Publicidad
Mario Fernando Prado 13 Dic 2012 - 11:00 pm

Sirirí

La salud de Angelino

Mario Fernando Prado

La extraordinaria recuperación física y mental del vicepresidente nos lleva a pensar que seguirá en el ruedo del pensamiento y de la política nacional por mucho tiempo. Angelino, jugador en las grandes ligas del Ejecutivo, no es de los que vayan a retirarse a escribir sus memorias o a oír crecer la hierba. Por el contrario, él no nació para conformarse con ser un espectador, sino para actuar con cierta impertinencia a la que estamos ya acostumbrados los colombianos.

Por: Mario Fernando Prado
  • 21Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/salud-de-angelino-columna-392337
    http://tinyurl.com/mqteqtm
  • 0
insertar

¿Que para dónde va Angelino? Ya manifestó que no será más formula vicepresidencial de nadie, pero no descarta volver a someterse al escrutinio de las mayorías en algún otro cargo de elección popular.

Concretamente podría jugar para una Alcaldía de Bogotá, respaldado por la inmensa popularidad y aceptación que tiene y no solo a nivel capitalino sino en el país entero. Es que este bugueño devoto del Milagroso se destaca por su figura corporal, su hablar pausado y sobre todo por sus conceptos de la entreverada maraña politiquera, dando la impresión de ser una especie de Papá Noel bonachón así no tenga regalos —léase puestos ni canonjías— para dar y repartir.

Y así como ha dicho que la Vicepresidencia no sirve para nada si no le asignan unas acciones muy claras y concretas, así también se expresa del presidente Santos y del expresidente Uribe en los mejores términos y recalca que estos dos colosos de la Colombia de hoy deberían reunirse, hablar y tratar de limar sus asperezas por el bien de la patria y el futuro de la nación.

Otra opción para Angelino sería la Alcaldía de Cali, la cual puede ganar ampliamente, garantizando una continuidad en la positiva gestión del médico Guerrero al frente de la llamada por muchos capital de la salsa, el demonio y la carne o mejor, capital deportiva de Colombia.

Hay pues —repito— Angelino para rato, por más que sus enemigos lo quieran volver un mueble viejo y pretendan arrinconarlo en una esquina a la espera de que el Santísimo se acuerde de él y lo saque de este infierno en que le ha tocado posar de ángel o de arcángel y hasta demonio que, al final, igual da.

  • Mario Fernando Prado | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 14
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Salud Sep 26 - 2:15 pm

    Jugos que no son jugos

    Jugos que no son jugos
  • Con hongos cultivados devuelven color a ríos contaminados de Colombia
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio