Publicidad
Columnista invitado 21 Feb 2013 - 11:46 pm

Saber y poder en el ambiente (I)

Columnista invitado

Las malas o pocas relaciones entre el saber y el poder, entre conocimiento y política en el Sistema Nacional Ambiental causan problemas graves de ineficacia y corrupción de la gestión ambiental en el país. No estoy seguro de que el ministro de Ambiente se dé cuenta de estas situaciones y por eso trataré de describirlas en esta columna y en dos posteriores.

Por: Columnista invitado
  • 48Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/saber-y-poder-el-ambiente-i-columna-406282
    http://tinyurl.com/m5x42bs
  • 0
insertar

La gestión ambiental sin saber ambiental tiende a convertirse en instrumento que favorece intereses ajenos a lo establecido en la Constitución y las leyes. Los malos funcionarios públicos, los que responden a sus intereses personales o a los de sus patrones políticos o económicos, ejercen su poder sin límites o dejan de ejercerlo cuando no existen contrapesos institucionales ligados a los conocimientos científicos, tecnológicos y tradicionales. Es ese conocimiento, el saber ambiental, el único capaz de equilibrar en las instituciones los desbordes y las fallas de poder.

Los problemas ambientales colombianos son especialmente difíciles de resolver debido a la extrema complejidad del conjunto de ecosistemas que constituye nuestro territorio. Cuando se ejerce el poder sin saber, esas complejidades se simplifican, quedan ocultas por intereses ajenos, los problemas parecen resolverse con simplezas, se favorecen intereses extraños y el problema subsiste, ocasionando graves daños y perjuicios, como sucede en los derrumbes periódicos en las carreteras, en las inundaciones sistemáticas de algunas partes del territorio o en los procesos de urbanización de los suelos agropecuarios.

Lo poco que hemos avanzado en la protección de los ecosistemas se debe a equilibrios eventuales y breves de la política y el conocimiento científico en el Ministerio, en la Unidad de Parques Nacionales y en las corporaciones, y a las acciones aisladas, casi suicidas, de funcionarios y de ciudadanos “místicos” en todo el país, gentes que se comprometen con el saber ambiental y lo convierten en razón de sus vidas. Los institutos de investigación vinculados y adscritos al Sistema Nacional Ambiental han desempeñado papeles importantes en la construcción de estos equilibrios, y la presencia de excelentes científicos y profesionales en partes estratégicas del Sistema Nacional Ambiental ha permitido frenar proyectos insensatos, proteger especies, introducir la educación ambiental en el sistema educativo. En cierta forma la complejidad biofísica y la belleza de los ecosistemas han generado la formación de estas personas excepcionales, ajenas a la simplificación de la vida, lejanas de la trampa, de la violencia y de la corrupción.

Por otra parte, son numerosos los casos en que el Sistema Nacional Ambiental ha sido “contaminado” durante estos años terribles. Entender estos procesos es imprescindible si queremos evitarlos. Trataré en próximos artículos de aportar elementos para esta comprensión.

  • Julio Carrizosa | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Atlético Nacional confirmó el once inicial para el juego ante Vitória
  • No fue Benzema quien cambió el partido: Marcelo

Lo más compartido

  • Salud Sep 26 - 2:15 pm

    Jugos que no son jugos

    Jugos que no son jugos
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio