empleo el boomerang como modus operandi:

“Este Vallejo, antioqueño (de los que hablan paisa, como las mulas), se considera el enfant terrible del idioma. Escribió una novela de título feo, El desbarrancadero, y una novela fea, La Virgen de los sicarios (a lo yanqui, a lo Mickey Spillane, toda agringada), que gozó en su tiempo de indebida fama y que termina diciendo ‘Y que te vaya bien, / que te pise un carro / o que te estripe un tren’. ¡Cabrón! ¡Maltratando a unas hermosas máquinas para fines bípedohumanos! ¿Pero saben qué le comentó un compatriota, años después, a este vuestro seguro servidor, sobre ese sudaca alzado?: ‘Tal vez no sabías que Vallejo nos detesta a los españoles en globo e individualmente; no sé si sea envidia o caridad, pero para mí tiene la ventaja de la franqueza. Otros sudamericanos tienen los mismos sentimientos que él, pero los disimulan y nos lisonjean para que les compremos sus libros y sus bananas, incluyendo en primer lugar entre ellos a todos los embajadores que vinieron a lamerle el culo a Franco, y luego al Borbón de turno’”.

Y de este modo, creo que quedamos a la mano, Fernando. Lo dejamos en tablas, ¿vale? Y que tampoco se me enojen los lectores paisas: de sobra sé que no hablan como las mulas, igual que sé que tampoco los asturianos hablan como las ovejas.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 20
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Atlas científico de relaciones sexuales
  • La mejor inventora del mundo es colombiana
20
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Dolores Edelmyra

Vie, 08/31/2012 - 12:34
Este cucho desvaría. Padece de demencia senil. Propia prosa la de él para El Espectador.
Opinión por:

Dolores Edelmyra

Vie, 08/31/2012 - 12:32
Los colombiches, cocombianos o pariacolombianos detestan a Vallejo porque es el único escritor que los descoloca por sus cataratas de verdades de a puño en cada obra. Y encima, culto, filólogo, enemigo de los Medios, cosa que los violenta más. Por eso lo detestan. Los pobres que no saben leer, ni escribir, qué más pueden pedir.
Opinión por:

Dolores Edelmyra

Vie, 08/31/2012 - 12:29
¡Pobre periodicucho! Y lo más deplorable es que sus dueños sin conciencia ni amor propio, se pavonean en los Medios. Qué desperdicio de papel y tinta. Pero todo tiene su final...
Opinión por:

diegoninho

Vie, 08/24/2012 - 13:58
Perturba el odio de Fernado Vallejo. Agota, en efecto, encontrarse en todos sus escritos con ese rencor trasnochado y sin sentido que termina agobiando al lector. Admiro, por el contrario, su virtuoso manejo del tiempo y el ritmo que logra en algunas de sus novelas (especialmente en Los días azules). Debo agregar, sin que venga a cuento, que tengo una deuda enorme con usted, amigo Ricardo: leer a Faulkner. Me explico. Prometí, después de escucharlo hablar en la HJCK sobre este autor, que lo leería. Pero, como ve, no lo he hecho. Espero, de corazón, cumplir la promesa antes que finalice este año. Cordiales saludos desde la fría Bogotá.
Opinión por:

swhelpley

Jue, 08/09/2012 - 06:38
En sus odios y amores, Fernando Vallejo es poco metodico, polemico, vulgar, un torrente de palabras que llega a marear por ratos y deslumbrar a la vez por la riqueza de su prosa. En sus ideas resulta un discipulo de Vargas Vila con Hemorroides, si se mira con un poco de atencion. Le gusta ser el centro de atraccion de señoras y amantes de los escandalos; tambien como no, un hombre amplio y generoso en las ideas a las que se ha mantenido fiel. Como escritor, su obra no tiene igual, y cotas muy altas como la biografia de Barba Jacob conviven con obras olvidables como La Puta de Babilonia. Un mito en vida; a la altura de ese gran escritor que fue Reinaldo Arenas, que ha tenido a bien recordar, don Ricardo
Opinión por:

Ricardo Bada

Sab, 08/11/2012 - 10:07
Gracias por leerme, don Samuel, y déjeme decirle que no comparto su opinión acerca de la riqueza de la prosa de FV, Es más, incluso te atestiguaría una cierta pobreza, por lo repetitivo de sus epítetos, fatalmente casi siempre a cargo de los mismos sustantivos y los mismos adjetivos. No, lo que veo de admirable no es la riqueza de la prosa de FV, sino cómo la usa. Entiéndame: un cincel es un cincel, en mis manos y en las de Fidias; sólo que de las mías apenas si saldrían monigotes y adefesios, y de las manos de Fidias los relieves del Partenón. Y sí, coincido con usted en que la biografía de Barba Jacob es algo portentoso. Y celebro que usted coloque a FV donde yo mismo lo hago, a la altura del infortunado Reinaldo Arenas. Que tenga un feliz fin de semana en su Barranquilla querida. Vale.
Opinión por:

Gustavogomezmr

Mie, 08/08/2012 - 22:19
Más allá de hablar de Vallejo, me parece muy bueno recordar la obra de Reinaldo Arenas. Un grande, siempre en su búsqueda de un lugar en el mundo,
Opinión por:

Ricardo Bada

Jue, 08/09/2012 - 03:54
Gracias por leerme, y desde luego que sí, Reinaldo Arenas fue uno de los grandes. Su prosa y la de Vallejo son lo más enriquecedor que le ha sucedido a nuestro idioma desde "El llano en llamas","Rayuela", "Cien años de soledad" y "Conversación en La Catedral". Epifenómenos como Roberto Bolaño no resistirán, a mi juicio, el paso del tiempo. Pero la prosa de Arenas y Vallejo, incluso si no se la llegase a leer, habrá dejado su huella en la que quienes escriben después que ellos lo hicieron (en el caso de Vallejo lo hace, todavía, y ojalá que por mucho tiempo más). Vale.
Opinión por:

Gustavogomezmr

Mie, 08/08/2012 - 22:19
Más allá de hablar de Vallejo, me parece muy bueno recordar la obra de Reinaldo Arenas. Un grande, siempre en su búsqueda de un lugar en el mundo,
Opinión por:

Josetenene

Lun, 08/06/2012 - 09:08
Como ya alguna vez lo dije, a don Fernando Vallejo hay que leerlo con beneficio de inventario, dado que como a cualquier diva farandulera, le encanta, le fascina, ser el centro de atención de público presente. No por eso deja de ser enriquecedor el leerlo.
Opinión por:

Ricardo Bada

Lun, 08/06/2012 - 11:17
Hola, José María, gracias por seguirme tan seguido como me sigues. Y sí, a Fernando le encanta farandulear, pero no para ser el centro de la atención del público (presente o no), sino porque es un iconoclasta innato. Me parece que hay una diferencia, pues. Y desde luego uno se enriquece leyéndolo. Siquiera fuera por eso ya valdría la pena aguantarle las casi continuas salidas de tono. Hay que quererlo mucho para leer hasta el final "El cuervo blanco". Pero yo lo quiero mucho. Vale.
Opinión por:

Boyancio

Lun, 08/06/2012 - 03:59
Además, sumercé Bada, leer a Fernando Vallejo es estar disfrutando el buen manejo de su libertad mental que alborota los pensamientos, diga ustes a favor o en contra. Eso es tener una lira en la mente, por eso es que no tiene descanso su crítica.
Opinión por:

Ricardo Bada

Lun, 08/06/2012 - 11:14
Gracias por leerme, y le confesaré que a mí, por decirlo de algún modo, me enamora la manera de escribir de Vallejo, pero me apena cada vez que desbarra en frases como «¿Y por qué en España no usan el "tocayo"?» Yo soy español y me fui de España con 23 años, pronto hará medio siglo, y ya me llevé registrada en el disco duro la palabra "tocayo", que los españoles usamos de toda la vida y desde siempre. Entonces, claro, por mucho que a uno le guste FV, cuando lleva detectada una docena de fallos como este, empieza a desconfiar del resto, y a no hacerle a uno tanta gracia que sea injusto con quienes no se lo merecen. Como es el caso con Clarín, y por eso le salí al paso. Vale.
Opinión por:

darojas53

Sab, 08/04/2012 - 19:13
¡Muy buena retrucación, don Ricardo! Las incursiones de Vallejo en la ciencia, la historia, la biología y un largo etcétera, porque en todo incursiona, son atrevidas y deslumbrantes (o deslumbradoras) hasta que un especialista en el tema incursionado mete la cucharada (o la saca, según algunos) y pone las cosas en orden. Por lo demás, me parece que le encanta escandalizar señoras y a muchos lectores, o no lectores pero seguidores sí, que lo haga, digo, escandalizar señoras. Lo mejor que he leído de él es la biografía del hombre que tenía cabeza de caballo. Sus diatribas contra el castellano son un rosario de frases altisonantes, irreverentes y sin mucho fondo, como las propuestas ortográficas de García Márquez en su momento.
Opinión por:

Ricardo Bada

Dom, 08/05/2012 - 10:22
Gracias poir leerme, y no puedo sino repetirme: a pesar de todo lo escandaloso y lo atrabilario que resulta a veces, y a pesar de que sus incursiones en ciertos terrenos científicos haya que tomarlas cum grano salis, Fernando Vallejo, o mejor dicho, su prosa, es una de las dos cosas realmente importantes que le han pasado al idioma español después del boom: la otra es la prosa del cubano Reynaldo Arenas. Vale.
Opinión por:

usacabeza

Sab, 08/04/2012 - 00:15
Hablan como las ovejas, como las mulas... dicen los escritores; o, dicen las ovejas y las mulas: hablan como los escritores. Cordial saludo don Ricardo; sé que lo mío es retruecando, y lo suyo, retrucando con perfecta tacada)
Opinión por:

usacabeza

Sab, 08/04/2012 - 00:15
Hablan como las ovejas, como las mulas... dicen los escritores; o, dicen las ovejas y las mulas: hablan como los escritores. Cordial saludo don Ricardo; sé que lo mío es retruecando, y lo suyo, retrucando con perfecta tacada)
Opinión por:

Ricardo Bada

Sab, 08/04/2012 - 05:04
Gracias por leerme, y tiene usted razón. Tan justamente yo, que adoro "Platero y yo", tendría que haber recordado, al escribir esta columna, dedicada a un amante de los animales, aquel capítulo imperecedero donde Juan Ramón habla de la Asnografía, lo que dizque «se dice, irónicamente, por descripción del asno». Y sigue Juan Ramón: «¡Si al hombre que es bueno debieran decirle asno! ¡Si al asno que es malo debieran decirle hombre!» Y al final del capítulo: «Asnografía, sentido figurado: Se dice, con ironía, ¡claro está!, del hombre imbécil que escribe Diccionarios». Es el capítulo inolvidable donde Juan Ramón llama a Platero «Marco Aurelio de los prados». Pocas veces se ha dicho tanto de la condición humana, y la animal, que en las sólo 200 palabras de esa página inmortal. Vale.
Opinión por:

Sebastián Felipe

Vie, 08/03/2012 - 23:54
Ciertamente, Fernando Vallejo es un escritor múltiple, investigador, perspicaz, polemista, desmitificador, poco metódico, algo excéntrico, vindicativo y de mordacidad rayana en la vulgaridad. Y es en estos dos últimos aspectos en los que no conviene igualársele para no volver el libro un campo de batalla y la pluma, una cloaca.
Opinión por:

Ricardo Bada

Sab, 08/04/2012 - 04:50
Gracias por leerme, y tenga la seguridad de que admiro a Fernando Vallejo como a pocos escritores he admirado en mi vida. Pero lo cortés no quita lo caliente, como le dijo don Hernán a la Malinche, antes de pasarla por la piedra. Una cosa es que sea excéntrico y mordaz, y otra que haga pichí fuera del tacho. En ese libro del que seleccioné el párrafo que le retorné como boomerang, hay alguna que otra barrabasada más, por ejemplo contra santa Teresa. A mí me parece muy bien que FV sea desmitificador, pero ¿no habría que recordarle, de vez en cuando, que él mismo es ya un mito en vída?, ¿y que con la vara que medimos nos medirán? Vale, y feliz domingo.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio