Publicidad
Luis Carvajal Basto 2 Jun 2013 - 11:00 pm

Venezuela: crisis y oportunidad

Luis Carvajal Basto

El uso reiterado de lenguaje violento, amenazas y denuncias contra supuestos enemigos externos puede ser una forma de hacer política al interior, pero también una señal de debilidad.

Por: Luis Carvajal Basto
  • 32Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/venezuela-crisis-y-oportunidad-columna-425654
    http://tinyurl.com/mped5dc
  • 0

Mejor buenos gobiernos y adecuadas políticas que inculpar a los vecinos por un acto de elemental cortesía y por lo que sucede o deja de ocurrir en Venezuela. ¿Valdrá la pena repetir episodios, ya conocidos, que en lugar de mejorar deterioran una relación fraterna por naturaleza?

Los problemas de nuestros hermanos venezolanos no se encuentran, mayormente, en Colombia. Qué Maduro no era Chávez, para los venezolanos, se notó en los apretados resultados de las elecciones presidenciales. Qué después de tantos años en el gobierno el proyecto Chavista evidencia desgaste, también. Qué el desabastecimiento resultante de la crisis cambiaria y los problemas de pagos están generando una nueva y negativa coyuntura en Venezuela, es evidente. Ninguno de ellos es responsabilidad de Colombia.

A Maduro se le ha crecido una débil oposición política y se observa fraccionamiento en el bloque de poder, con un Cabello que parece tener agenda propia y el respaldo de sectores importantes de unas fuerzas armadas deliberadamente politizadas. Sus declaraciones incendiarias, después de la reunión Santos-Capriles, no le dejaron mucho margen de maniobra al mismo Maduro, quien no podía aparecer, ante sus propias fuerzas, menos radical o “patriota” que aquel, amplificando la actual crisis.

El gobierno de Colombia ha actuado diplomáticamente en este episodio. No tuvo inconveniente en reconocer al nuevo gobierno y el resultado de las pasadas elecciones, pero tampoco en escuchar al líder de una oposición en ascenso que ha salido a denunciar el supuesto fraude electoral por el vecindario. Se dice, incluso, que en un acto amistoso el gobierno de Colombia notificó, sin necesidad de hacerlo, al de Venezuela previamente sobre la visita de Capriles, de manera privada. No ha respondido, y lo ha hecho bien, tampoco a tanto insulto que a nadie conviene.

El vuelo político que ha tomado la oposición venezolana, en el trasfondo de todo este asunto, puede explicarse más por los propios desaciertos del gobierno que por la intervención de terceros o por los hechos positivos de sus contradictores internos. Los resultados electorales demuestran que para desgastarse al interior del país, Maduro no necesita ayuda. Una mirada a la estructura productiva y al comercio venezolano, por ejemplo, revela que el desplazamiento, hacia el Estado del control y administración del comercio está en el origen de la actual crisis cambiaria: en un periodo de doce años, de 1999 a 2012, el gobierno triplicó su participación en las importaciones totales mientras que los exportadores privados vieron reducida, hasta casi desaparecer, su participación (inferior al 2%) en el total de exportaciones. Todo eso ocurrió en un espacio de tiempo en el que el precio del petróleo pasó de 18 a 100 dólares haciendo la crisis cambiaria inexplicable sino fuera por los desaciertos en la ejecución de políticas.

Si los problemas de Venezuela no se encuentran en Colombia, una parte de sus soluciones sí: Maduro debería considerar, más bien, que la puerta abierta por Santos a la oposición venezolana es una forma de canalizar las expresiones de un sector amplio de la población que, luego de acusarle de fraude, se muestra renuente a dialogar con él, anunciando tiempos difíciles para nuestros paisanos del otro lado del Arauca. El escenario tiene tendencia a empeorar con los precios del petróleo a la baja en 2013 por la caída en la demanda China, la recesión en Europa y los efectos de la revolución tecnológica que empieza diversificar y cambiar el panorama de las fuentes de energía.

Podrían también estimar los dos gobiernos que una forma práctica de resolver los problemas es continuar con la recuperación del intercambio comercial venido a menos por decisiones políticas desde 2010, cuando el comercio legal se redujo en más de un 70%.Reducir aranceles al comercio entre ambos países es condición indispensable pero no suficiente. Como el problema, para los empresarios colombianos, es de pagos (Si pagan en tres días los surtimos, ha dicho el presidente de FENALCO) Valdría la pena rescatar una propuesta realizada hace años por el Liberalismo colombiano, según la cual Venezuela podría pagarnos sus importaciones con petróleo, manejando las cuentas entre gobiernos, tal y como se hacía en otros tiempos con los países de la cortina de hierro que a cambio de café nos entregaban automóviles, aunque fueran obsoletos.

Las crisis son, por lo general, oportunidades. Esperemos que la dirigencia venezolana tenga la prudencia y visión necesarias para convertir esta en una.
@herejesyluis

 

  • Luis Carvajal Basto | Elespectador.com

  • 8
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Entre lágrimas se despidió David Ospina del Niza francés
  • "En mi nombre no, por favor"
  • El día que Jean-Claude Van Damme decidió bailar el 'Ras tas tas'
8
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

juflomo

Lun, 06/03/2013 - 20:11
Maduro no sabe de finanzas, economía y manejo de Estado, tampoco se deja ayudar por lo que sí saben y lo pueden asesorar correctamente, en una palabra, no es ESTADISTA y así nunca sacará adelante a Venezuela de la grave crisis en la que se debate día a día. Mientras está peleando con el Gobierno Colombiano, debería estar matriculado en una universidad aprendiendo las áreas arriba anunciadas.
Opinión por:

Toribio

Lun, 06/03/2013 - 18:16
Las crisis son oportunidades para hallar soluciones y el país vecino según las que se oye anda bastante mal sobre todo en productos de la canasta familiar que bien podrían suministrase desde Colombia; lo que es factible, si son buenos pagadores, pero eso de que todavía deben desde un tiempo ya bien largon, o les garantiza que ahora les den al fiado.
Opinión por:

patogeno

Lun, 06/03/2013 - 11:21
Aprenda a redactar; qué galimatías!!!
Opinión por:

visualizador

Lun, 06/03/2013 - 08:25
QUE SE PUEDE ESPERAR DEUN CHOFER? Y MENOS DE ESTE IMMADURO. EL SOLO VE PAJARITOS EN EL AIRE, ESTA ESPERANDO QUE ALGIEN LO BAJE, Y OJALA SEA PRONTO.
Opinión por:

juflomo

Lun, 06/03/2013 - 20:15
De un CHOFER sí se puede esperar mucho siempre y cuando, ese "chofer" (como despectivamente tildan a Maduro), saque tiempo para adelantar estudios de ESTADISTA y aplique sus conocimientos en beneficio de sus gobernados, por ahora, tristemente la realidad es la ignorancia como mandatario de Venezuela del Sr. Maduro
Opinión por:

Ficheca

Lun, 06/03/2013 - 08:09
Cuando lo más claro, que cualquier desprevenido puede ver, es que Capriles, así en el fondo de su corazón le diga que los resultados electorales fueron los reales, el está aprovechando la estrechez de los mismos, para desestabilizar a Venezuela; esto ha sido muy claro, con todas sus actuaciones violentas, desde el intento de golpe de estado en el 2002. Entonces a una persona que actuado como el lo ha hecho, y entendiendo sus claras intensiones, y agregándole ingredientes tan importantes para nuestro país, como son, el proceso de paz y la re composición de las relaciones comerciales, señor columnista, aquí no cabe el término "elemental acto de cortesía" aquí, para no ser tan duro con el presidente Santos, que entiendo, se le ha visto buenas intenciones, fué un desatino de gran dimensión.
Opinión por:

preocupadoporcolombia

Lun, 06/03/2013 - 07:11
Que un vecino quiera Recibir al golpista que quiere incendiarte la casa es un acto de agresión...Capriles anda por el mundo en una campaña de desestabilizacion de venezuela no importa las consecuencias que eso tenga para el bienestar de los venezolanos...ese bienestar nunca le ha quitado el sueño
Opinión por:

martaluribe

Lun, 06/03/2013 - 10:07
Es impreciso, en su comentario. Capriles hasta donde se no ha hecho golpe de Estado. Paranoico. Si, ha denunciado por el mundo fraude en las elecciones, y esta en todo su derecho. Maduro, lamentablemente, quiere, ser Chavez 2, creyendo que apunta de insultar a todo el mundo, creen que todo el mundo les va a tener miedo, y los van a apoyar, por ser ellos. La gente se cansa, de que sus gobernantes no hagan lo que tienen que hacer, y que actúen solo por poder. Hasta el mas indignado, si empieza a sufrir las consecuencias, de las disputas internas y externas, de sus gobernantes, se voltea. Se dan cuenta que no eligieron al que les ofrecia una mejor vida. Y eso siempre será asi. Como en Cuba. Mucha gente calla, pero quiesieran otra vida. y los que se atreven a opinar por un cambio los persiguen
Opinión por:

sincorruptos

Lun, 06/03/2013 - 06:18
Sonhar no cuesta nada. jajajajaja
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio