Por: Carolina Botero Cabrera

Tecnología ciudadana contra la corrupción

Hablar de corrupción está de moda. Hablemos de tecnología, para que todos podamos hacer seguimiento y control sobre cómo votan los congresistas o, en general, a lo que pasa en el Congreso.

La “Corrupedia” es ejemplo de proyecto ciudadano que ofrece información para “votar bien”. Es una enciclopedia de corrupción que mantenía la memoria de escándalos y comportamientos corruptos para consultar al momento de decidir el voto. Desafortunadamente, parece que no sigue activa. Congreso Visible es un proyecto académico que ha hecho un esfuerzo sostenido por mantener registro de la actividad legislativa. Sin embargo, su alcance es limitado porque la información que el propio Congreso ofrece es limitada.

En EE. UU. proyectos como Countable hacen seguimiento legislativo, informan a los votantes sobre legislaciones en curso para que opinen de ellos. Votespotter permite seguir en tiempo real las votaciones de congresistas y que los votantes les digan lo que piensan.

Se puede usar la tecnología para hacer seguimiento a los políticos, pero se necesita buena información. Con datos abiertos de calidad se pueden desarrollar mejores proyectos de control para combatir a los corruptos.

El Banco Mundial define datos abiertos como los que cualquier persona puede usar, reusar y distribuir para cualquier propósito, sin restricciones. La Ley de transparencia obliga a que los datos derivados de la actuación del Estado sean abiertos. De hecho, la idea es que usados por la ciudadanía mejoren su participación y la de grupos de interés fuera del gobierno, que promuevan la innovación permitiendo mejorar o crear nuevos productos y servicios para generar nuevos conocimientos.

A pesar de las políticas que impulsan los datos abiertos en Colombia, el Congreso no tiene bases de datos abiertas. Actualmente, por ejemplo, somos incapaces de saber cómo votan nuestros congresistas. Si esos datos se pudieran registrar, almacenar, acceder y distribuir abierta y eficientemente, tendríamos una herramienta importante para controlar la actividad política y algunas prácticas corruptas.

Propongo la implementación de un verdadero e integral proyecto de datos abiertos para la toma de decisiones en todas las instancias del Estado, pero, especialmente, en el Congreso. Con eso, como sociedad civil podríamos ser creativos y ayudar a combatir la corrupción.

Buscar columnista