Publicidad
Juan Carlos Gómez 15 Sep 2013 - 9:00 pm

Ronald Coase, precursor de la subasta

Juan Carlos Gómez

El pasado 2 de septiembre falleció a la edad de 102 años el economista británico Ronald Coase, premio Nobel de Economía en 1991, disciplina en la que, además del derecho, dejó un valioso legado.

Por: Juan Carlos Gómez
  • 46Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/ronald-coase-precursor-de-subasta-columna-446571
    http://tinyurl.com/kfc96ag
  • 0

En 1959 sorprendió al mundo académico con un ensayo sobre la manera caprichosa como en Estados Unidos la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) asignaba a los operadores las frecuencias de radio y televisión. En su opinión el espectro radioeléctrico, en lugar de ser administrado graciosamente por los gobiernos, debería ser objeto de libre transacción económica, como la propiedad raíz.

En 1897 Marconi inventó el mecanismo para hacer posible las comunicaciones vía radio, por lo cual obtuvo en Inglaterra la patente que lo hizo millonario. Todo hacía pensar que la nueva tecnología sería un bien privado, el cual se explotaría a discreción de quien pudiera realizar emisiones radioeléctricas y que obraría la mano invisible del libre mercado.

Pronto se generó un caos de interferencias, que entre otras cosas causó el gran número de víctimas mortales tras el hundimiento del Titanic. Precisamente, el año de esa tragedia, en 1912, se expidieron en Estados Unidos las primeras normas que exigieron una licencia para el uso de las frecuencias radioeléctricas. En 1927 la Radio Act formalizó el control estatal sobre las frecuencias, modelo que desde entonces se aplica en casi todos los países del mundo.

Lo usual durante casi todo el resto del siglo XX fue que las autoridades en cada país asignaran el espectro a través de mecanismos subjetivos como las licitaciones o la concesión indefinida del privilegio a los que primero lo usaran.

Todo cambió desde finales de la década de los 80. Gracias a los planteamientos de Coase, se consideró la valoración económica de las frecuencias a través de la subasta, con lo cual las arcas públicas de muchos países —incluido Colombia— han recogido varios millones de dólares.

Hasta muy poco antes de su fallecimiento, Coase seguía trabajando activamente. Su último proyecto fue una publicación para acercar la economía a los seres humanos y a la realidad, una tarea que los economistas le deben a la sociedad.

 

  • Juan Carlos Gómez | Elespectador.com

  • 3
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Tony Bennett y Lady Gaga promocionan su primer disco conjunto
  • Precario balance a un mes de iniciar labores el nuevo Senado
  • Juez de EE.UU. declara inconstitucional la prohibición del matrimonio gay en Florida

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • Murió el actor Robin Williams
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
3
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

manamuisca

Lun, 09/16/2013 - 19:47
bueno recordar asi sea muy superficialmente la reseña de coase
Opinión por:

Jufesaja

Lun, 09/16/2013 - 07:24
Estimado Juan Carlos, Muy interesante el aporte de Coase, valdría la pena explorar las consideraciones de su último proyecto. Frente a la afirmación según la cual los economistas nos deben la labor de acercar la economía a los humanos y a la realidad, le recomiendo revisar el trabajo de Amartya Sen en apoyo con Martha Nussbaum. Sen se dio a la tarea de plantear la economía desde lo social y, con categorías aristotélicas, acercarla a la ética y a la moral. Hoy en día su trabajo ha influido en varios programas de las Naciones Unidas y ha aportado a la medición del concepto de pobreza por fuera del PIB.
Opinión por:

Sebastián Felipe

Dom, 09/15/2013 - 23:35
1. El inventor de la radio y la transmisión de datos fue Nikola Tesla, pero Guillermo Marconi se apoderó del invento y lo usufructuó durante varias décadas, hasta que en 1943, poco después de su muerte, la Corte Suprema de Estados Unidos de América falló un largo y sinuoso litigio a favor de Tesla: estuvieron enfrentados Marconi, muy rico, y Tesla, pobre, pero las pruebas eran contundentes y antecedían los registros de Marconi en más de quince años. 2. Es inexacto “…se generó un caos de interferencias, que entre otras cosas causó el gran número de víctimas mortales tras el hundimiento del Titanic”, porque la causa directa de la tragedia fue el choque con un iceberg, y la mala señal de las comunicaciones evitó que llegara ayuda oportuna, lo que habría aminorado la tragedia. Y marros más.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio