Publicidad
Julio César Londoño 23 Nov 2012 - 11:00 pm

Son altos

Julio César Londoño

Son altos, hablan distinto, huelen distinto, son los alfa. Sus hombres de ciencia develan a diario los secretos de la vida y la materia. Sus fábricas no paran de emitir prodigios.

Por: Julio César Londoño

Su lengua es distinguida y difícil, muy difícil. Desde niños, los omega nos esforzamos por aprenderla; y nos embutimos como sea en sus pantalones de tela áspera y hasta saboreamos sus comidas sosas y sus bebidas carbonadas y cantamos sus canciones.

Se dice que nada escapa a sus insomnes satélites. Que pueden escuchar, digamos, la conversación que sostendrá esta noche en su habitación cierta pareja —es probable que ya sepan de qué tratará— y que pueden quebrar una botella a once mil kilómetros de distancia sin derramar una gota de su contenido.

Todos soñamos ser como ellos. A veces algunos de nosotros logran atravesar la frontera burlando el muro, las alambradas, los perros, los sensores, los omnividentes ojos del Imperio, y hasta se introducen en sus casas para asearlas, lavar los platos, las ropas, recoger las basuras y salir en puntillas. En las noches nos llaman exhaustos y nos describen las mil y una maravillas del Imperio, el orden, el respeto por la ley, la lluvia de oportunidades, los ríos de oro, el brillo de su democracia. Los extrañamos, claro, y al final del mes recibimos con lágrimas en los ojos el producto de su trabajo.

Nosotros los presentíamos mucho antes de que existieran. Los futurólogos omega los habían visto en sus sueños. Un día —profetizaban— habrá un gobierno mundial dotado de un ejército tan poderoso que arbitrará los conflictos entre las naciones y guardará la paz.

Pero nunca pensamos que la profecía se cumpliera tan rápido ni que los métodos de los hombres del Imperio fueran tan enérgicos ni que muchos de sus actos nos resultarían incomprensibles. Como cuando arrojaron en la mañana toneladas de trigo y leche sobre una aldea miserable, y en la noche la bombardearon. O la vez que escupieron al presidente de una república omega mientras el director de la Bolsa del Imperio se inclinaba ante un campesino viejo, ignorante y sanguinario de la misma república.

Es que son volubles. A veces miman a un omega durante años, y un buen día pulsan un botón y borran su país, sus ríos, ciudades y cordilleras, y hasta su nombre desaparece de los libros de historia.

Quizá por esto una secta herética de los omega ha empezado a divergir. Aceptan la superioridad del Imperio pero descreen de su naturaleza divina, de su omnisapiencia y bondad. “Nadie nos dijo —dicen— que los hombres del Imperio podían atentar contra Gaia, enturbiar sus aguas, tiznar el aire, insultar los tribunales. Nadie nos dijo que eran viciosos y censores a la vez; lascivos y puritanos, guerreros y pastores; que sus políticas podían dejar sin empleo a millones de omegas, desatar hambrunas, extinguir músicas, trajes, comidas, artes, lenguas; que la memoria de la humanidad los tenía sin cuidado, que despreciaban las bibliotecas y los museos omega, y adoraban unos pozos de líquido negro y maloliente”.

Exageran, claro. La mayoría de los omega del mundo, en especial los más ínfimos, seguimos confiando en que los hombres del Imperio nos redimirán tarde o temprano. Sobre su bondad infinita no tenemos ninguna duda. Lo prueban con frecuencia enviando al cielo a miles de sus enemigos con armas matemáticas. Allá estarán ahora, a la diestra de ese dios que ama al que muere en la guerra.

Yo creo en los alfa. ¿Cómo dudar de una democracia en la que cualquiera, incluso un blanco subdotado, puede ser presidente del Imperio, como el anterior, o un negro, como el de ahora? ¡La gloria sea siempre con ellos!

  • 0
  • 18
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • Vicky Hernández, la actriz que está sola, enferma y triste
18
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

opynador10

Sab, 11/24/2012 - 19:47
A Julio César Londoño le negaron la visa los alfa por ser omega.
Opinión por:

Relator

Dom, 11/25/2012 - 16:58
Yo creo que le negaron la visa por ser 'lesbiano'.
Opinión por:

fernando mora gomez

Sab, 11/24/2012 - 18:20
El antiamericanismo o el odio rancio que une a los ultras de la izquierda y la derecha.
Opinión por:

ovejanegra

Sab, 11/24/2012 - 13:44
Este mediocre no solo es un escritor (literato) frustrado, sino un columnista fallido y resentido. Para ser buen escritor hay que tener talento, mucho, demasiado y una excelente imaginación. Como dice mi colega en el foro "esas uvas están verdes"!
Opinión por:

Xembrador

Sab, 11/24/2012 - 12:41
El diccionario francés tiene una nueva definición para el vocablo 'MERDE' = la basura que escribe Zonzoño.
Opinión por:

Marmota Perezosa

Sab, 11/24/2012 - 10:54
Divergir ???????????????????????????????????????????
Opinión por:

eradelhielo

Sab, 11/24/2012 - 09:47
Jajajajaja una excelente autopsia de la cultura gringa.
Opinión por:

jose chamiza

Sab, 11/24/2012 - 09:30
Hoy su escrito resultó genial. Para que mas.
Opinión por:

samueld

Sab, 11/24/2012 - 09:29
Muy divertida columna, a ratos me recuerda esa vieja canción de Piero "Los americanos".
Opinión por:

suesse

Sab, 11/24/2012 - 14:39
Cada pueblo se merece el gobierno que tienen. Como nosotros. Y ellos, allá, que a pesar de vivir en la formalidad, como nosotros, le seguimos el juego a la realidad, como ellos. Allá, ya no tantos. Acá, la mayoría aun. Doble moral, la ley de USA para abajo.
Opinión por:

elquetieneojosve

Sab, 11/24/2012 - 13:21
Para "contestona": uno de los rasgos más característicos de los Omegas es regalarles a los Alfas el gentilicio de un continente que nos pertenece a todos, no solo a ellos. Y otro detallito: no son tan inocentes esos ciudadanos Alfas, muy rara vez se pronuncian en contra de lo que sus bárbaros gobiernos hacen.
Opinión por:

contestona

Sab, 11/24/2012 - 12:23
Esa cancion de Piero a la que ud alude fue un total irrespeto para un pueblo como el americano, que es bueno. No se puede confundir un pueblo con su gobierno. Ya veríamos el pataleo y las notas de protesta y como nos parecería de interesante y gracioso si alguien le hiciera una canción así al pueblo colombiano. Si por una caricatura hasta protestó nuestra embajada no alcanzo a imaginar la que se armaría por una canción así...
Opinión por:

elquetieneojosve

Sab, 11/24/2012 - 08:42
Buena parte del problema, Julio César, es que la mayoría de Omegas nunca leerán esta columna. Saludos.
Opinión por:

Dolores Edelmyra

Sab, 11/24/2012 - 06:27
"Están verdes", dijo la zorra y se fue a vivir a Cocombia.
Opinión por:

hernando rosado

Sab, 11/24/2012 - 06:19
impresionante diseccion del WASP gringo...........magistral..!!!
Opinión por:

Sebastián Felipe

Sab, 11/24/2012 - 04:26
(1) Le faltó la mejor palabra sarcástica que identifica al Imperio: Munificente. (2) ¿"Todos soñamos CON ser como ellos?". Y marros más (como no poner coma antes de la conjunción adversativa "pero").
Opinión por:

ovejanegra

Dom, 11/25/2012 - 00:21
Usted es demasiado mamón!
Opinión por:

secositas

Sab, 11/24/2012 - 03:50
Compañero: si mis días como forista no han sido en vano, lo que se viene en esta opinateca es una andanada de improperios digna de los Omega... Un abrazo Julio César, y repite conmigo el mantra de la jornada: "Mamertos... mamertos everywhere!!!"
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio