Publicidad
Columnista invitado 20 Nov 2012 - 8:46 pm

¿Tregua en Gaza?

Columnista invitado

La propuesta de tregua del gobierno egipcio para poner fin a la violencia en la Franja de Gaza, aunque parece oportuna, desconoce al menos tres dimensiones del conflicto.

Por: Columnista invitado

En primer lugar, la tregua supone que existen al menos dos oponentes. En este caso, se trata tan sólo de la agresión israelí. La muerte de más de un centenar de palestinos civiles deja en evidencia su estado de indefensión. Se debe recordar que ni Hamás ni la Autoridad Nacional Palestina cuentan con una fuerza militar para su defensa. Por ende, y aunque los ataques del grupo palestino contra la población israelí sean condenables e injustificables, lo más urgente consiste en detener los bombardeos y toda iniciativa para una ocupación terrestre como se contempla desde Tel Aviv.

En segundo lugar, la violencia israelí ejercida en este tipo de operaciones es indiscriminada. En el pasado, en la Guerra de los 33 Días, en el Líbano en 2006, y en la operación Plomo Fundido, en Gaza en 2008, el factor común fueron los excesos de las Fuerzas de Defensa israelíes contra la población. En el caso de Líbano, Tel Aviv nunca pudo explicar las razones para atacar el territorio al norte del río Litani, aun cuando allí no existen células de Hizbolá.

Tampoco se conoce una respuesta por la muerte de más de 40 niños en la ciudad libanesa de Cana, donde no hay indicios de la presencia del grupo libanés. En la operación en Gaza de 2008, el informe Goldstone de Naciones Unidas acusó a Israel y a Hamás por crímenes de guerra y de lesa humanidad. En el Consejo de Seguridad de la ONU el documento fue rechazado por EE.UU. y algunos europeos como Francia y Reino Unido se abstuvieron. En cambio, Rusia, tan criticada por estos meses, aprobó el texto.

Sorprende, en este sentido, la postura de la comunidad internacional. A diferencia de otros casos donde se ejerce presión sobre estados que cometen flagrantes violaciones a los DD.HH., en éste se ha limitado a llamar a la cordura. ¿Cuál es el argumento de Estados Unidos, Francia y Turquía para apoyar la disidencia siria? ¿En qué se basó la OTAN para intervenir en Libia? La justificación no ha sido otra que los ataques en contra de población en total indefensión.

En 2009, el escritor japonés Haruki Murakami ganó el Premio Jerusalén del Individuo en la Sociedad Libre. A pesar de los pedidos de simpatizantes palestinos para no viajar a dicha ciudad, Murakami prefirió hacerlo. En el discurso sorprendió a los asistentes, incluido el presidente israelí Shimon Peres, cuando criticó metafórica pero contundentemente a Tel Aviv: “Entre un sólido muro y un huevo que se estrella contra éste, siempre estaré del lado del huevo […] Los bombarderos, tanques, rockets y el fósforo blanco son ese muro sólido. Los huevos, los civiles desarmados que se estrellan, chocan y se tiran contra éstos”.

 

* Mauricio Jaramillo Jassir, profesor Universidad del Rosario

  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

0
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio