Publicidad
Diego Aristizábal 30 Jun 2013 - 9:00 pm

Desde el cuarto

Sin Historia

Diego Aristizábal

Tal vez para los colombianos la historia es lo que pasó ayer o, en su defecto, lo que está pasando en este instante. Y puede tener sentido, la historia se construye desde el mismo momento en que ocurre algo, el problema es que poco a poco, en la medida que todo se vuelve “histórico” y deja de figurar en los medios, vamos olvidando lo que pasó.

Por: Diego Aristizábal

Pongo un ejemplo: Hace un tiempo le pregunté a un grupo de jóvenes quién era Nelson Mandela. Ninguno supo, en aquel momento el gran personaje sudafricano no había entrado de urgencia al hospital de Pretoria y por eso los medios no hablaban de él. Recientemente, después de que los medios empezaron a reportar sobre el delicado estado de salud del hombre que luchó durante 67 años contra el régimen del apartheid, le pregunté a otro par de jóvenes quién era Mandela y entre los dos dijeron: “¡Ah sí! ese man negrito… el que fue presidente del África”. Algo es algo. 

El ejercicio se puede replicar a otra escala. Pregúntele a varias personas qué pasó el 13 de junio de 1953 en Colombia para que le hagan sentir lo inútil que puede ser recordar ciertas fechas. O haga sondeos más fáciles: indague quién era Gaitán y Galán para que en medio de las respuestas uno ya no sepa quién es quién. 

Dos semanas atrás presenté la novela de Andrés Ospina, “Ximénez”, y lo primero que hice fue preguntarles a los asistentes si conocían a José Joaquín Jiménez, uno de los periodistas más importantes en la historia del periodismo en Colombia, famoso por sus crónicas sobre los suicidas del Salto del Tequendama y por inventarse poemas malísimos que aparecían misteriosamente en los bolsillos de los muertos. Apenas dos personas levantaron la mano. La mayoría de los asistentes eran adultos, casi todos muy bogotanos que deberían sentirse enormemente orgullosos de haber tenido un periodista como él pero que apenas ahora, por la publicación de este libro, se enteraban quién era “Ximénez”. 

En fin, los ejemplos serían infinitos. En Colombia ocurren las cosas y si dejan de figurar en los medios se mueren, las olvidamos; por eso, para empezar, es necesario que vuelvan las clases de Historia a los colegios, desaparecidas hace 30 años. Tal vez así dos puñados de colombianos no sigan creyendo que un personaje tan oscuro como Álvaro Uribe Vélez es lo más representativo que le ha pasado al país, es dizque el “gran colombiano” como quedó demostrado en el programa de History Channel. 

A propósito ¿qué buscaba este programa? Pienso en el costo, en el formato tan aburrido, y no entiendo para qué nos sirvió saber quién era el “gran colombiano”. Perfectamente hubiera podido seguir viviendo sin este “concurso” que lo único que hizo fue que le siguiéramos dando importancia a alguien que no la tiene. La verdad, entre esa obsoleta tradición del empleado del mes y este programa no hay mucha diferencia. Ambas propuestas son inútiles.

desdeelcuarto@gmail.com

@d_aristizabal

 

 

 

 

  • Diego Aristizábal | Elespectador.com

  • 0
  • 30
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Advierten que presión en comparendos a Policía de Tránsito aumentará corrupción
  • Guatemala pide a Google, Apple y Microsoft eliminar aplicación que vulnera privacidad
  • Bacteria Sep 2 - 9:34 pm

    El reto

    El reto

Lo más compartido

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio