Publicidad
Ana Milena Muñoz de Gaviria 24 Abr 2013 - 11:00 pm

Venezuela madura a la fuerza

Ana Milena Muñoz de Gaviria

Muchas preguntas aparecen ante la actitud del Gobierno venezolano y el afán de reconocer rápidamente al presidente encargado y candidato Maduro como ganador y lo que muestra es que cuando se es arte y parte, cuando la neutralidad de las instituciones de control está en entredicho, cuando los resultados fueron demorados y el sistema estuvo caído, cuando las elecciones estaban tan apretadas, cuando el país está tan dividido y radicalizado, cuando una auditoría en las mesas fue en principio denegada, se intuye que algo no está claro.

Por: Ana Milena Muñoz de Gaviria
  • 50Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/venezuela-madura-fuerza-columna-418231
    http://tinyurl.com/bzt76fp
  • 0
insertar

Efectivamente, los 272.000 votos de diferencia dan ganador a Maduro y en franca lid ganó, pero deja dudas el comportamiento al no aceptar inicialmente una auditoría de las mesas de votación que al final fue impuesta por petición de los presidentes de Unasur. Finalmente esta es importante en aras de la transparencia y la legitimidad.

No es tampoco fácil la posición de los países vecinos, ni la de Colombia, frente a todo el proceso. Se entiende la de los países que están en el círculo chavista: ellos serán incondicionales pues dependen económicamente de la ayuda económica de Venezuela; pero para los otros países no necesariamente lo es. Priman entonces, más que los valores democráticos, las relaciones y los intereses económicos y es que no son nuevos los chantajes de nacionalizaciones de empresas extranjeras en Venezuela. Finalmente, Venezuela es un país rico con importantes recursos naturales y el petróleo es su gran poder.

Hay riqueza y muchos se han lucrado por distintos motivos, contratos o contribuciones de terceros, pero igualmente muchos se han empobrecido por falta de oportunidades y trabajo, especialmente las clases medias; otros han tenido que salir del país, pero el discurso popular de polarización de clases, los múltiples subsidios en los que la gente sólo recibe pero no trabaja, son el sustento popular que mantiene el gobierno. La distribución y la búsqueda de igualdad se hacen entregando recursos, pero no buscando desarrollo. La igualdad pareciera más acercarse a la pobreza que a la riqueza. Y para ellos esa es la gran revolución que no se sabe hasta cuándo se mantendrá y para muchos expertos está tocando fin la caja menor, teniendo que tomar medidas poco populares, como la devaluación o buscando nuevos recursos empeñando el país con las exportaciones futuras de petróleo. Para Colombia las relaciones con Venezuela son importantes, el apoyo en el proceso de paz, las relaciones comerciales y la vecindad.

No soy chavista ni lo fui. Creo que Chávez llegó al poder democráticamente pero después su abuso del poder y los cambios constitucionales y el desequilibrio de poderes cambiaron todo. Lo único claro es que no es fácil pertenecer a la oposición en Venezuela y, por qué no, en muchos países de América Latina que siguen esta corriente; y no lo es ni política ni mediáticamente. La democracia está en entredicho, ¿pero cuál democracia? Pues desde hace tiempo las libertades fueron coartadas y más la libertad de prensa y de expresión. Maduro cuestionaba la posición de una cadena que pasó una rueda de prensa de Capriles, y los amenazaba. Igualmente Maduro se posesionó como presidente encargado a la fuerza el 10 de enero, por encima de la Constitución, pues le tocaba al presidente del Congreso asumir. Hasta ahora Maduro está victorioso, pero está debilitado. Maduro no es Chávez y por supuesto no será fácil. Hay que esperar un tiempo para saber qué pasará, pero Maduro hará todo para quedarse. ¿Será que Venezuela madura a la fuerza?

 

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 22
  • Enviar
  • Imprimir
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio