Publicidad
Daniel Pacheco 4 Feb 2013 - 11:00 pm

Tolerar no es promover

Daniel Pacheco

El éxtasis no es adictivo. Su consumo esporádico no genera “impedimentos cognitivos”. Eso es lo que dice la ciencia al respecto de la, por estos días, polémica sustancia. Lo afirma un estudio de 2011, de la Universidad de Harvard, publicado en la revista especializada Adiction.

Por: Daniel Pacheco
  • 184Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/tolerar-no-promover-columna-402929
    http://tinyurl.com/bfo5t4j
  • 0

La preocupación de los padres de familia, de los periodistas, y de los políticos sobre la inclusión de las mal llamadas “drogas sintéticas” en la lista de sustancias protegidas por la dosis mínima no es racional, no está basada en hechos. Sobre todo, porque en esa lista, que el Ministerio hace bien en intentar actualizar y corregir, ya está hace más de 30 años despenalizado el basuco, uno de los derivados más destructivos de la hoja de coca. Sobre las drogas reinan más los miedos que las consecuencias reales de sus efectos, y los mitos que las decisiones pragmáticas. Si yo fuera un padre de familia estaría mucho más tranquilo sabiendo que mi hija no puede ser enviada a la cárcel por andar cargando una pepa en el bolsillo.

Para aclarar el debate, Rodrigo Uprimny escribió una excelente columna el domingo. En ella desenreda muy bien las diferencias de entre despenalizar, penalizar, regular y legalizar.

Sin embargo, ni los matices jurídicos, ni los estudios científicos logran siempre aterrizar lo que hay detrás del problema para debatir cuerdamente sobre drogas. Suena muy bien hablar de salud pública, pero más allá del campo técnico el término no le dice nada al 85 por ciento de quienes lo escuchan.

Y creo que el problema está en una falta de candor de los promotores del enfoques alternativos a la prohibición total. Es entendible, ningún político quiere salir a decirle a la sociedad: “Vamos a tolerar el consumo de drogas”. Pero eso es lo que, tarde o temprano, tendrá que ser entendido.

Vamos a tolerar el consumo de drogas, porque en su mayoría es ocasional y no lleva a la adicción. Incluso en sustancias hiperadictivas como el basuco o la heroína inyectada, según expertos como Mark Kleinman, sólo el 30 por ciento desarrolla un consumo problemático. Para las drogas sintéticas y la marihuana, la cifra es de 1 entre 10 consumidores. El resto, la gran mayoría, son los Santos, los Samperes, los Obamas, para solo hablar de los conocidos. Son los cientos de miles que probaron en su juventud y superaron la droga, y a los que hay que separar de los adictos que sí necesitan ayuda.

La preocupación de los sectores conservadores es acerca del mensaje que esto manda. Ellos temen que un Estado “permisivo” haga que explote el consumo. Y es una preocupación entendible, más allá de estar basada en una desconfianza católica del individuo, que nace untado del pecado original.

Pero es un miedo, que cuando llegue el momento, la sociedad tiene que lograr enfrentar. Porque lo otro ya lo probamos y no funciona como una política pública, por razones que cien veces se han repetido. Si insisten en conservar la penalización de las drogas, está bien, pero que se quede en sus familias con sus rejos.

 

  • Daniel Pacheco | Elespectador.com

  • 0
  • 12
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • EE.UU. urge a la formación de una alianza internacional para frenar al Estado Islámico
  • Persiste crisis carcelaria en Cartagena

Lo más compartido

12
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

jairo.osorio

Mie, 02/06/2013 - 18:38
El columnista propone un método facilista apoyado en la ciencia infalible de la retrospección, que consiste en mirar hacia atrás después de varios años para separar los que salieron incólumes de la primera aspirada, chupada o inyectada de los que no, entonces a éstos aplicarles los métodos de salud pública. Según este pintoresco método, la sociedad y yo debemos dejar a mis dos hijos hacer lo que les venga en gana en materia de consumo de drogas y esperar quince o veinte años después para saber cual sucumbió para empezar a proceder contra la adicción? Por favor, seamos serios!!
Opinión por:

THE TRULY

Mar, 02/05/2013 - 18:53
Lo que le faltó al columnista despistado es afirmar que el éxtasis es nutritivo. Nada mas contundente que la realidad. Que el columnista lea los últimos estudios sobre el impacto tan negativo de la legalización de la dosis personal en la juventud colombiana, y el daño que esto le viene causando a muchas familias, a la sociedad. Esto es peor que los rejos a los que se refiere el columnista
Opinión por:

Johann Kaspar Schmidt

Mar, 02/05/2013 - 18:17
Creo que las razones que obran en contra de esa tolerancia a la despenalización de drogas son menos del catolicismo y de la cultura conservadora colombiana y más de economía política. Para abreviar, si las élites de este país fuesen las dueñas del negocio, no habría problema. No existe droga más perjudicial en el mundo ni en Colombia que el alcohol. La gente no sólo se muere de cirrosis y esas cosas, también mata, golpea, viola, atropella, etc., en "estado de alicoramiento". Pero el negocio está en las manos que "debe" estar. Me gustaría ver al señor procurador o algúno de esos camanduleros pronunciandose en favor de la penalización del consumo de alcohol, así creería que el problema es cultural.
Opinión por:

unomas_conelminimo

Mar, 02/05/2013 - 16:31
Lo prohibido me seduce, esa es mi moral, a fumarme un porro iré.
Opinión por:

boladecristal

Mar, 02/05/2013 - 15:37
La legalización de las drogas toca el corazón cristiano de occidente. Nos dijeron y creímos que sólo dios da y quita la vida. Ante la imposibilidad de comprobar la máxima,que resulta la justificación de la prohibición, vale preguntarse hasta qué punto es responsabilidad del Estado cuidarnos de nosotros mismos. Plantear la discusión en términos políticos la aleja del difícil "bien y mal". ¿Es parte de nuestra libertad hacernos daño? Creo que si el Estado no está dispuesto a castigar todas las prácticas elegidas que acercan a la muerte y que se encuentran en el espectro donde el suicidio es el polo (matarse de hambre, comer patológicamente, fumar entre otros) tiene que despenalizar o al menos especificar porqué el consumo de drogas es distinto a las otras prácticas.
Opinión por:

Te_Duele

Mar, 02/05/2013 - 14:12
BURRO ES BURRO...DANIEL PACHECO UN CLARO EJEMPLO!!!
Opinión por:

luiguirambui

Mar, 02/05/2013 - 13:55
Pongase Usted a meter de esas pepas así sea exporádicamente a ver adonde lo van a llevar, lo que es malo es malo y no se ponga con estúpidas racionalizaciones.
Opinión por:

ragd

Mar, 02/05/2013 - 13:28
YO, EN MI CANDIDA INOCENCIA Y CON TODO EL CANDOR COMO ESCRIBE EL CALUMNISTA, ME PREGUNTO: CUANTAS PASTILLAS DE EXTASIS Y OTRAS SUBSTANCIAS "TOLERARA" EL TONTARRON ESTE CADA FIN DE SEMANA?
Opinión por:

rodrigoh

Mar, 02/05/2013 - 12:07
legalizar, educar y rescatar de la adiccion a los que sufren ese infierno.
Opinión por:

Waryax

Mar, 02/05/2013 - 12:05
Sr Pacheco, el problema de fondo no es si se quedan o no en la probada, el asunto acá en colombia, es el trafico y micro-trafico de drogas, de los cuales los bandidos sacan tantos réditos. Por que cree Ud, que son las balaceras tan frecuentes en nuestras ciudades, por el "pelao" se metió una pepa y le dió duro la traba?, no seamos ilusos, mamertos o apaciguadores, entre más haya consumo consentido o como Ud dice tolerable, habrá más bandidos a las puertas de las escuelas primaria al acecho de incautos, aburrido o estresados pelaos que quieran meter su dosis personal, una a la am, otra a las pm, para inciciar.
Opinión por:

chococruz

Mar, 02/05/2013 - 11:11
El mayor obstaculo a vencer en este tema es la hipocrecia de la mayoria de la gente que se cree sin macula y no hacen mas que tirar piedras para todo lado como dueños de la verdad, la moral o la ética, esta claro y aceptado que son igualmente drogadictos aquellos que dependen del tabaco, el alcohol, los tranquilizantes y cualquier tipo de gotica que tienda a sedar los sentidos o los pensamientos, hasta la religión puede ser calificada de droga.
Opinión por:

lucarlacaz

Mar, 02/05/2013 - 10:30
este patetico CHIRRETE es la muestra de los daños que le ocasionan las drogas a sus consumidores asi sean "ocasionales".
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio