Publicidad
Rodrigo Lara 8 Ene 2013 - 11:00 pm

Un año "político"

Rodrigo Lara

El 2013 empieza cargando en materia política, lo que anticipa que el país concentrará su atención en estériles y mezquinas peleas de poder. Muchos medios, que viven su día a día pescando enfrentamientos o escándalos, harán eco de esta particular forma que tenemos los colombianos de desperdiciar nuestras energías.

Por: Rodrigo Lara
insertar

Los observadores del diario acontecer político anuncian que la polarización del país se va a exacerbar. Es decir, 2013 promete hacer más agresivas las peleas entre el uribismo y el Gobierno o entre los detractores del alcalde de Bogotá y sus seguidores.

Que una sociedad democrática se polarice, en sí no es un problema. Lo grave es que lo haga en temas equivocados, por no decir intrascendentes y frívolos en ocasiones. En el mes de diciembre, con ocasión de una columna del exministro de Defensa Gabriel Silva, el país se distrajo durante una semana enfrentando las versiones radiales de Silva y Álvaro Uribe sobre un encuentro en un aeropuerto. ¿Silva vio o no a Uribe? ¿Uribe saludó o no a Silva? No faltaron las preguntas de las emisoras al público: ¿Para Ud., Sr. oyente, quién ganó esta pelea?

Pues 2013 promete estas peleas a granel. Además de las especulaciones sobre conformación de listas o consultas partidistas, muchos analistas políticos también dedicarán su tiempo a interpretar cada declaración o trino del presidente Santos a fin de especular sobre su posible voluntad reeleccionista.

Sumado a esto, el morbo por el escándalo de la semana también ocupará un lugar importante. Las aperturas de investigaciones, las sanciones disciplinarias, las investigaciones fiscales serán más frecuentes, naturalmente. Al fin y al cabo, la política hoy se decide más en organismos de control y en medios que en plaza pública.

En resumen, habrá poca atención a temas como el fomento de la producción industrial en un país con síntomas serios de enfermedad holandesa, las políticas para mejorar la deficiente calidad de la educación que nos hace tan poco competitivos o el futuro de nuestra política minero-energética. Tampoco nos vamos a interesar por la política internacional, salvo cuando el tema con Nicaragua sirva para atizar peleas internas.

Será un año lleno de titulares sobre “rifirrafes” o “se agudiza la pelea entre fulano y mengano”; peleíllas sobre las personas, prolíficas en descalificaciones pero muy pobres en debates de sociedad. Lo importante, lo que nos permite crecer como país en el concierto de naciones, ser ricos y más educados, serán temas de segundo plano.

  • Rodrigo Lara | Elespectador.com

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 8
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Cargar el celular al lado de la cama mientras se está durmiendo engorda
  • Atlas científico de relaciones sexuales
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio