Por: Juan Pablo Calvás

Uribe paparazzo

Nunca pensé que la cuenta de Twitter del expresidente Uribe terminaría convertida en una especie de diario El Espacio en las redes sociales.

No lo digo con mala intención, pues cada cual es libre de poner lo que quiera en su ‘timeline’ de Twitter, pero es innegable que poco a poco los mensajes instantáneos que salen de la cuenta del ex mandatario logran condensar amarillismo, morbo e indolencia.

¿De qué otra forma se podrían justificar las 15 fotos del atentado en el Putumayo publicadas hace un par de días? ¿Cómo explicar lo que hizo hace dos semanas con las dolorosas imágenes de los policías asesinados en La Guajira?

Al igual que el periódico El Espacio, el ex presidente anda buscando atraer lectores (o medios de comunicación) a su cuenta de Twitter y como ya no basta con los trinos altisonantes o las frases retadoras que otrora lanzaba al gobierno Santos (o gobierno Chávez, o gobierno Correa), ahora ha dado el salto hacia el mundo gráfico siguiendo la vieja premisa de que una imagen vale más que mil palabras o, en el caso de Twitter, una imagen vale más que 140 caracteres.

Resulta dudoso el argumento según el cual el ex mandatario usa esas imágenes para que los colombianos dimensionemos la realidad del conflicto y salgamos del mutismo en que los medios de comunicación han sumido al país. Primero que todo, en ningún medio (a menos que sea el diario El Espacio) se pondrían a publicar las sangrientas y dolorosas fotos de los policías asesinados, es simple cuestión de respeto con los televidentes o lectores. Y, por otro lado, si se publicaran dichas imágenes o la de los camiones en el Putumayo no sería para editorializar o magnificar historias con frases del corte: “Pte Santos por favor no nos arroje al abismo!” (sic).

Si el expresidente quiere llamar la atención sobre los problemas de seguridad por los que atraviesa el país, que se arme de cifras, datos, mapas, testimonios o cualquier tipo de argumento que demuestre que las cosas hoy están peor que cuando él habitaba la Casa de Nariño, pero jugar a hacerle eco al terrorismo sembrando incertidumbre es entrar en ese mismo juego que él rechazaba hasta hace algunos años.

¿No era Uribe el que iba a las poblaciones después de los atentados terroristas y nos decía que no debíamos dejarnos amedrentar y que debíamos seguir adelante como si nada hubiera pasado?

¡Cómo cambia la gente!

---

#PreguntaSuelta: ¿Y a usted le va a cambiar la vida el hecho de que el Papa haya renunciado?

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Pablo Calvás