Publicidad
Héctor Abad Faciolince 18 Feb 2013 - 11:00 pm

Un libro sobre la risa

Héctor Abad Faciolince

Toda la trama de El nombre de la rosa, la magnífica novela de Umberto Eco, se desarrolla sobre este telón de fondo: una obra perdida de Aristóteles (la segunda parte de su Poética, supuestamente dedicada a la comedia) sobre la risa.

Por: Héctor Abad Faciolince
  • 9Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/un-libro-sobre-risa-columna-405630
    http://tinyurl.com/bxjtxvy
  • 0

En la Biblia se dice que Dios odia el bostezo y ama el estornudo, pero nada se dice sobre la risa. En los evangelios hay de todo: sexo, intriga, asesinatos, milagros, pero algo falta: humor. Quizá uno de los pocos rasgos humorísticos del Antiguo Testamento está en un pasaje del libro del Génesis: Dios le anuncia a Abraham (de 98 años) que tendrá un hijo con su esposa Sara. Sara oye el vaticinio y se muere de risa del vaticinio divino (también ella es muy vieja, y lleva años sin que le venga la regla). Un año después, sin embargo, Sara da a luz a Isaac (su nombre quiere decir “el que ríe”), lo cual es —quizá— el único chiste de Dios en toda la Biblia.

El fanático religioso de El nombre de la rosa, el bibliotecario Jorge de Burgos, no quiere que se sepa que el gran filósofo antiguo se había ocupado de un tema tan frívolo y no solo envenena las páginas del libro perdido de Aristóteles, sino que al final devora sus páginas y hasta hace que el monasterio, al fin, termine en llamas, solo para que la posteridad nunca llegue a conocer aquel tratado sobre lo que nos hace sonreír, reír e incluso carcajear. La carcajada es la gran ausente de la filosofía seria. Y sin embargo siempre se ha dicho que el ser humano es el único animal que ríe. Como decía Miguel Hernández: “Tu risa me hace libre, me pone alas”. Porque es así: nada nos libera tanto de la solemnidad, de las mentiras, del aburrimiento, del tedio de la vida, que la risa. Por eso los fanáticos nunca han tenido sentido del humor. Para ellos todo es serio.

Aparece en Colombia un buen tratado sobre el humor, y pasa inadvertido: a los libros sobre este tema les cuesta abrirse camino. Una comedia, una obra jocosa, pasan la censura: pero un estudio que se ocupe seriamente del misterio y la maravilla de la risa, ese no se registra ni se reseña. Quiero llenar ese vacío recomendando esta nueva obra del más importante de los divulgadores científicos colombianos: Antonio Vélez: El humor. Fue publicado hace pocos meses por el muy competente Fondo Editorial de la Universidad Eafit, y desmenuza con cuidado los posibles orígenes biológicos de este misterio, así como sus mecanismos psicológicos y retóricos. Es cierto, ya nunca tendremos el famoso tratado aristotélico sobre la risa (lo hay sobre la poesía, sobre la política, sobre la metafísica), pero habrá que empezar por algo. Bergson no es suficiente. Los mecanismos del chiste de Freud tampoco bastan. Al menos en la literatura científica colombiana, Antonio Vélez empieza a llenar este vacío.

  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Top 10 de las cervezas más vendidas en todo el mundo
  • Posible complot de taxistas para realizar paro nacional
  • Cuando los personajes de Disney cambian de sexo

Lo más compartido

  • Entre lágrimas se despidió David Ospina del Niza francés
  • "En mi nombre no, por favor"
  • El día que Jean-Claude Van Damme decidió bailar el 'Ras tas tas'
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio