Por: Camilo Sánchez O

Una bancada que sigue creciendo

El Senado aprobó el proyecto 244/2012, hoy Ley 1638 de 2013, por el cual se prohíbe el uso de los animales silvestres, nativos o exóticos, en los circos e itinerantes.

Este hecho histórico, no sólo para Colombia sino para el mundo, es muestra del trabajo en equipo que adelanta la Bancada Animalista del Congreso, integrando miembros parlamentarios de todos los partidos y colores, a quienes nos une el compromiso por la protección y la defensa de los derechos de los animales.

El proyecto de iniciativa del Representante Augusto Posada como autor principal, fue apoyado por la mayoría de los miembros de la Bancada Política Animalista y obtuvo defensa con el Coordinador Ponente de Cámara, Representante Hernando Hernández, y en el Senado trabajamos de manera mancomunada con el doctor Juan de Jesús Córdoba.  El trabajo de promoción, información y divulgación del proyecto de ley fue realizado por distintas organizaciones animalistas, liderado por la Organización Internacional ADI (Animal Defenders International). 

Al entrar en vigencia se concederá a los empresarios de circos un plazo de dos años para adecuar sus espectáculos en todo el territorio nacional, sin el uso de especies silvestres o exóticas, y para que los empresarios de circos realicen la entrega de los animales silvestres a las autoridades ambientales competentes.  Por último, se dejó claridad que los establecimientos dedicados a la conservación de especies, actividades pedagogías, investigación y estudio, que no son ambulantes, tales como zoológicos, acuarios y oceanarios, no son objeto de esta norma.    

Colombia es un país que intenta encaminarse por las vías de la paz, por lo que resulta imprescindible engrandecer las relaciones de respeto por los derechos de todos los seres sintientes y la compasión por los animales.  El sufrimiento que provoca el desprendimiento de los animales silvestres de su habitad, el cautiverio en pequeña jaulas, y el adiestramiento a través del dolor con el fin de la presentación decadente basada en un animal humillado ante los ojos de los espectadores termina con esta ley, producto del sano juicio del legislativo.     

Concientizar a la ciudadanía sobre la importancia  de respetar la vida digna de los animales no ha sido fácil para las cientos de organizaciones que se empeñan en cambiar una cultural que le otorga al animal el statu de cosa, razón más para celebrar que la labor de sensibilización al interior del Congreso de la República empiece a dar sus frutos.  Son muchos los proyectos que tenemos en fila de ser aprobados, como el que radiqué prohibiendo la entrada de menores de edad a los espectáculos donde se maltraten animales, y seguiré presentando la abolición de las corridas de toros y los espectáculos públicos donde se torture o se de muerte a los animales.   

Ya se abrió el camino, y estoy seguro que serán muchos los proyectos de defensa animal y ambientalista que se aprobaran.  Desde ya los invito a participar en el VI Foro contra el Maltrato Animal que se llevará a cabo el 27 de febrero de 2014 en el Congreso; a estar informados de la actualidad animal en vocesanimales.com; a que antes de decidir por quién votar, tengan en cuenta cómo actuaron sus candidatos en la defensa de los animales y el medio ambiente; y para evitar suspicacias aclaro que no aspiro al Senado, pero sigo en la lucha. 

[email protected]

Buscar columnista