Publicidad
Gustavo Gallón 31 Oct 2012 - 8:57 pm

Por una comisión de la verdad de alta calidad

Gustavo Gallón

Hay comisiones de la verdad finas y ordinarias. Una comisión de la verdad ordinaria pretende reemplazar al sistema judicial, por ser inoperante. Se resigna a investigar unos pocos delitos ilustrativos de las violaciones de derechos humanos y las infracciones al derecho humanitario cometidas en un período oprobioso.

Por: Gustavo Gallón
  • 43Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/una-comision-de-verdad-de-alta-calidad-columna-384512
    http://tinyurl.com/knlzszx
  • 0

Es el caso de El Salvador, donde la débil voluntad del Gobierno y las guerrillas que pactaron la paz creó una comisión con mandato de seis meses e ínfimos recursos. La comisión, haciendo un esfuerzo superior a sus fuerzas, esclareció treinta casos y produjo un dictamen global sobre las causas de la crisis de derechos humanos, que el Gobierno eclipsó de inmediato con una amnistía implacable.

Una comisión de la verdad fina procura lograr el máximo de esclarecimiento posible, y se esmera en rebasar sus limitaciones. Es el caso de Chile donde, pese a las ataduras institucionales establecidas por la dictadura de Pinochet, la comisión, respaldada por un serio compromiso del Gobierno, logró esclarecer casi tres mil violaciones al derecho a la vida, debidamente individualizadas. Como su mandato no incluía los delitos de tortura, la comisión recomendó con éxito que se creara otra comisión para el efecto.

No es seguro que la comisión de la verdad que nos ofrezcan en Colombia si se logra la paz entre Gobierno y guerrillas sea de buena calidad. La sociedad debe exigir que sea supremamente fina, a diferencia de lo que ha ocurrido con los mecanismos “transicionales” de justicia y reparación introducidos en el país en la última década. Para ello, la comisión de la verdad no debería pensarse como sustituto sino como complemento de la investigación judicial. No puede aceptarse cual axioma la idea de que el sistema judicial es incapaz de esclarecer las violaciones e infracciones ocurridas en el último medio siglo. Es razonable considerar que es muy difícil lograrlo. Por lo tanto, la comisión realizaría una investigación extrajudicial cuyos resultados, además de tener el valor de un informe autorizado, alimentarían el juzgamiento de los casos que se fueran esclareciendo. Lograr el máximo de verdad y de justicia posible debería ser la consigna, y no conformarse con el mínimo alcanzable.

Las actuaciones y los avances de la comisión deberían ser públicos, para que la sociedad conozca y debata, a medida que se descubran, las barbaridades sucedidas. De esa forma, podrán adoptarse pronto, y con amplio respaldo social, los correctivos necesarios. Para eso se requiere desde ya una fuerte dinámica ciudadana que sea exigente en relación con los derechos de las víctimas (punto 5 de la agenda pactada) y con la conformación de una comisión de la verdad de alta calidad. Eso significa un serio compromiso político del Gobierno y las guerrillas con tales derechos, suficientes recursos humanos y económicos para el funcionamiento de la comisión y un sólido programa de seguridad para proteger a víctimas, testigos e investigadores. Si eso se logra, estaremos en capacidad de superar la crónica violación de derechos humanos a que hemos estado sometidos durante siglos y construir una sociedad basada en el respeto de los derechos de todas y todos los colombianos.

 

** Director de la Comisión Colombiana de Juristas. Las fuentes de esta columna pueden consultarse en www.coljuristas.org.

 

  • Gustavo Gallón Giraldo* | Elespectador.com

  • 7
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

7
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

razare

Mar, 11/06/2012 - 00:10
Tiene usted toda la razón, Dr. Gallón. Ojalá con ocasión de los diálogos de paz se integre una comisión de la verdad seria y fina para conocer lo que ha realmente ha sucedido en nuestro país en los últimos 50 años. Y no es necesario hacer comparación con las integradas en otros países para evitar errores. Aquí mismo tenemos el caso y en concreto me refiero a la tal comisión de la verdad, integrada por los Dres. Jorge Aníbal Gómez Gallego (ahora defensor de "Uribito"), Nilson Pinilla Pinilla (actual magistrado de la Corte Constitucional) y un tercero cuyo nombre se me escapa, designada d para "aclarar" los infortunados hechos sucedidos en el Palacio de Justicia; esa comisión nada "aclaró" y lo que hizo fue ocultar la verdad, redactando un informe mentiroso y amañado.
Opinión por:

iceve

Jue, 11/01/2012 - 18:13
Los retos que enfrentan la sociedad y el estado que la representa, insertos per se en el proceso de paz que comienza, son retos de todos los ódenes y ninguno de ellos calificable o clasificable de menor interés o como último dentro del espectro que conforman, por lo tanto el nivel de calidad de los entes que asuman la responsabilidad de enfrentarlos, debe ser la más alta, la más ética, la más calificada y la más objetiva posible, conformados con el recurso humano más calificado del que dispone la sociedad, porque en el fondo este no es un tema político, es un tema eminentemente social, manejado a través de los estamentos estatales.
Opinión por:

elmonpa

Jue, 11/01/2012 - 16:27
Hipoteticamente deberia existir una comisión de verdad fina pero eso no le conviene al gobierno o sea al sistema porque lo compromete por su actuación con los paramilitares que con los militares hacian el trabajo sucio en colombia.Lo felicito por su valentia y su claridad para expresar su pensamiento,sin su participación y la de los juristas democratas muchos delitos quedarian en la impunidad.
Opinión por:

paperez50

Jue, 11/01/2012 - 10:26
Sólo faltaría que este "jurista" fariano fuera parte de esa comisión... Podrían constituirla personajes independientes como el citado "jurista", Piedad Córdoba, Ernesto Samper, algún miembro de las cortes de "justicia", Iván Cepeda, etc... Así estariamos seguros de obtener la verdad de las FARC-hp
Opinión por:

Sariato

Jue, 11/01/2012 - 09:24
No siempre es la verdad, la que nos lleva a realizar un gran descubrimiento
Opinión por:

Sariato

Jue, 11/01/2012 - 09:22
Solo es posible acertar con el porvenir,si tratamos de descubrir las leyes del pasado
Opinión por:

Gonzalvo

Jue, 11/01/2012 - 08:04
Será difícil conformar una comisión de la verdad fina con resultados creíbles, si uno de los protagonistas de los mayores desmanes contra los derechos humanos, los terroristas, ya de antemano en este proceso de paz, advierten que ellos no han cometido ningún delito.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio