Publicidad
Andreas Forer 25 Ene 2013 - 11:00 pm

¡Siria y Mali, o de las falsas expectativas sobre la CPI!

Andreas Forer

¿Qué tienen en común las Repúblicas Árabe de Siria y Africana de Mali?

Por: Andreas Forer
  • 19Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/siria-y-mali-o-de-falsas-expectativas-sobre-cpi-columna-398605
    http://tinyurl.com/a43hkj2
  • 0

Además de sus graves tragedias humanitarias, durante las semanas pasadas, las noticias sobre el conflicto en ambos países suscitaron gran revuelo internacional en relación con un actor en común: la Corte Penal Internacional (CPI).

El 16 de enero de 2013, la Fiscal ante la CPI, Fatou Bensuada, abrió formalmente la investigación por los crímenes de guerra cometidos desde enero de 2012 en Mali. Dicha decisión es el resultado del examen preliminar realizado por la Fiscalía de la CPI desde julio de 2012 sobre la situación de enfrentamiento entre distintos grupos armados en dicho país, especialmente, en el noreste.

En relación con el conflicto en Siria, mediante una moción promovida por Suiza y respaldada por más de 55 países en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU, el pasado 18 de enero, la Alta Comisionada en Derechos Humanos, Navai Pillay, solicitó remitir la situación de Siria a la CPI. Recuérdese que éste es el único camino para someter a Siria ante la competencia de dicho organismo dado que éste país no adhirió a la creación de la CPI: en este caso inexorablemente se requiere la solicitud del Consejo de Seguridad y a día de hoy no hay consenso al interior de dicho organismo al respecto.

¿Cuál es el balance de dichas decisiones? Antes de abordar las particularidades de cada caso, creo que, ante la cantidad de asuntos de la CPI y sus deslucidas actuaciones, lo mejor sería que dicho organismo se ocupara de las investigaciones que actualmente están en curso en vez de buscar otras nuevas. Tal vez valdría la pena recordarle a los miembros de la CPI el adagio popular según el cual “menos es más”: lejos de llenarse de muchas investigaciones con pocas y lánguidas resultas, todos esperamos que, aunque pocos, se produzcan eficientes resultados en términos de persecución de los crímenes internacionales más graves.

Tal como lo he sostenido en anteriores columnas sobre su primera y segunda sentencia, la CPI ha mostrado resultados insuficientes en relación con las expectativas de la comunidad internacional. Ante lo cual, surge la disyuntiva relativa a sí ¿Son demasiados y muy ambiciosos los retos propuestos y esperados de la CPI, o, simplemente, éste organismo ha demostrado ineptitud a la hora de desarrollar sus competencias? ¿Con cuál opción se queda, apreciado lector?

En el caso de Mali, la investigación de la CPI se desarrollará paralelamente al conflicto armado y, en particular, a las intervenciones militares internacionales en dicho país. Ello de un lado garantiza que la investigación se desarrolle en tiempo real lo cual podría traer ventajas en términos de acceso y manejo de evidencias, entre otros aspectos; sin embargo, lo cierto es que la experiencia demuestra que las investigaciones de la CPI paralelas al conflicto resultan, por decir lo menos, inoportunas y entorpecen los procesos de paz, así como el desarrollo de las intervenciones de organismos humanitarios o que propenden por la pacificación, como es el caso de las comisiones de la ONU.

En efecto, las investigaciones de la CPI llevadas a cabo en la República del Congo y en Sudán entorpecieron y, de cierta manera, confundieron las actuaciones de órganos como la ONU o la Unión Africana. Por ejemplo, en el caso del Congo, la ONU participó en el arresto y envío del primer acusado a la Haya, lo cual dio lugar a que se cuestionará su intervención en tal caso. Mientras que, en el caso de Sudán, el anunció de la orden de arresto de la CPI en contra del presidente Al-Bashir, provocó que el Gobierno, en represalia, ordenara el retiro de las ONG´s.

De otra parte, la independencia de las investigaciones de la CPI podría resultar afectada. En efecto, la CPI no debería cooperar con ninguna de las partes en conflicto en aras de mantener su imparcialidad y neutralidad; sin embargo, lo cierto es que el desarrollo de investigaciones en situaciones de conflicto requieren indudablemente de la cooperación entre la CPI y las autoridades nacionales.

En el caso de Siria, si bien es cierto que las cifras de las víctimas durante los últimos nueve meses de conflicto, así como la gravedad de los crímenes cometidos resultan “intolerables”, lo cierto es que una eventual intervención de la CPI resultaría igualmente inconveniente por inoportuna. Si bien podría argumentarse que la intervención de la CPI en Siria, además de la persecución de los responsables de las graves violaciones a derechos humanos, podría tener efectos disuasivos para que el conflicto finalice, lo cierto es que en este caso, la intervención de dicho organismo también podría frustrar e impedir el desarrollo de procesos políticos que tiendan a la finalización del conflicto.

En este sentido, coincido con el Representante de Rusia ante las Naciones Unidas en el sentido de que, en este momento, más que propender por la intervención de la CPI, la ONU debería buscar salidas políticas al conflicto armado. Es más, una intervención de la CPI en las actuales condiciones del conflicto sirio, lejos de contribuir a solucionarlo, podría encrudecerlo y polarizarlo, tal como ocurrió en la experiencia de Libia.

En suma, parece ser que, por el momento, la investigación de la CPI en Mali y su eventual intervención en Siria, resultan a todas luces inconvenientes, tanto para el desarrollo de soluciones políticas de tales situaciones, como para el mismo actuar de la CPI, organismo que, se reitera, de un lado, tiene suficiente trabajo por adelantar con las investigaciones abiertas y en curso, y de otra parte, a día de hoy ha arrojado resultados francamente decepcionantes.

¡Es momento de dejar los mensajes panfletarios, analizar críticamente la capacidad de la CPI, y estimar cuándo es realmente conveniente su intervención!

En Twitter: @andreasforer

  • 4
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Entre lágrimas se despidió David Ospina del Niza francés
  • El día que Jean-Claude Van Damme decidió bailar el 'Ras tas tas'
  • "En mi nombre no, por favor"
4
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

pelanga

Mar, 01/29/2013 - 21:55
que tienen en común??? la legión extranjera de mercenarios comandada por Francia
Opinión por:

elmonpa

Mar, 01/29/2013 - 17:16
SE DEBE RESPETAR LA AUTONOMIA DE LOS PAISES,NO COMO LO HACEN EEUU,O LAS POTENCIAS EUROPEAS,ARMANDO A LOS OPOSITORES DE LOS GOBIERNOS O MANDANDO MERCENARIOS PARA QUE SE TOMEN EL PODER.GEOPOLITICAMENTE HABLANDO AL GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS Y A LAS POTENCIAS OCCIDENTALES LES COMBIENE UN GOBIERNO DE DERECHA EN SIRIA PARA PODER ATACAR A SU RIVAL IRAN POR SU UBICACIÓN GEOGRAFICA Y POR SER UNA POTENCIA PETROLERA,LO MISMO SUCEDIÓ EN LIBIA
Opinión por:

filokiller

Sab, 01/26/2013 - 10:58
LOS QUE TIENE QUE INVESTIGAR LA CORTE PENAL INTERNACIONAL ES A LAS POTENCIAS COMO ESTADOS UNIDOS Y LA UNION EUROPEA Y ALGUNOS GOBERNANTES ARABES TITERES DE ESTADOS UNIDOS QUE HAN ARMADO A UNA CANTIDAD DE MERCENARIOS FANATISADOS PARA QUE DESTRUYAN A SIRIA. ESO SERIA IGUAL QUE EN COLOMBIA INVESTIGARAN AL GOBIERNO PORQUE ESTA ENFRENTANDO A LAS FARC. en el interes geopolitico de los gringos necesitan cambiar el gobierno en libia, siria, para poder atacar a iran. los luchadores por la libertad les dicen a los terroristas que han llevado y armado con tegnologia de ultima generacion para destruir universidades y edificios enteros con la gente por dentro.
Opinión por:

JohannesPaul

Sab, 01/26/2013 - 08:01
Con la intervención en Malí, la CPI vuelve a ocuparse de un mismo continente. Como Ud. lo dijera en otra columna: CPI ¿una Corte para África?
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio