Por: Para serle franco
Para serle franci

Tet, la taberna vietnamita

Tet significa “la fiesta de la primera mañana del primer día”, en la que los vietnamitas se reúnen en familia, preparan platos especiales, rinden culto a los antepasados, olvidan los problemas y se llenan de esperanza, como si fuera el primer día de la primavera.

Uno de los más deliciosos espacios de gastronomía exótica en Bogotá es esta taberna-restaurante. Lo primero que se debe conocer y degustar es un sándwich vietnamita que se llama bao.

El bao es un pan de harina de trigo o de arroz cocinado al vapor, usualmente en las clásicas vaporeras circulares de bambú. De los pocos panes que no se cocinan en un horno y de color pulcramente blanco, semejante a un pequeño cojín redondo o alargado de entre 8 y 12 cm de diámetro. Aunque su origen reside en la comida callejera de Taiwán, su consumo se extendió desde hace mucho tiempo y en mayor escala a Vietnam y a otros países asiáticos. De allí hizo un salto transatlántico a Nueva York, donde se le conoce como bun, y a otras capitales del mundo, en donde ya se pueden encontrar bares restaurantes exclusivos de platillos de bao. Dicen que se le debería llamar gua bao, pues la sola palabra bao significa doblado.

El bao lo sirven en tipo sándwich, doblados y con rellenos semicrocantes de pequeños trozos de carnes rojas o blancas, o de verduras, con alguna salsa, por lo general semidulce, una de ellas la hoisin. La manera más frecuente de comerlos es cogiéndolos con los dedos y degustarlos en pequeños mordiscos o a bocanadas completas. Sin duda, en Tet el bao de pulpo crocante, el de camarones gratinados o el de cerdo son una aventurita gastronómica novedosa y deliciosa, y por ello se merece un enorme aplauso.

Pero hay más por explorar y sentir. La sopa de cangrejo y espárragos, blanca y deliciosa, aunque podría estar mejor con un poco más de picante. Las berenjenas con queso tofu, tajadas grandes, dulzonas y deliciosas, y el queso tofu blandito, un plato suave y muy saludable. El curry amarillo de pollo con coco, cada bocado nos hace respirar de hondo placer. En Tet, comer con palitos aumenta el gozo, y vale la pena habituarse a este instrumento, la experiencia se engrandece.

La próxima visita será para los noodles y la ensalada de papaya verde.

Evaluación del índice CLAP de calidad-local-atención-precio: MUY BUENO.

Dirección: calle 70 A Nº 10A-34 de Bogotá. Teléfono: 1-467 4506.

Sus comentarios serán apreciados en: [email protected].

Buscar columnista