Publicidad
Francisco Gutiérrez Sanín 24 Ene 2013 - 11:00 pm

¿Robo continuado?

Francisco Gutiérrez Sanín

El buen representante conservador David Barguil viene denunciando desde hace meses que los bancos colombianos no pagan intereses a los cuentahabientes con ahorros iguales o menores a un millón de pesos.

Por: Francisco Gutiérrez Sanín
  • 1924Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/robo-continuado-columna-398660
    http://tinyurl.com/a5ywcye
  • 0
insertar

Cuando oí eso —si mal no recuerdo, en el noticiero CM&— creí que había entendido mal, o que Barguil estaba dando una información incompleta o sesgada. Sin embargo, el noticiero tuvo el cuidado de entrevistar a renglón seguido a María Mercedes Cuéllar, presidenta de Asobancaria, quien confirmó el aserto de Barguil —y por tanto mis peores temores—, afirmando que en efecto no los pagaban, pues la papelería con la que había que soportar esas cuentas era toda una parafernalia (repitiendo la expresión dos veces, y en medio de visajes y mohines que me imagino que querían decir “qué pereza”).

Como creo a pie juntillas en una recomendación que leí en una revista de ajedrez —“mida siete veces antes de cortar una”— todavía dejo el beneficio de la duda. De pronto Barguil se equivoca, o cogieron a Cuéllar en un mal día, o los bancos tienen mejores razones que la pereza. Ya veremos. Supongamos ahora que no. Entonces estamos en presencia de un verdadero escándalo, frente al cual palidecen muchos de los grandes episodios de corrupción que ha enfrentado el país. Para que el lector se dé cuenta de lo que está en juego, le ofrezco un modelo inicial sencillo, de esos que se escriben detrás de una servilleta. Digamos que en Colombia hay un millón de ahorradores pobres, cada uno con su cuenta de un millón. Que los bancos pagan un interés del 5% anual (para efectos de esta contabilidad preliminar podemos ignorar la inflación, pago de servicios financieros, etc.). Entonces simplemente tenemos que hacer la resta de cuánto tendrían en conjunto los ahorradores pobres al cabo de un período —digamos, 15 años— si les hubieran pagado intereses, y lo que tienen sin pagárselos.

La magnitud del atraco es monumental. Creo que la mejor manera de visualizarlo es la siguiente: si alguien muy rico deposita un billón (un millón de millones) de pesos y no le pagan intereses, pues al cabo de 15 años le estarán devolviendo el mismo billón. En cambio, si le dieran unos intereses así fueran modestos, le tendrían que devolver más de dos billones. La diferencia, más de un billón de pesos, es lo que los banqueros podrían haberle sacado del bolsillo a los pobres de este país (sin tener en cuenta que siguen cobrando manejo de tarjeta, etc.). Y después se hacen cruces sobre “la cultura del no ahorro” y de la participación de la gente en las pirámides. Estas por lo menos ofrecen alguna clase de ilusión.

Necesitamos buenos banqueros (en eso hay una gran diferencia entre ellos y los gestores de economías rurales atrasadas y criminalizadas). No hay esfuerzo de desarrollo que no pase por el sistema financiero. Pero la crisis mundial nos está mostrando que si falta un mínimo de regulación estatal entonces uno camina directo al desastre (económico, político y social). Barguil ha puesto en la agenda un tema fundamental, que no hay que dejar pasar, y espero que los votantes premien su buen ojo. Y si no llegan aclaraciones muy precisas, es fundamental una intervención rápida y contundente del Estado. Esta suerte de política pública invertida —en la que los pobres subsidian las perezas y mohines de los banqueros, a costa de sus ahorros— es profundamente deletérea para los pobres y para el país. A propósito: creo que con el valor del tumbado se podrían construir las famosas cien mil casas, y quedaría sobrando un montonón de plata. Ya es hora de parar la fiesta.

  • Francisco Gutiérrez Sanín | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 52
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Taylor Swift habla sobre su mayor temor
  • Ebola.com, dominio vendido por más de 200.000 dólares
  • Muere estudiante que disparó en escuela secundaria de EE.UU.

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • Atlas científico de relaciones sexuales
  • El llanerito que conquistó al país con su 'Como no voy a decir'
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio