Publicidad
Fernando Araújo Vélez 12 Ene 2013 - 11:00 pm

El caminante

Sentenciado a locura

Fernando Araújo Vélez

Solía levantarse a las cuatro de la mañana para orar, mientras sus compañeros reclutas terminaban de dormir. Una Biblia, las manos extendidas, el rumor de sus conversaciones con Dios y el silencio.

Por: Fernando Araújo Vélez
  • 56Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/sentenciado-locura-columna-396258
    http://tinyurl.com/cbe4exs
  • 0
insertar

Los ojos cerrados, su rostro negro elevado hacia el cielo, el torso erguido y el silencio. Su uniforme decía Ramallo y en el batallón de la Policía lo conocían como Pedro Luis, pero más allá de su nombre y apellido, lo señalaban con burla porque no hablaba con casi nadie, porque oraba, porque leía la Biblia y bajaba la mirada como única respuesta cuando querían provocarlo.

Una mañana lo fueron a buscar dos hombres de bata blanca. Pronunciaron su nombre en voz alta, intimidantes, y le ordenaron que los acompañara. Él preguntó por qué y a dónde lo llevaban. Ellos le respondieron que se calmara, que todo iba a estar bien, lo subieron a un carro y media hora más tarde lo dejaron en una habitación muy blanca, sin ventanas, ataviada apenas con una cama y una mesa de noche. “Ya volvemos”, le dijeron, y al marcharse cerraron con seguro la puerta. Regresaron tres horas más tarde con una enfermera que le dijo “tranquilo”, “no va a doler”, “todo va a estar mejor”. Le puso una inyección y le dejó un sobre con dos pastillas y un vaso de agua. Luego, muy luego, cuando su proceso era caso cerrado, supo que en el informe que habían llenado bajo su nombre decía “desequilibrio mental, aislamiento, paranoia, comportamiento esquizoide”. Comprendió que “alguien” lo había acusado, y otro alguien con más poder, sin pruebas ni preguntas, sin investigaciones, había procedido contra él.

En la clínica le inyectaron morfina y Tramal, y pasadas dos horas un capitán le hizo preguntas que él no pudo contestar. Estaba drogado, el capitán lo sabía. Lo había inducido. Al final de la sesión sonrió, anotó en un documento que el paciente Ramallo sufría de desórdenes mentales y se marchó a elevar su informe. Los jueces determinaron que el recluta Pedro Luis Ramallo era un peligro para las fuerzas de la Policía, que su caso no tenía apelación posible, y recomendaron su reclusión en una clínica de reposo hasta nuevo pronunciamiento.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 5
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

5
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

gabua

Dom, 01/13/2013 - 17:20
Sera posible tanta insensates??Tanta incapacidad?? tanta injusticia?? Que horror!!!! Y no hay quien escuche e investigue?? y su familia que pinta?? y quien hay detras de esos mandos medios??donde estan sus jefes??y la gente capacitada dentro de la medicina?? es que acaso esto esta sucediendo en un pais de locos??de desadaptados o de perezozos e ineptos?? ALGUIEN PODRA RESPONDERME????
Opinión por:

sabueso

Dom, 01/13/2013 - 15:17
como poco soy lector no entendi si es realidad o novela pero al caso puede ser realidad juridica caso colmenars caso paramilitarpalacio caso santo hoyo caso yidis mejpr dicho el paciente loco cuerdo sus acusadores locos su juez loco sus defensores locos los que hacen las leyes orates caso reforma judicial l procura solo los que no creen en su dios son locos mejor dicho ni me aclare todos locos y el loco enjuiciao como el zarco de galilea inocente
Opinión por:

galerasrex

Dom, 01/13/2013 - 11:00
clinicas de reposo? o de desespero? se deberia revisar estos sitios y valorar su terapeutica que pueden convertir en desquiciado e insano mental a un inocente y sano mental, claro en este caso la biblia si enajena mentalmente eso es comprobado y patetica y tristemente verdadero
Opinión por:

digoall

Dom, 01/13/2013 - 10:05
Usted acaba de describir, desde la "ficción", nada más que la realidad de los clínicas de reposo, que de reposo no tienen nada. Médicos que convencen a miles de personas sanas de estar enfermas mentalmente porque un buen día simplemente no sonrieron ni quisieron hablar con nadie, y los mandan a recluir bajo gramos y gramos de drogas que sacan sonrisas falsas, que atontan, que alelan, que anulan la voluntad de las personas para que, sin voluntad, el diagnóstico para el "paciente" ahora sí sea favorable. Algún día se empezará a hablar de eso, y médicos y psiquiatras tendrán que responder por lo que ha sido una impune actividad criminal. ¿Quién decide que una persona tiene problemas mentales? ¿Qué autoridad de juicio tiene sobre UN IGUAL?
Opinión por:

suesse

Dom, 01/13/2013 - 16:17
Puede tener hasta razón, y más, en un país donde se dice, más de la mitad de su población tiene problemas de salud mental...así que si se va a juzgar a alguien según la "norma" (social?), puede bien resultar que justamente la gente más sana sea la que termine recluída....Asi es Locombia!!
Opinión por:

Jotaria

Dom, 01/13/2013 - 08:57
La banalización, la secularización, las nuevas ideologías, LA DICTADURA DE LAS MINORÍAS y los falsos dioses que han creado los medios de comunicación están consiguiendo que todo aquello que no se ajuste a sus mandatos sea discriminado y considerado "anormal" .
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio