Rodolfo Arango 28 Dic 2011 - 11:00 pm

Lo urbano y lo rural

Rodolfo Arango

Las ciudades están de moda. LA aglomeración de personas, recursos e ideas en espacios urbanos representa grandes oportunidades de crecimiento e innovación. Por lo menos es la convicción de muchos que siguen los planteamientos ajenos.

Por: Rodolfo Arango
  • 70Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/urbano-y-rural-columna-318851
    http://www.elespectador.com/opinion/urbano-y-rural-columna-318851
  • 0

Es el caso del senador conservador Juan Mario Laserna, quien luego de leer El triunfo de la ciudad, de Eduard Glaeser, profesor en Harvard e invitado a Colombia por Fedesarrollo y el Banco Mundial, afirma: “Este libro habla sobre el sentido que tendría la inversión en las ciudades sobre la inversión en los pueblos perdidos. En Colombia hay una obsesión por el campo y eso no está mal, pero si se quiere un país desarrollado hay que pensar en conglomerados y Colombia tiene que buscar un acuerdo político para adaptar el argumento de este economista a su sistema. Esto beneficiaría a más gente”. Sorpresivo, por decir lo menos, el comentario del político tolimense, que basó su campaña para Senado 2010-2014 en la recuperación del campo.

La anterior es una pieza maestra de reduccionismo económico. Es como si la historia ni el derecho existieran. ¿Dónde queda en el diagnóstico citadino el problema agrario; dónde el conflicto originado en el despojo violento de tierras; dónde las reivindicaciones que elevan millones de víctimas de los grupos ilegales, hoy tan generosamente tratados por las autoridades? Las reflexiones en torno al triunfo de la ciudad desconocen una llaga abierta en Colombia. Nada saben o quieren saber de la injusticia estructural en los campos del país. Esa injusticia, producto de las relaciones de explotación, violencia, servidumbre y vasallaje existentes, que socava las tradiciones, culturas y redes sociales de los campesinos, indígenas y afros, alejando cualquier posibilidad de paz. Al paraíso urbano con divertimento televisivo y centros comerciales que homogenizan al conglomerado, es posible oponer un país descentralizado y bien planeado; con miles de pueblos a escala humana, bien comunicados; con lazos de pertenencia; con autonomía política y administrativa; con diversidad lingüística, étnica, cultural y ambiental.

El diagnóstico que encandila a dirigentes, ciegos a la injusticia histórica con los pobladores rurales, parte de premisas equivocadas. Aquí sólo se masacró parcialmente a los pueblos aborígenes, no como en Estados Unidos, donde la liquidación fue casi total y la usurpación de territorios vecinos costumbre inveterada. Aquí tampoco se rinde culto a la agricultura extensiva, a los grandes macroproyectos agroindustriales con que sueñan los terratenientes del país para hacerse a los negocios del agua y de la alimentación que demandarán los gigantescos conglomerados; homogéneas masas de gente ávida de televisión por cable y comida chatarra. Algo más de elementos ganarían el escritor y el lector de marras para su propuesta de desarrollo si tematizaran la responsabilidad de hacendados e industriales —parecida a la de los empresarios alemanes beneficiarios del genocidio judío— en el despojo violento y la compra de tierras a bajos precios para cosechar enormes ganancias y contribuir patrióticamente a “cementar” el progreso nacional. El furor que despierta el descubrimiento de las macrociudades como foco de desarrollo económico —modelo que parece suscribir el nuevo alcalde de la capital y su progresismo— no parece capaz de escapar a la histórica contradicción entre un modelo de vida armonioso con el medio cultural y ambiental y uno fundado en el saqueo, la explotación y la subyugación humanas.

  • 0
  • 16
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Nacional venció a La Guaira y avanzó en la Sudamericana
  • Canacol Energy realiza importante hallazgo de gas en Magdalena Medio
  • Álvaro Uribe debe abandonar su actual vivienda en el norte de Bogotá

Lo más compartido

  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
  • El 'Ice Bucket Challenge' sólo ha generado en Colombia $50 mil
  • Opinión Ago 20 - 10:00 pm

    Vaginal

16
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

epifanio

Jue, 12/29/2011 - 18:41
Hasta cuando aprenderan los periódicos y los publicistas que la imagen publicitaria que nos asalta y tapa la visión cuando intentamos abrir un artículo es ODIOSA , IRRITANTE Y CONTRAPRODUCENTE... VA LA MADRE PAL QUE NO LA CIERRE CON RABIA INMEDIATAMENTE.. ENCUESTEN A LA GENTE ...REVISEN LOS CLICKS Y ME CUENTAN A VER SI EL INTOLERANTE SOY YO SOLAMENTE...
Opinión por:

Ordep Adasop

Jue, 12/29/2011 - 18:49
De acuerdo con epifanio, ya empiezo a detestar esa tarjeta de crédito.
Opinión por:

Western_BEHEMOT

Jue, 12/29/2011 - 17:29
o si alimentar a estas masas con la produccion de minifundio que no da ni para que los mismos campesinos coman y claro todo lo justifica diciendo que "es un olvido del campo y violecia e injusticio, bla, bla, bla...", pues bien, centremonos en el campo, y dejemos que el proceso de inercial migracion campo-ciudad que con o sin violencia se dara igual, solo que mas lento, y esperamos a ver que escribe usted dentro de diez años, cuando tengamos estos conglomerados que usted tanto detesta sin que les quepa un pobre mas y sin inversion en desarrollo, porque esta se hizo en el campo, en donde dentro de pocos lustros no vivira sino a lo sumo el 5% de poblacion. REACCIONE DEJE DE VIVIR EN LA NOSTALGIA RURAL Y JUSTIFICARSE DICIENDO QUE ESTA POR LA PAZ CON ARGUMENDOS ENDEBLES
Opinión por:

Western_BEHEMOT

Jue, 12/29/2011 - 17:23
Señor Arango, segun parece usted a la voz de aparecer como un pretendido defensor del ambiente, las comunidades rurales y la paz, termina siendo no mas que un incoherente panfletista que vocifera frases de cajon. Es mas, propone al campo y su ruralidad como comunidades ideales, libres de la infeccion de la modernidad (en todos sus aspectos -politico, economico, cultural etc), de la comida chatarra y el industrialismo, el cual sin embargo es el que trajo el incremento en todos los indicadores de calidad vida de la poblacion no solo de colombia sino del mundo, pero aun asi, se contradice y pretende no se si devolver a los desplazados al campo (que no se quieren devolver porque vivien mejor en la ciudad, asi sea en la ultima loma de ciudad bolivar),
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Jue, 12/29/2011 - 14:30
"Sorpresivo el comentario del político tolimense, que basó su campaña para Senado 2010-2014 en la recuperación del campo". Ojo, más que la discusión "costo/beneficio", estos oximorones de economía política del neoliberalismo danzan al agitado ritmo del marketing. Comprar y vender mercancias (cualquier cosa es susceptible de convertirse en mercancía) donde sea y cómo sea es la lógica de estos bacanes que nos gobiernan. Como cantaría Chico Buarque: "Aqui na terra 'tão jogando futebol (en la ciudad es como jugar al fútbol) / Tem muito samba, muito choro e rock'n'roll (rumba, mucho llanto y rock and roll) / Uns dias chove, noutros dias bate sol (a veces llueve, y otras veces pega el sol) / Mas o que eu quero é lhe dizer que a coisa aqui tá preta (lo cierto es que la cosa está brava). Les im-
Opinión por:

Sybill P. Trelawney

Jue, 12/29/2011 - 14:52
porta "a reverend ass".La discusión por supuesto es interesante e imperativo sostener el debate pero ¡qué les van a importar las sesudas argumentaciones a la luz de la "historia y del derecho"! Uno de los ejemplos más onerosos es la capital antioqueña, neurótico altar de la macrocefalia regional. Como el atávico caso de esquizofrenia de ciertas individualidades -generaciones de hambre y escasez- cuando existían los arquetípicos escaparates. Venerables antepasados guardando bajo celosa llave: ropa, documentos y comida en el mismo espacio. Allí, en ese tutelar mueble de madera encaletaban dulces y chorizos indiscriminadamente. Medellín es la obcecada y palmaria demostración de una turba descendencia que, contrariando las leyes de la física, quiso concentrar a Antioquia en un estrecho valle.
Opinión por:

javierache

Jue, 12/29/2011 - 13:58
Ejecutando proyectos de electrificación rural he evidenciado el creciemiento tan disperso como desordendo - antieconómico - de la población rural. Lo que se piensa para 10 casas - una en diferente loma - al poco tiempo queda obsoleto porque cada una de las diez casas se ha multiplicado por tres; los niños, en vez de asistir a un colegio de calidad grande, debe elegir una de las muchas escuelitas de vereda de pésima calidad; no se concentra la maquinaria para darle valor agregado a los productos que con esfuerzo trabaja el campesino,etc
Opinión por:

seamus

Jue, 12/29/2011 - 10:04
La columna de Arango es una pieza maestra del reduccionismo al que nos tiene sometido el mamertismo nacional. A partir de argumentos seudo-morales reproduce la creencia de muchos de que el desarrollo debe partir de medidas humanitarias, a costa de inversiones a largo plazo que, de ser exitosas, terminarían elevando el nivel de vida de los ciudadanos tanto del campo como de la ciudad. Por argumentaciones como estas se sigue judicializando el modelo liberal, sin que en lo esencial se analicen las implicaciones para el desarrollo nacional de un modelo seudo social-democrata que necesariamente termina privilegiando el tribalismo, la reproducción de la desigualdad y la pobreza que sobrevive y se reproduce gracias a los subsidios injustificados.
Opinión por:

flecha veloz 1943

Jue, 12/29/2011 - 12:50
Y las cifras de "despojados" suman más de 3.5 millones que se vinieron para las cuidades para formar "tribus"-según ustedes los neoliberales- de vagos que no hacen más que pedir "injustificadas" limósnas en los semáforos , afeando el paisaje urbano y ahuyentando el turismo, ala. Tampoco debemos olvidar a esos centenares de miles de mamertos dados de baja por esos, sus héroes de la motosierra, de los hornos crematorios y demás adelantos modernos. Vaya manera de estorbar el progreso de los narcocultivos y demás lindezas. Alabado sea el progreso. (2)
Opinión por:

flecha veloz 1943

Jue, 12/29/2011 - 12:30
Cuando se reducen los argumentos a poner apelativos y calificativos y ha seguir ciegamente doctrinas que se están comprobando con hechos y manifestaciones de multitudes de personas en todo el mundo que el modelo neoliberal se está derrumbando, entonces querido "seamus", lo único que nos hace falta es alabar y bendecir el despojo de más de 5 millones de hectáreas para dedicarlas al progreso, a los biocombustibles, a los transgénicos (imagino que usted es biólogo o agrónomo, o zootecnista para hablar con propiedad del asunto). Pero acordémonos que ese despojo no se hizo con los sesudos argumentos de sus prosélitos aperturistas. Se hizo a punta de genocidios plani ficados desde las más altas esferas del poder colombiano y de otras latitudes (buenos cipayos que somos!) (1)
Opinión por:

seamus

Jue, 12/29/2011 - 10:09
Lo que el Senador esencialmente propone es que si han de existir aglomeraciones urbanas, estas deben existir porque por sí mismas han logrado consolidar su sostenibilidad económica. No es justificable defender la existencia de municipios por la sola idea romántica de que ellos representan un ideal de la vida rural sobre la modernidad de las ciudades. Eso es un reduccionismo irracional que reproduce la existencia de muchos pueblos de nuestro país que por razones de infraestructura, estructura productiva y capital social no tienen futuro alguno. Ojalá Arango dejara de leer libros que confirman sus opiniones y se dedicara a leer los documentos de aquellos que con tanta soberbia se dedica a criticar.
Opinión por:

luispuyana

Jue, 12/29/2011 - 04:47
EL PROBLEMA CENTRAL DE LA VIVIENDA, como todos los demás tienen un común denominador que no es otro que la conentración de tierras urbanas y rurales en manos unas de los terratenientes y en otras del capital financiero, cuyos bancos se engordan con las descomunlaes mesadas que les proporcionana estos gobierno neoliberales a manera de subsidios, dizque enregados a los nuevos propietarios de vivienda, cuando éstos en la práctica no reciben un centavo de tales subsidios de vivienda SINO LOS RECIBEN LOS BANCOS FINANCIEROS. tODO ELLO A INCREMENTADO EL CONTRASTRE ENTRE LA CIUDAD Y EL CAMPO.
Opinión por:

Segregacionpatria

Jue, 12/29/2011 - 03:55
como no se investiga a lo bien debido, no se detecta el deseo de miles de personas de venirse a vivir al campo, y todo esa movida, aparentemente hacia abajo, sea regresar al campo, viene de vieja data. Pues en antes, cuando ya la colonia era insoportable, los palenques, aldeas indígenas y las rochelas se fueron engordando hasta formar los pueblos de hoy. Precisamente, cuado se quiere vivir lejos de las ciudades que ya no se pueden soportar por la violencia, la falta de planeación urbana, falta de policía profesional. Si los estúpidos gobernantes tuvieran más vías de penetración en buen estado, miles de extranjeros y nacionales se metieran a vivir sus últimos años al pie de monte, sea en las afueras de las ciudades en busca de la paz negada en la urbe con su música estridente y la pitadera.
Opinión por:

luispuyana

Jue, 12/29/2011 - 02:39
Lo que sucedió en Colombia paso en el resto de América y en Europa y en Rusia y China al producirse en éstas últimas la gran contrarrevolución de los alzados terratenientes que retomaron las enormes granjas estatales bajo la alianza del capitalismo financiero local y se impuso así el neoliberalismo. El lema de Mao de que primero el campo que la ciudad bajo la consigna de que el acero es primero para tractores que para carros fue demolida y Pekin como México y otras ciudades fueron inundadas de vehículos contaminando el ambiente haciendo invivible las ciudades. Los campos fueron abandonados en la medida que crecia la concentración de tierras en pocas. La propiedad urbana se encareció mientras la rural fue tomada por los terratenientes. SE IMPUSO EL MODELO NEOLIBERAL EN TODO EL PLANETA.
Opinión por:

luispuyana

Jue, 12/29/2011 - 02:32
ES EN LA TIERRA DONDE ESTÁ EL FUTURO DE LA HUMANIDAD Y NO AL REVÉS, el siglo XX con la gran concentración de tierras en muy pocas manos desplazó millones de ciudadanos del agro hacia las ciudades y las tierras públicas fueron apropiadas por sectores de inversionistas financieros, los que encarecieron los terrenos y sobre ellos se montaron enormes edificaciones para vivienda, como ocurrió en Bogotá por toda la 26 hasta el aeropuerto El Dorado, igual ocurrió en los centros de cada ciudad desplazando a la gente pobre de sus viviendas para crear centros comerciales. Los trabajadores y clase media fueron arrinconados a suelos erosionados y en laderas. Se inició desde el gobierno espurio de Pastrana cuando ingresaron las instituciones financieras de vivienda que desplazaron los bancos estatales.
Opinión por:

pemasa

Mie, 12/28/2011 - 23:26
las ciudades estan de moda porque uribe y sus secuases desplazaron a mas de 4'000.000 de colombianos de sus tierras y simultaneamente los despojaron de igual numero sde tierras .
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio