Publicidad
Augusto Trujillo Muñoz 15 Nov 2012 - 11:00 pm

Una responsabilidad histórica

Augusto Trujillo Muñoz

La paz no es la ausencia de conflictos sino el propósito de tramitarlos civilizadamente.

Por: Augusto Trujillo Muñoz
  • 15Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/una-responsabilidad-historica-columna-387210
    http://tinyurl.com/kyolvsb
  • 0

Para eso sirve el derecho. Las viejas tesis sobre el derecho como instrumento de dominación de una clase sobre otra, resultan anacrónicas. También las teorías holísticas –con respuestas para todo- que solían dividir la sociedad en dos clases o en dos ideologías, y el pensamiento entre verdad y error o blanco y negro. Nada de eso se corresponde con la realidad del mundo actual.

El mundo no es binario. Toda sociedad es plural y sólo los procedimientos elaborados en medio del derecho garantizan la vigencia de uas formas democráticas. La democracia es muchas cosas, pero también es procedimiento. Hay que construirla como una cultura, en vez de asumirla como una ideología.

El siglo xx cometió el error de ideologizar la vida y sobreideologizar el pensamiento. Convirtió la ideología en una especie de religión que hablaba en nombre de la ciencia. No sin razón dijo alguien que el hombre religioso sabe que cree, mientras el ideólogo cree que sabe. Ahora el mundo privilegia los principios democráticos sobre los principios ideológicos, entre otras cosas, porque muchos de éstos no son democráticos.

A propósito de la paz, buena parte del establecimiento colombiano pretende que las negociaciones supongan una rendición o un sometimiento guerrillero incondicional. Quienes militan en las Farc necesitan una oportunidad para reinventar su vida y la negociación debe dársela. Pero también deben demostrarle al país y al mundo que tienen consciencia de lo que significa una negociación política en el siglo xxi.

El discurso jurásico, el lenguaje anacrónico, la conducta bélica que mantienen contra la población civil conspiran contra cualquier respaldo que el pueblo colombiano le otorgue a las negociaciones. A los ojos del ciudadano común, las Farc son, cada día más, un grupo armado ilegal, y cada día menos, un grupo armado insurgente. La guerrilla, se ha convertido para no pocos de sus miembros en un sistema de vida. Semejante percepción da razones a los enemigos de la paz, en los extremos de la derecha y de la izquierda.

Tampoco ayuda el lenguaje de ciertos personajes del gobierno: “Ese es un paro de papel”, anota el ministro de defensa, a propósito de lo que ocurre en el Chocó. Mientras tanto los hechos evidencian otra cosa. Ni la guerra se gana con declaraciones, ni la paz se consigue maquillando realidades. Pero el palo más grande en la rueda del proceso es el talante sectario, fundamentalista y sobreideologizado de los voceros de las Farc, Simplemente no tiene sentido. La paz, hoy, exige tolerancia con quienes actúan y piensan distinto.

Sentarse a la mesa supone la voluntad de llegar a un acuerdo de mínimos, y así hay que mostrarlo. La negociación debe ser más de naturaleza política que de carácter temático. Ella no va a resolver los problemas sociales del país, sino a garantizar la viabilidad de las pretensiones de todos los actores políticos, en medio de unos procedimientos jurídicos y de una democracia más transparente. Eso sería un avance gigantesco. Pero no es fácil. Por eso la responsabilidad de las dos partes es histórica.

Ex senador, profesor universitario. atm@cidan.net

  • 3
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
3
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Boyancio

Mar, 11/20/2012 - 04:32
La nación de estrato alto, sumercé, como la de abajo, sea la majá pobre, desnutrida, deseducada y aburrida en vida, todas quieren la paz, lo que pasa es que lo de arriba quieren alfandoque, y los de abajo lo que toque
Opinión por:

Boyancio

Vie, 11/16/2012 - 06:01
...y vendrán más comentarios al respecto. Todo el que por acá opine, pués tiene su punto en cruz, su punto y coma callado, su punto y aparte de la vista normal y corriente, así las cosas, es mejor dejar que fluya el diálogo y soltarle la pita en la medida en que el viento y la buena voluntad lo demande, cual cometa de rabo largo en fibra volátil. Mientras tanto, el pensamiento uribista armado hace lo que sea para que el actual gobierno quede ni sapo reveentao...¡y así no se puede opinar con certeza!
Opinión por:

Sebastián Felipe

Vie, 11/16/2012 - 02:45
(1 a 5) Debió escribir con mayúscula: "Paz" (varias veces), "País", "siglo XX", "siglo XXI" y "Gobierno". (6) Debió poner coma antes de la conjunción adversativa "sino". (7) No debió tildar el adverbio "solo". (8) Debió escribir "las" en lugar de "uas". Y marros más.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio