Santos habla de la paz y de la erradicación de cultivos ilícitos en Asamblea de la ONU

hace 36 mins
Por: Harry Sasson

Una refrescante tradición

Hace unos años visité Popayán, gracias a una gentil invitación del Guillermo Alberto González, en ese entonces gobernador del Cauca, y me llevó a probar el famoso salpicón de Baudilia, una preparación que aún hoy es, junto con las empanaditas de pipián, una institución en la tradición culinaria de esta ciudad del Pacífico colombiano.

El más tradicional se puede probar en el Parque de los Recuerdos, preparado por las herederas de la receta ancestral. Se hace con fruta picada en un jugo de mora, por ejemplo, luego se deja congelar y se raspa hasta formar un granizado rico en sabores tropicales y muy refrescante, coronado con un casco de naranja y un poco de leche condensada. Quiero presentarles, entonces, mi versión de este clásico payanés, que vamos a endulzar utilizando un almíbar simple, y que quedaría perfecto para un fin de semana soleado o para consentir a los niños con un poco de fruta y amor.

hsasson28@hotmail.com / www.harrysasson.com

Ingredientes

2 kilos de mora

1 taza de fresas picadas

1 taza de uchuvas picadas

2 tazas de pulpa de guanábana picada

Cascos de naranja

Leche condensada

2 tazas de agua

1 taza de azúcar

Preparación

Deje hervir durante cinco minutos el agua y el azúcar, y luego deje enfriar. Licue las moras endulzando con el almíbar al gusto y cuele. Mezcle las frutas picadas con el jugo y extienda en una lata de pastelería. Lleve al congelador, y cuando empiece a cristalizar raspe con una espátula. Repita cuatro o cinco veces este procedimiento (congelar y raspar) hasta formar una textura de escarcha ligera. Sirva en un vaso alto, acompañe con un casco de naranja y vierta encima un chorro generoso de leche condensada.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson