Publicidad
Daniel Pacheco 10 Jun 2013 - 10:00 pm

La tiranía del algoritmo

Daniel Pacheco

“La vasta mayoría de las comunicaciones humanas son ingeridas automáticamente y sin ningún rasero” por la inteligencia de EE.UU., le dijo Snowden, un analista hoy prófugo de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), al diario británico The Guardian.

Por: Daniel Pacheco
  • 55Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/tirania-del-algoritmo-columna-426944
    http://tinyurl.com/q3x54dd
  • 0
insertar

Luego de las revelaciones del pálido analista de información de 29 años —y más allá de que sólo confirman lo que la mayoría suponía—, alrededor del mundo han surgido voces advirtiendo sobre los peligros de la tiranía. Bajo la vieja pregunta de “quién vigila a quienes nos vigilan”, denuncian ahora los nuevo abusos de poder y el autoritarismo del gobierno de Obama sobre los nuevos medios. Otra vez el Gran Hermano de George Orwell.

Pero la respuesta de los funcionarios estadounidenses, empezando por Obama y siguiendo con miembros demócratas y republicanos en el Congreso, ha sido una defensa cerrada de la legalidad del programa de la NSA. Citan leyes aprobadas para luchar contra el terrorismo y explican que todas las ramas del poder están al tanto de lo que pasa. De hecho, la única investigación criminal en curso es contra Snowden, por “sapear”. Toda una muestra de Estado de derecho.

Y en realidad, a pesar de las tentaciones conspirativas, aún no hay ni un caso en el que se pueda señalar claramente que las interceptaciones cibernéticas, o los registros de llamadas, al menos en EE.UU., hayan tenido un desenlace tiránico. Al contrario, el director nacional de Inteligencia de EE.UU. sale triunfante a revelar que salvaron vidas en Nueva York y en Europa.

De nuevo parece salir una voz del siglo XX en respuesta, la de Bertolt Brecht: “Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista...”. Ya sabemos cómo termina: es cuestión de tiempo hasta que lleguen por uno.

Sin embargo, esta evocación al totalitarismo del siglo XX no encaja del todo hoy. El volumen de información que produce la gente hace imposible un control total. No hay analistas suficientes para todos y para todo el volumen de información que regamos diariamente. Y entre más analistas, más posibilidad de que haya sapos.

Esta idea de la inmensidad del mundo informativo actual es la sugerida por la defensa del Wall Street Journal de los programas de la NSA. Dice el diario conservador que la NSA no viola la privacidad de nadie, pues lo que hace es enchufarse a los flujos de información que luego son leídos por algoritmos. En estricto sentido, no hay nadie mirando.

Estamos entonces ante un tipo distinto de control. Una especie de cesión voluntaria de la privacidad a cambio de recibir abundancia comunicativa. Un estado de impotencia e indiferencia que no parece excitarse con los miedos del siglo pasado, pero que viene con riesgos aún encriptados en un algoritmo.

@danielpacheco

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 15
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • El difícil camino de un jugador de fútbol americano por ser homosexual
  • Editorial Oct 25 - 10:00 pm

    Para La Habana

  • Millonarios ganó y aplazó la clasificación de Alianza Petrolera

Lo más compartido

  • La mejor inventora del mundo es colombiana
  • Atlas científico de relaciones sexuales
  • La impactante broma de los 27 millones de reproducciones en YouTube
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio