Publicidad
Mauricio Rubio 2 Ene 2013 - 11:00 pm

Sexología experimental: medir la excitación

Mauricio Rubio

En los años cuarenta un científico checoslovaco, Knut Freund, fue contratado por el ejército para detectar a quienes se declaraban homosexuales como falsa excusa para no prestar el servicio militar.

Por: Mauricio Rubio
  • 186Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/sexologia-experimental-medir-excitacion-columna-394897
    http://tinyurl.com/b8k86xu
  • 0

Freund diseñó lo que se conocería luego como pletismógrafo de pene. Se trata de un artefacto para medir los flujos sanguíneos del órgano de un hombre expuesto a estímulos sexuales, registrando la intensidad de su excitación ante imágenes o sonidos evocadores.

A pesar de ser menos redundante, la versión femenina del aparato tardaría varias décadas. Un inventor americano pensó que con un sensor de presión sanguínea y otro de actividad muscular en un consolador conectado a un receptor también se podría medir la excitación corporal femenina. Nació entonces el pletismógrafo vaginal.

Quienes trabajan con estos aparatos llaman excitación objetiva a la que se registra allá abajo. La subjetiva es la que, paralelamente, va manifestando quien recibe los estímulos eróticos. Un poco como quien juega a frío, frío, tibio, caliente, tibio, caliente, muy caliente.

Radicado luego en Norteamérica, Freund terminó siendo una autoridad en homosexualidad y pedofilia. Una de sus alumnas, Meredith Chivers, es la más conocida dentro del grupo de sexólogas que con esta tecnología están revolcando la disciplina.

Un hallazgo importante de Chivers ha sido que para las mujeres la coordinación entre la excitación subjetiva y la objetiva es mucho menor que para los hombres. En los experimentos, las mentes femeninas van por un lado y, según los aparatos, los genitales van por otro. Los hombres son más escuetos. Los que dicen ser heterosexuales se excitan con parejas mixtas, lesbianas o mujeres desnudas, pero no los alteran las escenas de gays. Con los homosexuales ocurre al revés. En ambos casos, lo que registra el pletismógrafo coincide con lo que los sujetos manifiestan, desde frío hasta supercaliente. Con las mujeres, y en forma independiente de la orientación sexual declarada, el medidor se activa ante casi cualquier escena de pareja sin que eso siempre corresponda a lo que ellas dicen sentir. Sobre todo en las heterosexuales, un registro de excitación objetiva intensa allá abajo puede darse con una percepción de “no está pasando nada, frío, frío”.

Las investigaciones de la Chivers buscan responder una pregunta simple: ¿qué es lo que quieren las mujeres? Paradójicamente, esta vieja inquietud resurgió con el hallazgo del Viagra. La dificultad de encontrar un fármaco equivalente para mujeres ha hecho evidente la ignorancia que existe sobre los determinantes del deseo femenino.

Por lo pronto, dicen Chivers y sus colegas, resulta indispensable superar la noción de que la sexualidad de la mujer es como la del hombre pero más reprimida. Los experimentos muestran que las ganas masculinas son simples, predecibles, casi corporales. Por eso sus fallas se arreglan con un artificio mecánico, como quien infla una llanta. El deseo femenino es complejo y está más mediado por el cerebro y el ambiente. En lugar de un burdo interruptor que se prende ante los estímulos se trata de un sofisticado tablero de control que toca saber manejar.

*Mauricio Rubio

  • Mauricio Rubio | Elespectador.com

  • 0
  • 13
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Legislador de EE.UU. pide a Obama que evite la venta de Citgo
  • Emma Stone deslumbra en la alfombra roja de Venecia
  • 60% de los centroamericanos sufre de obesidad, según experto

Lo más compartido

  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
  • El 'Ice Bucket Challenge' sólo ha generado en Colombia $50 mil
  • Opinión Ago 20 - 10:00 pm

    Vaginal

13
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Aracataka

Vie, 01/11/2013 - 11:35
..la clave esta en la ultima frase "es un complicado tablero de controles que hay que seber manejar"
Opinión por:

Bat

Jue, 01/03/2013 - 14:26
El principal órgano de la sexualidad es el cerebro. Si no fuera así, el Viagra no existiría. La función de esa pastillita es volver a conectar el cerebro con los genitales, porque también en los hombres a veces van por caminos diferentes.
Opinión por:

Sarcher

Vie, 01/04/2013 - 20:32
Y claro que el cerebro es importantísimo, eso es algo más que elemental. Y le repito, si hablamos de "ir por caminos diferentes" -cerebro y genitales- al menos los hombre son muchos más sinceros en la cama. ¿Por qué? Porque un hombre no puede "fingir" una erección; no puede "fingir"que ha tenido una eyaculación; o no puede "fingir" que no es un eyaculador precoz. Es que ni con viagra se le para a un tipo, si Ud le da asco porque le huele mal la vagina.
Opinión por:

Sarcher

Vie, 01/04/2013 - 20:08
Soy doña, no don. Y Ud no tiene ni idea de la función del Viagra. Es un vaso dilatador que permite que el pene se llene de sangre para lograr la erección - le hablo de la erección que no se consigue por patologías como diabetes, arterioesclerosis, la toma de antidepresivos (depresión), hipertensión, etc. Por el contrario, si los problemas de no lograr un pene duro son de tipo sicológico, bajos niveles de testosterona, que no le gusta la vieja, etc., no hay Viagra que valga. Y esta cartilla la sé porque mi última pareja es médico y hablamos muchísimo de temas sexuales. Y si no se lo dije en mi primer comentario, fue por consideración, porque me parece el colmo que UNA MUJER -que supongo yo, tiene bastanticos polvos encima- salga con semejante comentario.
Opinión por:

Bat

Vie, 01/04/2013 - 08:39
Don Sarcher, revise su comprensión de lectura porque ahí también parece que su cerebro va más lento que su mano.
Opinión por:

Sarcher

Jue, 01/03/2013 - 15:14
¿Los hombres van por caminos diferentes? Al menos los hombres, si Ud no sabe hacer una mamada, se lo dicen en la cara, y le explican cómo hacerlo, hasta que Ud aprende. Las viejas se callan y fingen que están disfrutando. Por eso el índice de anorgasmia es tan HP en las viejas.
Opinión por:

Vonf

Jue, 01/03/2013 - 13:56
Este tipo de articulo sigue manteniendo el mito de la complejidad femenina. Eso se esta revaluando, cada vez que sean mas abiertas de mente y dejen de ser moldeadas, adoctrinadas, por los condicionamientos sociales.
Opinión por:

Sarcher

Jue, 01/03/2013 - 15:07
Se supone que es un libro transgresor, "porno para mamás", hágame el HP favor. la protagonista mujer es "sometida" por el protagonista hombre (millonario, exquisito, sofisticado, churro, inteligente, exitoso y misterioso). Le hace firmar a ella un ACUERDO de "sometimiento", en el que entre otras cosas le exige (eso sí, todo pago por él), entrenador personal o gimnasio -no recuerdo exactamente-; vestirse bien, maquillarse, comer bien, dormir bien, mejor dicho, estar como una barbie para él, y sobre el sexo, -se supone que es sado-maso- no se hace nada que ella no apruebe. No, pues, qué sacrificio tan HP. Total, lo mismo de siempre, las viejas sueñan con príncipes azules irreales. ¿Qué es eso? INMADUREZ pura y dura. De ser hombre, yo habría sido LOCA. Ah, el sexo en el libro, CURSI.
Opinión por:

Sarcher

Jue, 01/03/2013 - 14:59
¿Cuál complejidad? Las viejas son lo más primario e infantil del mundo. No es sino ver el éxito literario del año pasado, devorado por miles y miles de viejas, un bodrio de libro que hizo millonaria a la mediocre que lo escribió: "Las sombras de Grey", un cuento de hadas pero con sexo. Se supone
Opinión por:

gedanke99

Jue, 01/03/2013 - 12:30
Nada más cierto, las mujeres en definitiva son más misteriosas que los hombres; los hombres somos primarios nos excitamos fácil y con cosas sencillas, estoes adaptativo y evolutivo, entre más fácil sea el estímulo más rápido podemos diseminar nuestros genes, miesntras que a las mujeres les corresponde elegir no solo por la necesidad de transmitir los genes, sino de escoger al mejor macho que le de los mejores hijos, o sea su estímulo no solo debe ser físico sino más mental. Buen artículo, trata un tema muy importante.
Opinión por:

NYC

Jue, 01/03/2013 - 11:19
Pura maricada en una columna de opinion.
Opinión por:

El de la H

Jue, 01/03/2013 - 07:01
Yo escuché a un experto en farmacología de los que trabajaron en el Viagra diciendo que "para las mujeres el Viagra se llama joyas". Eso no es sorpresa si se recuerda que la evolución lleva a las hembras de todos los mamíferos a escoger la pareja y a los machos a ofrecerse simplemente y nosotros somos simplemente mamíferos. Sin una muestra de esfuerzo por parte del hombre que se ofrece, una mujer no se "enciende" así nada más.
Opinión por:

Exiliado

Jue, 01/03/2013 - 02:24
Complejo tema. No creo que ningún aparato pueda medir el amor erótico. Que tan poco o que tanto hay conexión entre amor y sexo, esa es la pregunta, en especial para las mujeres. Lo otro parece un experimento animal.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio