Publicidad
Santiago Gamboa 22 Feb 2013 - 11:00 pm

Un escritor de clase media

Santiago Gamboa

La extraña ññegada ayer de tres abogados suizos a mi casa, en Roma, tendrá sentido sólo si les cuento un hecho muy anterior, del año 2002, cuando recibí un paquete de mi entonces agente literario, Ray-Güde Mertin, hoy fallecida.

Por: Santiago Gamboa
  • 247Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/un-escritor-de-clase-media-columna-406438
    http://tinyurl.com/auyw7zp
  • 0
insertar

Al abrirlo encontré una nota de Ray-Güde remitiendo una carta dirigida a mí de un tal Gustav von Mattelhof, que adjuntaba. Von Mattelhof decía en términos muy amables haber leído mi novela Vida feliz de un joven llamado Esteban, que le hizo “evocar la presencia” de su hijo, fallecido con la madre hacía más de una década. Agregaba que yo tenía la misma edad de ese joven, si viviera, y me pedía el favor de dedicarle su ejemplar alemán, que adjuntaba en el paquete.

De inmediato lo hice, lo envié de vuelta y me olvidé del asunto hasta la llegada de los tres abogados suizos, ayer. Lo primero que hicieron, tras presentarse, fue preguntar si podía acompañarlos a Zúrich “por unas horas”, y algo perplejo acepté. Tenían un avión privado en el aeropuerto de Ciampino. Una hora después estábamos en una oficina de la Von Mattelhof Investments & Insurances, con otras personas. Los abogados recordaron el episodio del libro en 2002 y me anunciaron que Von Mattelhof me había legado el 18% de su paquete accionario, así como otros bienes. Me quedé de piedra y, sólo en ese instante, recordé que no había llamado a mi esposa, que ya eran casi las cuatro de la tarde y que debía estar notando mi ausencia. Pedí un teléfono pero dijeron que podría llamar al final de la reunión. El 18% del capital accionario de la Von Mattelhof Investments & Insurances producía un rédito anual entre 11 y 13 millones de euros, y el derecho a un puesto en la junta directiva. A esto se sumaba una villa en Taprobane, Sri Lanka, donde vivió el escritor Paul Bowles, una casa en Singapur y acciones de la empresa hotelera india Taj Resorts. Yo seguía pensando en mi mujer, angustiado. Estaría llamando a mi celular, que olvidé en la casa al salir.

Luego me pasaron un contrato de servicios que debía firmar si quería que ellos mismos se hicieran cargo de mis intereses. Lo firmé, por supuesto, y a partir de entonces los tres me hicieron venias, algo normal dado el enorme sueldo que yo estaba dispuesto a pagarles. Con la autoridad que me daba ser su jefe les dije: detengan la reunión, debo llamar a mi esposa. Uno de ellos marcó el número, pero no hubo respuesta, así que seguí firmando papeles de propiedad, portafolios de inversión y contratos de servicios. Una hora más tarde pedí una suite en el Hotel du Lac y volví a llamar, pero estaba fuera de cobertura. Hacia las nueve ordené un whisky Lagavulin y luego un plato de sushi, y volví a llamar. Por fin sonó el timbre y, al segundo, escuché su voz: “¡Dónde carajo andas!”. La angustia y el grito fueron suficientes para despertarme y la vi a mi lado, respirando plácida. “Acabamos de perder una fortuna”, le dije.

Entonces me levanté y, al pasar por el espejo, me vi otra vez como lo que he sido siempre: un escritor de clase media. Luego vine a la mesa y me senté a hacer lo que hago hace más de dos décadas: mirar hacia arriba, flexionar los dedos sobre el teclado y pronunciar mi plegaria matutina: “Dios, no soy ávido, sólo te pido 500 palabras”. Luego escribí este artículo.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 16
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Piloto colombiano fue elogiado en pruebas de Nascar
  • Protestas frente al Palacio Liévano
  • Premios Óscar da a conocer documentales preseleccionados de 2015

Lo más compartido

  • Isabella, la niña que descrestó con su 'Flaca' en La Voz Kids
  • Cargar el celular al lado de la cama mientras se está durmiendo engorda
  • Atlas científico de relaciones sexuales
16
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

_Vela_

Sab, 04/20/2013 - 16:41
Bastante creativo
Opinión por:

BerserQ

Sab, 03/23/2013 - 23:31
NO crea, así comienzan las grandes fortunas, acaso no sabeis compañeros que cualquier cosa que soñeis o imagineis se hace real....los pensamientos son pura energía creadora...no pregunteis como? preguntad cuando? Rta. = Ya!
Opinión por:

MH Gómez

Lun, 03/04/2013 - 17:11
Es lo primero que leo de este escritor y dejándo de lado sus dotes literarias y cualquier prevención lo cierto es que me sorprendió y me reí muchísimo.
Opinión por:

DanielaOrtizSOC

Vie, 03/01/2013 - 09:00
Por Dios!! cómo quisiera yo estar en sus sueños.
Opinión por:

terely_2000

Dom, 02/24/2013 - 09:53
Gamboa, como me hizo reír...Si don Álvaro existiera todavía estaríamos comprando allí. Un abrazo. Tere Ramirez
Opinión por:

Germinación

Sab, 02/23/2013 - 23:50
¡Qué maricada de artículo! Había jurado hace meses que no me ocuparía de este zoquete y volví a caer en la caca. !Qué horror! Tiene una prosa de dos pesos. Escribe peor que el idiota de Juan Carlos Botero: debe ser por eso que escriben alabanzas mutuas. Un muchacho de noveno de bachillerato, sin demasiadas luces, escribe mejor que este "escritor".
Opinión por:

COLOMBIANOINGENUO

Sab, 02/23/2013 - 21:29
Espectacularrrr..te felicito Gamboa...ya presentia que era un bello sueño..o pesadilla...que bueno
Opinión por:

REFORMADOR2011

Sab, 02/23/2013 - 15:38
...interesante su artículo; pero acépteme un consejo Santiago, explíquele muy bien el desenlace a la comandante Teodora Bolívar antes de que lo registre en la base de datos de escritores secuestrables...
Opinión por:

NYC

Sab, 02/23/2013 - 12:07
Una estupidez de artículo! No hay otra manera para describirlo.
Opinión por:

Ewar Gordillo

Sab, 02/23/2013 - 10:14
Perfecto para este sabado lluvioso y frio aqui en la mitad de Georgia.
Opinión por:

NYC

Sab, 02/23/2013 - 12:10
No, pues... Bobo.
Opinión por:

Dudo

Sab, 02/23/2013 - 09:46
genial ! simplemente genial Santiago
Opinión por:

NYC

Sab, 02/23/2013 - 12:08
Una pérdida de tiempo en esta gélida New York.
Opinión por:

leftright

Sab, 02/23/2013 - 08:27
ESCRITOR DE MEDIO PELO PERDON DE MEDIA CLASE
Opinión por:

El de la H

Sab, 02/23/2013 - 06:47
¡Carajo! Uds. los escritores tienen hasta sueños interesantes; yo sueño con perros idénticos metidos en jaulas más pequeñas que ellos.
Opinión por:

chococruz

Sab, 02/23/2013 - 06:26
Maravillosa mamada de gallo..!.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio