Publicidad
Cartas de los lectores 1 Ene 2013 - 11:00 pm

¡Será poner la otra mejilla!

Cartas de los lectores

A llorar y llorar. Ante este enorme desaliento causado por el ridículo ajuste salarial del 4,02% decretado por el Gobierno ante la falta de consenso entre sindicatos y empresarios.

Por: Cartas de los lectores
  • 15Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/sera-poner-otra-mejilla-columna-394769
    http://tinyurl.com/bhb2g46
  • 0
insertar

Esto es verdaderamente una inocentada para el pueblo colombiano trabajador; ¿sería esto lo justo? No, creo que no, la pelea no la dieron: la CUT y CGT que sus representantes sí se encuentran, por supuesto, muy bien remunerados, sería posible pensar hasta dónde llega el límite de honestidad para con el necesitado trabajador que se ve obligado a este pichurrio salario mínimo. Da grima ver al señor ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, en los medios dando a conocer lo “logrado con tanto sacrificio”. Este magnífico gran aumento ¡qué berraquera!, ¡qué vergüenza por Dios! Aunque esto ya lo presentíamos, pero también es de esperar que el presidente Santos se manifieste con su frase memorable de un alza de un 6%, como lo hizo el año anterior con este mismo problema. Son más o menos unos $34.000 mensuales. Dios quiera lo ilumine y lo lleve a tomar esta tan apreciable, justa y salomónica determinación. Creo que los líderes sindicales son culpables, que no tuvieron en cuenta que para 2012 el aumento fue de 5,8%, ¿qué pasa señores conciliadores? Pensemos en la equidad y la igualdad. Para terminar quiero recordar al escritor Álvaro Salom Becerra, en su libro Al pueblo nunca le toca, donde se nos enseñan los sufrimientos de las clases populares que no tienen capacidad económica, cultural, social y menos ayuda política. Este fue también el eslogan que utilizó Alfonso López Michelsen en su campaña política con el MRL.

Diego Serrano Acevedo.
Bucaramanga.

Salario mínimo

Pensaba que los únicos héroes de la patria eran los soldados, pero me di cuenta de que los millones de colombianos que logran sobrevivir con un salario mínimo son los verdaderos héroes de Colombia. A todos ellos mi solidaridad por vivir en uno de los países más desiguales e inequitativos del mundo.


Carlos Andrés Hernández Franco. Bogotá.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 4
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • El desafío de proteger a los indígenas en Latinoamérica
  • Gobierno no podrá cumplir promesas de campaña a alcaldes y gobernadores

Lo más compartido

  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • Vicky Hernández, la actriz que está sola, enferma y triste
  • La capa de ozono comienza a recuperarse
4
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Mie, 01/02/2013 - 21:18
*LA INEXISTENCIA* de genuinos y verdaderos partidos en nuestra amada Colombia, es la real causante de que la institucionalidad en el país no tenga concreción y realidad. Sí el voto preferente sigue con su existencia nada feraz y productiva para una verdadera competencia perfecta en la liza para obtener el poder con el sentimiento de colectivo, nos iremos alejando de una institucionalidad para manejar el Estado y para cumplirle con seriedad y profesionalismo ciudadano a las familias Colombianas que mas necesitan de los ocho objetivos centrales inscritos en el prémbulo Constitucional. El mecanismo del voto preferente sigue llenando a Colombia de una cantidad aterradora de estadistas, así con e minúscula. Los candidatos a Congreso, Asambleas y Concejos trabajan para ellos. Egoistas en acción.
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Mie, 01/02/2013 - 21:09
*SÍ LOS COLOMBIANOS* que practican la nefanda violencia en diferentes formas se apoyaran en la fuerza de la Voluntad, para alejarsen drásticamente de tales comportamientos vitandos, que rayan en la indignidad humana; lograrian entender que a la tierra no vinimos a representar el triste papel de unos malcriados, de unos irreflexivos..La iniciación de un nuevo año es la oportunidad feliz y precisa para que todos los seres humanos de los cinco continentes lleguemos al convencimiento de que La Dignidad humana no es cuento chino.Es la verdad inamovible ,que no puede cambiar,porque es un principio eterno. Todos lamentamos las muertes innecesarias de muchos seres humanos de los dos bandos en disputa. Los unos la pierden defendiendo La Constitución, y los otros, también, al maltratarla.
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Mie, 01/02/2013 - 20:58
*EN LOS INICIOS* del año me vienen a la mente frases muy sabias de mi Padre , que básicamente convocaban a la paz y armonía entre los seres humanos, y más haciéndole fuerza para que sus diez hijos caminaran esos lindos senderos. A él siempre le pareció que vivir en paz y alegría era supremamente fácil. A la vida decía, había que alimentarla con concepciones de grandeza porque a la Dignidad humana había siempre que cultivarla. Una de sus inolvidables frases está enmarcada en simples nueve palabras: "La vida sabe a lo que se le eche". Otra de las poderosas estaba relacionada con aquella de "No se necesita mucha plata para vivir bueno".Mis padres no cultivaron la avaricia ni mucho menos la soberbia: Dos maleficios que no producen salud espiritual sino ambientes Hedonistas.Perversos de por sí.
Opinión por:

ROGELIO VALLEJO OBANDO

Mie, 01/02/2013 - 20:52
*AUSTERIDAD CON BACO Y TABACO*. Los papás, y todo ser humano, deben poner de moda espiritual en el nuevo año y siguientes,la austeridad en el consumo de bebidas alcohòlicas, como con el perjudicial cilindrìn. Considero que no puede ser que siga cada siete dìas el ritmo cervecero y aguardientero acompañado de nutrida nicotina, como de otras yerbas. Lo anterior es un respetuosa reflexiòn ciudadana. La vida es linda y amable para indignificarla. No se concibe que hoy por hoy los chicos de un hogar palpen escasez de alimentos en sus hogares, y vean muchas botellas vacìas de aguardiente o de cerveza, con ceniceros a tutiplen de colillas de cigarrillo. Nunca olvidemos padres, que educamos con el ejemplo. La promociòn de la salud, como la prevenciòn de la enfermedad es un dúo que debe imponerse.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio