Publicidad
Santiago Montenegro 28 Oct 2012 - 11:00 pm

Un esperpento muy humano

Santiago Montenegro

Los jueves italianos, que condenaron hace unas semanas a seis años de cárcel a seis científicos, quienes erróneamente predijeron en 2009 que no había peligro de un terremoto mayor en L’Aquila, una ciudad situada en la región de los montes Apeninos, merecen alguna consideración.

Por: Santiago Montenegro
  • 49Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/un-esperpento-muy-humano-columna-383783
    http://tinyurl.com/lwrd5rb
  • 0

 Porque, a pesar de su esperpéntica decisión, que ha causado la natural conmoción y protestas de científicos de todo el mundo, hay que reconocer que es un fallo que refleja un clamor muy humano, que busca escapar a los miedos más básicos, como a la oscuridad, a los extraños, a los desconocidos y a la muerte. Y, por supuesto, a los terremotos.

En este fallo hay, básicamente, dos problemas. Primero, hay una muy humana creencia —o esperanza— de que es posible predecir el futuro. Hasta hace relativamente poco tiempo, la humanidad aceptaba que las cosas que pasaban tenían su origen en una voluntad divina que regía el mundo, colocaba a los hombres y las cosas en su correspondiente lugar y respondía a las preguntas más básicas, aún antes de que fueran formuladas. Esa era la cosmovisión que se expresaba hacia el año 1300 en la Divina Comedia. Era un mundo en donde la esperanza de vida era muy baja, la pobreza era generalizada y la violencia extrema. Para la mayoría de la gente, la vida estaba poblada de presente y nada, o casi nada, de pasado o de futuro. Cinco siglos después, ese dios omnipotente y omnipresente que lo explicaba y lo llenaba todo había sido reemplazado por la arrogante concepción de un ser humano que se creía capaz de descifrar los misterios de la naturaleza, dictarse sus propias leyes, proclamar imperativos categóricos, glorificar la autonomía individual y desechar la dependencia externa inventando la palabra ‘heteronomia’. Era el gran sueño de la Ilustración, que creía que, por fin, gracias a la razón, podríamos descifrar los misterios de la naturaleza, no sólo en el presente, sino poblar de certeza tanto el pasado como el futuro. Pese a los dramáticos avances del conocimiento, dos siglos después ya sabemos que es imposible predecir el futuro y que, si lo hiciéramos, quizá dejemos de ser humanos. Los jueces italianos mantienen vivo ese anhelo que hace dos siglos llegó a su plenitud.

El segundo esperpento muy humano que han cometido estos jueces es el llamado sesgo de retrospectiva, también llamado falacia lógica, que consiste en que, una vez sucede un hecho, se explican sus causas o con sus consecuencias, con lo que pasó después, o con precedentes ligeros y llamativos. Así, los 308 muertos de L’Aquila son responsabilidad de los científicos que, unos días antes, afirmaron que no había peligro de un terremoto mayor. A los pobres sismólogos y vulcanólogos los enjuiciaron, no con la información disponible cuando emitieron su juicio, sino con lo que pasó después. Si esa lógica se aplicara a todas las actividades humanas, quizá habría que multiplicar las cárceles para internar a los analistas deportivos que predicen el ganador de la Copa de Campeones, a los politólogos que afirman quién ganará las próximas elecciones o a los economistas que nos dicen de cuánto serán la inflación y el crecimiento del PIB del próximo año o cuando terminará la recesión. En alguna medida, el señalamiento que hacemos a esos magistrados italianos es también a toda la humanidad. Es un juicio que recae sobre nosotros mismos.

  • Santiago Montenegro | Elespectador.com

  • 0
  • 19
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Unasur confirma al expresidente Samper como secretario general
  • No puedo confiarme: Nairo Quintana
  • Nico Rosberg logró la pole en el GP de Bélgica de Fórmula 1

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
19
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Eduardo Saenz Rovner.

Mar, 10/30/2012 - 10:02
HOY PACIFIC RUBIALES, AYER…. Los medios, los intelectuales orgánicos del poder y los políticos al servicio del capital no son un fenómeno nuevo. Durante la segunda mitad de los años 40, los industriales antioqueños, a través de la ANDI, presionaron para que sus intereses se vieran reflejados en los editoriales y "noticias" de los periódicos, empezando por EL TIEMPO. Es más, le dijeron a Eduardo Santos, expresidente de la República y dueño de EL TIEMPO, que la política editorial y los “reportajes” del periódico se debían adaptar a sus intereses o le quitaban la pauta publicitaria. Como todo un Santos, él aparentó indignación pero se plegó. Periodistas/políticos como Carlos Lleras Restrepo e Indalecio Liévano Aguirre, escribieron artículos, incluso sin firma, a favor de los monopolios antioqueños a cambio de jugosos honorarios. Para un estudio documentado en archivos, colombianos y norteamericanos, incluyendo el archivo de la ANDI en Medellín ver el libro "La ofensiva empresarial. Industriales, políticos y violencia en los años 40 en Colombia", capítulo 3, pp. 77-99, http://www.bdigital.unal.edu.co/1438 El libro, originalmente una tesis de Ph.D. en una importante universidad norteamericana, fue publicado por primera vez en Colombia en 1992; la última edición es del 2007. La obra provocó la ira santa de Jorge Orlando Melo y Malcolm Deas contra su autor; ya se imaginarán. Como dicen los mismos paisas: “No se pusieron bravas las señoras de la casa pero sí las muchachas del servicio”.
Opinión por:

Germinación

Lun, 10/29/2012 - 23:29
Para The Economist: "There is no suggestion in any of this that the defendants are being punished for failing to predict the quake. Such a prediction would have been impossible, for no such science exists. The accusation is that they were slapdash in their analysis (in particular, the small tremors would normally be regarded as shifting the odds towards expecting a quake, not away from it) and cavalier about publicising their conclusions—which should have been that the risk of a quake had, indeed, risen—and that people died as a result. The analogy, perhaps, would be with a doctor who ignored orthodox remedies, with fatal results",
Opinión por:

Germinación

Lun, 10/29/2012 - 22:47
VEAMOS la manera de “atender” debidamente al “indigno hijo del Valle de Atriz”, hoy que decidió escribir una cosa distinta a su habitual acto de lambonería uribista. Como dice el “indigno”, sus afirmaciones “merecen alguna consideración”:
Opinión por:

Germinación

Lun, 10/29/2012 - 22:51
1. ¿”Esperpéntica decisión”?...Sacamicas Montenegro confunde dos tipos de órdenes: el social y el natural. No es lo mismo predecir algo en el campo de las ciencias naturales que intentarlo en el terreno social. El sacamicas pone en el mismo listado a los terremotos y a los “extraños”.
Opinión por:

Germinación

Lun, 10/29/2012 - 22:51
2. En muchos campos sí es posible predecir el futuro. Eso es la ciencia: una actividad humana que hace de la predictibilidad una de sus razones. Por ejemplo: los astrónomos saben, con precisión, cuándo va a volver a pasar el cometa Halley, cuándo volverá a presentarse un eclipse, la desviación de la luz por Einstein, el crecimiento de colonias microbianas o bacterianas, etc. En otros campos no se ha podido: sismología, meteorología, población.
Opinión por:

Germinación

Lun, 10/29/2012 - 22:50
3. ¿Qué tiene de “arrogante” intentar descifrar los misterios de la naturaleza, prescribir leyes, intentar construir la democracia, en fin, tomar el destino en “propia mano” y no dejárselo a los dioses o, mucho peor, a los uribistas, santistas…. Y peor de peor, a los “economistas uribistas” como Montenegro?
Opinión por:

Germinación

Lun, 10/29/2012 - 22:50
4. El fallo de los jueces italianos no tiene que ver con el hecho de que esos “científicos” se equivocaron: el fallo tiene que ver con el hecho de que los tales “científicos” afirmaron que sí se podía, lo que evidentemente hasta hoy no sea podido, ni siquiera en Japón, que es en donde la sismología está más desarrollada. 5. Nada de “falacia lógica” : los muertos no se le achacan a los “científicos” en el sentido que lo sugiere el soplapollas Montenegro.
Opinión por:

Germinación

Lun, 10/29/2012 - 22:49
5. ¿Qué putas significa mezclar en el mismo saco “los analistas deportivos”, “politólogos”, “economistas”, “sismólogos”, etc.? ¿Qué tiene que ver que unos babosos como Santiago Montenegro o Casale no le peguen a nada con la pretensión de unos sismólogos – que desconocen variables, dinámicas complejas- de hacer lo que hasta ahora no se ha podido?
Opinión por:

Germinación

Lun, 10/29/2012 - 22:48
6. Dado los antecedentes de Santiago Montenegro, este escrito parece más una declaración exculpatoria de los falsos pronósticos de economistas como él – pronósticos que han acarreado sufrimientos sin límites a millones de personas.
Opinión por:

Germinación

Lun, 10/29/2012 - 22:48
7. Montenegro pertenece a esa clase de economistas que confundieron la regulación propia de máquinas, organismos biológicos, con la regulación propia de las sociedades humanas. La primera es descriptiva, la segunda es prescriptiva. Las “leyes humanas” son prescriptivas, normativas. Por eso es que desde hace décadas, los compinches de Montenegro se han afanado por “demostrar” las leyes matemáticas que regulan los “mercados políticos”, “mercados matrimoniales”, “marcados religiosos” , “mercados legales” , “mercados de hijos”, etc.
Opinión por:

Ar mareo

Lun, 10/29/2012 - 19:24
Esperpento de columna q no distingue entre las bases cientificas para emitir un concepto y la mera especulacion sin bases tecnicas. Predecir el futuro dice? q horror, ni de estudiante de pregrado.... Los conceptos tecnicos tienen consecuencias en la toma de decisiones, y en otras latitudes la incompetencia es juzgada y penalizada. Por supuesto este debe ser un concepto nuevo para un pais donde la ineptitud se viste de corbata.
Opinión por:

eliprado

Lun, 10/29/2012 - 11:31
Si es cierto que la ciencia no puede predecir en todos los casos el futuro y que por eso no se debía condenar a los científicos, también lo es que no todas las decisiones deben estar basadas en lo que éstos pronostiquen. Esta afirmación es aún más contundente en el caso de los economistas, que predican sus respectivos mitos con mucha convicción y poder en el caso de las tecnocracias.
Opinión por:

ccdc

Lun, 10/29/2012 - 14:04
Mejor comparar sin ofender. La Geología es una ciencia que aún no llega a conocer todos las relaciones causa efecto en un terremoto y por tanto no puede pronosticar cuando un imposible geológico, porque la vida geológica se mide en millones de años... el geólogo acertará al decir aquí sucederá un terremoto dentro del próximo millón de años. La economía es mejor definida como el arte o la manía de predecir el pasado: no llega a más.
Opinión por:

paisacoraje

Lun, 10/29/2012 - 09:53
Si los sismólogos italianos son como los economistas colombianos... No creo que sean pertinentes las comparaciones de los pronosticadores futboleros o políticos. La diferencia son 308 muertos que se pudieron prevenir si los tales científicos no hubieran distorsionado la información y malinterpretado los datos. Es que la tarea de ellos si bien no es impider los desastres sí es prevenir las consecuencias, o para qué les pagan. Los jueces, en mi opinión, obraron correctamente al endilgarles delito culposo.
Opinión por:

Amonoi

Lun, 10/29/2012 - 09:08
Creo que Montenegro comprende muy poco acerca de los asuntos humanos, y, adicionalmente a esto, la lógica de su análisis me parece espantosa. Me parece la lógica de un funcionario público, lógica de manual de procedimientos.
Opinión por:

locomercurio

Lun, 10/29/2012 - 08:09
Qué tal si jueces como esos hubieran juzgado lo que pasó en Armero en 1.985. El cura que aseguró que no pasaría nada horas antes de huir a Ibagué y del alud. O el presidente BB que no tomó las medidas apropiadas ante una tragedia bastante anunciada...
Opinión por:

El de la H

Lun, 10/29/2012 - 06:33
En The Economist explicaron exactamente lo opuesto a lo que dice Montenegro. A los científicos italianos los condenan por difundir información inexacta, contradictoria y por malinterpretar los datos con los que contaban, según los cuales un temblor más grande era inminente (ellos lo descartaron). La ciudad debió evacuarse parcialmente debido a que tiene edificios muy viejos y debió aumentarse el nivel de alerta lo que no se hizo por culpa de la recomendación de los sismólogos, pero que de ahí a presentar cargos de homicidio culposo hay una enorme diferencia y casi todos los científicos del mundo creen que el fallo es exagerado.
Opinión por:

AltoMagdalena

Lun, 10/29/2012 - 06:13
Los jueces parecen ser tan capaces de emitir fallos absurdos acà como allà.
Opinión por:

William9co

Lun, 10/29/2012 - 05:03
Comparando su columna con lo que dicen los diarios de España me parece que esta manipulando la noticia para atacar creencias que nada tienen que ver con el asunto: …los mismos que, tras una rápida reunión, tranquilizaron a la población de L’Aquila asustada por los continuos temblores. Eso fue la semana anterior al terremoto que el 6 de abril de 2009 causó la muerte de 309 personas. La condena fue pronunciada por homicidio culposo [la culpa define un delito cometido sin intención, por omisión de diligencia], con referencia al hecho de que la comisión dio informaciones inexactas, incompletas y contradictorias sobre la peligrosidad de la situación.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio