Publicidad
Piedad Bonnett 3 Nov 2012 - 11:00 pm

La vida está en otra parte

Piedad Bonnett

La frase es de Rimbaud, quien a los 20 años, después de una adolescencia tormentosa y de escribir Una temporada en el infierno, tomó la decisión de abandonar para siempre Francia y la poesía, y emprendió una aventura que terminó en Abisinia, donde se hizo traficante de armas.

Por: Piedad Bonnett
  • 126Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/vida-esta-otra-parte-columna-385083
    http://tinyurl.com/ceqd5gn
  • 0

Pienso en esta frase cuando repaso, ahora que se adelantan las conversaciones de paz, la vida de tantos hombres y mujeres que, dando un viraje definitivo a sus vidas, ingresaron a la guerrilla creyendo que la vía armada era el único camino para el cambio. No hablo de los cientos de muchachos que engrosaron sus filas llevados por la falta de oportunidades, atraídos sólo por las armas o empujados por el ánimo de venganza; tampoco de los cientos de campesinos o muchachos de los barrios populares que han sido reclutados a la fuerza, de manera infame. Hablo de los que, conscientemente y empujados por una fe, decidieron dedicar su vida a una lucha que, a medida que fueron pasando los años, fue perdiendo norte y sentido, degradándose y cayendo en acciones brutales y sanguinarias. En algún momento de sus vidas los curas Camilo Torres, Pérez y Laín, pero también Bateman, Carlos Pizarro, Simón Trinidad, Tania Nijmeijer y muchos otros creyeron, impulsados por la sensibilidad, el idealismo, la indignación, que la vida estaba en otra parte, y partieron para el monte llevados por una convicción profunda, por un desacuerdo visceral con un sistema que encontraban y siguen encontrando injusto.

Se equivocaron, pero no todos de la misma manera, pues no era lo mismo apostarle al sueño revolucionario en los años sesenta, como hicieron tantos, empujados por la conciencia de las desigualdades e injusticias y por un idealismo alimentado por una revolución cubana todavía prometedora, que adherir, como la romántica Tanja Nijmeijer, a la guerrilla fosilizada y arbitraria de finales del XX, permeada ya por el narcotráfico y dedicada, en muchos casos, a masacrar a los mismos humildes por los cuales se supone que luchan. Se necesita valor, y mucho, para devolverse una vez se acepta que la vía elegida está equivocada. Lo tuvieron algunos, como Jaime Arenas, Carlos Pizarro o León Valencia, que decidieron regresar a dar la lucha desde la política o el periodismo, a sabiendas de que el fanatismo de los mismos correligionarios o de la derecha ciega podía eliminarlos, tal y como les sucedió a los dos primeros. Otros, en cambio, quedaron atrapados, bien porque su fe seguía viva, bien por su tozudez o su miopía. Y porque es mucho más fácil empezar una guerra que terminarla. “He ido tan lejos en el lago de la sangre, que si no avanzara más, retroceder sería tan dañino como el ganar la otra orilla”, dice Macbeth, y lo mismo podrían decir muchos de los guerrilleros y paramilitares de este país.

Hoy, a pesar de tener un país igualmente injusto que hace 50 años, devastado por la corrupción y la inequidad, ya a nadie le queda duda de que la lucha armada no trajo el cambio. Y en cambio es triste hacer el balance de las vidas que esta guerra fallida arrasó: no sólo las de las innumerables víctimas que aún no tienen reparación y justicia, atropelladas en nombre de la revolución, sino las de los que soñaron alguna vez con hacerla. Nos duele el destino de un hombre generoso como Camilo Torres, o el de Simón Trinidad, que renunció a sus comodidades, justamente indignado por el sacrificio de la UP, o el de la sensible e ingenua Tanja, que hoy hace parte de una guerrilla cuyos excesos ella misma delata en su diario. Ahora, los dirigentes de las Farc tiene de nuevo la oportunidad de soñar que la vida está en otra parte: en el territorio político, donde podrán dar sus últimas batallas.

Posdata: En la columna anterior un acucioso corrector, al cambiarme una palabra, me hizo incurrir en el abominable dequeísmo. Aclaro que soy inocente.

  • 0
  • 17
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Tras más de un año de sequía, la lluvia volvió a La Guajira
  • "Si quiere llamarme alarmista hágalo"
  • Medellín y Santiago de Chile, las mejores ciudades para vivir en Latinoamérica
17
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Andeor

Sab, 11/10/2012 - 08:51
De acuerdo, Piedad, pero no creo que en esta columna una falta de concordancia sea obra de un acucioso corrector: "... a la guerrilla fosilizada y arbitraria de finales del XX, permeada ya por el narcotráfico y dedicada, en muchos casos, a masacrar a los mismos humildes por los cuales se supone que luchan". Es la guerrilla fosilizada la que lucha por los humildes, de manera que el verbo no se refiere a estos sino a la guerrilla y de ahí que debió ir en singular. Excelente columna.
Opinión por:

laurika

Lun, 11/05/2012 - 09:53
Esta poetastra anda descocada, pues ha perdido el contexto de la frase de Rimbaud, el iluminado adolescente, profeta del desencanto capitalista, expresión clara del malestar de la cultura filistea que emana de periodicios y demás desperdicios mentales.Que la vida esté en otra parte es claro síntoma de una enfermedad, de una patología visible muy parecida al cancer tanto físico como espiritual.Ese cancer tiene el color del cobre, de la plata con las que se plasma la verdad y hasta Dios, como lo hacen los gringos en sus monedas representativas del dolar omnipotente, o motor inmóvil, que no es tan inmóvil como parece.
Opinión por:

Ar mareo

Dom, 11/04/2012 - 13:49
Parece q el pais perdio 50 anhos pues con excepcion de los de la lista de Forbes, por aqui las cosas siguen igual...Y q ahora no salgan a hecharle la culpa a los Espanholes, o a los gringos o, al invierno... pues los responsables todos tienen cedula colombiana
Opinión por:

Marmota Perezosa

Dom, 11/04/2012 - 12:34
Qué fácil desde la comodidad de su escritorio hacerle eco al establecimiento y sus medios para descalificar la lucha armada y así aliviar su conciencia burguesa.........Rebusca ud muchos motivos para el ingreso de los jóvenes a la guerrilla , paras y otros......Se le olvida que ellos en un 90 % no saben qué es ideología , sino que no tienen otra ocupación.......Dice que tienen una última oportunidad de dejar las armas e incorporarse a la política........Desconoce ud que en todas las entregas los han traicionado y matado desde los comuneros , Guadalupe , Pizarro , etc.......Lea la historia
Opinión por:

leon felipe

Jue, 11/08/2012 - 06:58
entocen qué Marmota hay que seguir hechando bala, poniendo minas, narcotraficando, matando y secuestrando policias, (para no aliviar la conciencia burguesa) que facil es aferrarse a una ideología y sembrar el terror y la desolación en su nombre, que dficil es reconocer los errores, hablar hoy de lucha armada significa, asesinato, violación de derechos humanos, desplazamiento de familias, el estado también debe reconocer sus errores, la articulación de sectores de las fuerzas armadas con la criminalidad paramilitar y narcotraficante.
Opinión por:

Falimemen

Dom, 11/04/2012 - 13:09
En efecto no les han brindado una salida que no tenga una trampa mortal al final del camino, llevandolos a seguir en su lucha armada para sentir seguridad en la defensión de sus vidas. Tambien esta la masacre de la unión patriótica, como pedirle garantías a la guerrilla, cuando el estado nunca las ha otorgado en sus actos.
Opinión por:

Requeñeque

Dom, 11/04/2012 - 12:01
Y como quiere que el cambio haya llegado si la guerrilla no ha ganado la guerra, ni la ganará jamás...
Opinión por:

Falimemen

Dom, 11/04/2012 - 11:40
La guerrilla la cagó por perder el rumbo, sus ideales, comprados con dineros del narcotráfico, narcotráfico acrecentado por los bancos, que a su vez son opuestos en pensamiento a las guerrillas, todo un negocio entre supuestos enemigos, el poder, el dinero, lo pueden por encima del corazón, ese mensaje nos lo dan tanto el gobierno como las guerrillas con sus estúpidos orgullos, el gobierno masacrando a espaldas de todos, dandole un sentido de justicia a sus asesinatos, llamándolos bajas, la guerrilla haciendolo frente a los medios audiovisuales que contrastan un poco más el rojo en las pantallas que nos vieron nacer, juntos cometen los mismos actos pero uno de estos bandos no tiene voz, entonces su enemigo se torna su vocero.
Opinión por:

Falimemen

Dom, 11/04/2012 - 11:50
la pregunta que surge, a quien se le puede creer si ninguno dice la verdad? y además, como en algunas campañas políticas, tanto uno como el otro se tratan de lo peor, no pueden deterner nunca una batalla, no pueden llegar a un acuerdo, por desconfianza, generada por parte y parte. El planteamiento está mal, no se trata de ganar una guerra, ya tan longeva esta, si no como rayos podemos detenerla, decidir si seguir con la industria de la guerra o cambiamos a la nueva industria de la paz, teniendo en cuenta que por lo general las industrias crecen con el tiempo.
Opinión por:

AliFerzat

Dom, 11/04/2012 - 11:30
"Todo es cuestion de puntos de vista, y la desgracia es a menudo el signo de una falsa interpretacion de la vida" Henry de Montherlant
Opinión por:

lucyur@hotmail.com

Dom, 11/04/2012 - 11:15
Excelente articulo, querida Piedad. La paz solo es posible cuando tomemos conciencia y actuemos coherente y cohesionadamente para que la clase dirigente corrupta cese el saqueo de las arcas del Estado, y nuestro compromiso en reducir los indices de analfabetismo, deficit habitacional, empleo, destruccion del ecosistema y miseria en que vive gran parte de nuestra poblacion. De ahi que estos lideres de izquierda hayan optado por caminos opcionales donde desafortunadamente, la muerte por escencia no fructifica.
Opinión por:

Gonzalvo

Dom, 11/04/2012 - 09:40
El hecho que los idealistas revolucionarios de los 60, no hubieran conseguido nada después de inútil guerra cincuentenaria , no quiere decir que estuvieran equivocados en sus fines originales ,sino en el método que optaron para conseguirlos; la lucha armada y grave si ,que los pocos que lo hicieron por el convencimiento de su lucha y que por su preparación debieron ser conscientes de su fracaso, hubieran seguido alimentando su árida tarea con personas, que lo hacían por intereses económicos,reclutados por la fuerza o por venganzas o por instintos asesinos, causando estragos como desplazamientos , masacres , atraso, más violencia y al final quedar con las manos vacías.
Opinión por:

Boyancio

Dom, 11/04/2012 - 04:51
De todas maneras, sumercé, si no fuera por esa rebeldía, desde de cuenta que: se han hecho cambios fundamentales para tratar de buscar la buena justicia, ¿qué tal si nadita de nada de esas cosas que incomodan a las señoras de buen vertir y moña Pompidú.?..hombe, yo le digo que todo el territorio estuviera ni la Costa Caribe, olvidada, abandonada, y entretenida entre el ron y las ganas de bailá. Dése una pasaita por los pueblos rivereños, por las ciénagas, paque vea bastante pelao barrigón enrepleto de lombrices, y viejos tirados en los patios durmiendo en camas sin colchón, arrastrando su pesar con las mismas chancletas ni sapo reventado, y en camiseta manchada de dolor añejo y meditado en abundancia triste. Puro desespero, por eso es bueno no tener privilegios, vaya uno a saber la repica
Opinión por:

Boyancio

Dom, 11/04/2012 - 04:54
...la réplica. Sí, vaya uno a saber la réplica de la inconformidad amontonada revuelta con la falta de oportunidades en medio del concierto para delinquir a lo bien corrupto. Uno ni sabe, ni na.
Opinión por:

emachado

Dom, 11/04/2012 - 02:45
La mala o pobre lectura de la historia produce este fenómeno, la Holandesa se enamoró de un guerrillero y aparentemente siente que esta participando en una película en Holliwood, Jorge Enrique Botero en su libro da esa sensación. Los "emes" han sido ejemplo de reinsercion, León Valencia, Mujica en Uruguay, Dilma Rousseff en Brasil o sea que si se puede y bien. La pregunta simple y elemental es: Con las armas llegaremos al poder? La respuesta es no, absolutamente no, los casos de Cuba y Nicaragua son de un contexto histórico diferente, enfrentaban a esas dictaduras caribeñas eternas que por fortuna no se han vuelto a reproducir.
Opinión por:

VERDEMANGOBICHE

Dom, 11/04/2012 - 02:24
Señora:el que hayan ganado la corrupcion, el crimen,la inequidad y la injusticia no quiere decir que los perdedores sean solamente los culpables.
Opinión por:

suesse

Dom, 11/04/2012 - 00:43
La verdad, al ver el titular de la columna, pensé que iba a referirse a la verdadera salida para quien, si acaso, sobrevive en estas tierras abandonadas por todos los dioses y hombres de bien: largarse, si no física, si mental y emocionalmente de donde definitivamente, ni vida ni futuro, hay. Digna, de calidad, me refiero....
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio