Publicidad
Corpovisionarios 8 Mar 2013 - 11:00 pm

Violencia contra la mujer: del drama a las soluciones

Corpovisionarios

Se nos ha hecho costumbre que en vísperas del Día Internacional de la Mujer, sobrevenga una cascada de titulares y cubrimientos especiales que nos congestionan con cifras de toda las violencias de la que son víctima las mujeres colombianas.

Por: Corpovisionarios
  • 13Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/violencia-contra-mujer-del-drama-soluciones-columna-409173
    http://tinyurl.com/bhof5yu
  • 0

Es casi un ritual que consiste, por un lado, en darnos rejo por lo “inconscientes” y “salvajes” que somos como sociedad al permitir tales hechos y, por otro, en una suerte de expiación de culpas a través de entrevistas a voceras de colectivos, ONG’s y, en general, a mujeres con historias lo suficientemente desgarradoras para contar. Pensamos que con explotar esta cruel realidad esta “hecha la tarea”, mientras que en lo cotidiano nos deseamos un “feliz día”, nos regalamos una rosa roja y pare de contar. ¡Vaya forma de celebrar!

Lo anterior reafirma que nuestro esfuerzo para reivindicar de manera seria el papel de la mujer en la sociedad ha sido insuficiente. Basta con regresar a casa al final de la jornada laboral para que aparezcan sin rubor las ofensas verbales de todos los días, los reproches sin sentido y las agresiones físicas por parte de aquellos hombres para quienes el “porque te quiero te aporreo” es la norma. En Colombia, la muerte de mujeres a manos de sus familiares produce más homicidios que el conflicto armado y la delincuencia común. En otras palabras, el lugar más peligroso para una mujer colombiana es su propia casa, una situación realmente absurda y triste.

Para comprender esta situación consideramos necesario entender el problema desde dos dimensiones: una institucional y una cultural. La primera se refiere a las dificultades que como Estado enfrentamos a la hora de atender el fenómeno de violencia intrafamiliar –falta de capacidad institucional y recursos y personal insuficiente sobre todo en municipios pequeños –. Lo segundo tiene que ver con aquellas justificaciones culturales que nos llevan a aceptar como natural que la violencia sea “cosa de hombres”, que el macho machito violente a “su” mujer porque “la ama demasiado” y peor aún, que algunas mujeres legitimen este estado de cosas con la frase “mi marido me pega lo normal”. Tristemente, uno de cada cinco colombianos justifica la violencia contra la mujer.

Pero hay que buscar soluciones y una buena noticia se viene cocinando. Por estos días se consolida en el país una innovadora estrategia que propone, en un primer momento, una articulación interinstitucional entre lo nacional y lo local, optimizando las rutas de atención en las regiones para un servicio humano, eficiente y oportuno. En un segundo momento, la estrategia centrará su atención en la transformación de creencias y comportamientos, que al mejor estilo de cultura ciudadana le apostará a las reflexiones colectivas con participación masiva de la gente, al arte como herramienta pedagógica en el espacio público, a la instalación de líneas de emergencia para “Celos Anónimos” y a diversas intervenciones cuyo foco será, más que la reacción en lo que se refiere a la atención de víctimas, la prevención, en la medida en que se centra en el trabajo con victimarios para desactivar posibles actos de agresión.

Esta iniciativa avanza con pasos de animal grande y es liderada por las entidades que en el orden nacional tienen que ver con la atención a la violencia intrafamiliar: el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar – ICBF –, la Alta Consejería para la Equidad de la Mujer, La Policía Nacional y Medicina Legal. A su vez, la apalanca una de las empresas cuyo modelo de responsabilidad social es un referente para el sector: Ecopetrol. A esta iniciativa la acompañan varias ciudades y municipios que han identificado aquí una oportunidad para optimizar la convivencia, para aumentar el bienestar de su población y reducir un tipo de violencia que termina siendo causa y consecuencia de muchos otros males en el país.

Es curioso que las ciudades y municipios que lideran hoy la estrategia pertenezcan casi todas a la región de los Llanos Orientales, gesto que merece un aplauso si se tiene en cuenta que los llanos son considerados tradicionalmente como una zona marcadamente machista. Es así como Villavicencio, Castilla La Nueva, Restrepo, Aguazul y Yopal ya iniciaron acciones, y en las próximas semanas lo harán Acacias, Barranca de Upía, Cumaral, Monterrey, Paratebueno y Sabanalarga, y ciudades de otras regiones como Cúcuta, Neiva, y Cartagena, entre otras.

Es momento de que los medios de comunicación, los gobiernos locales y las organizaciones de la sociedad civil empiecen a posar sus ojos sobre este tipo de iniciativas, las cuales deben ser visibilizadas, celebradas y replicadas tanto como se pueda. Es hora de que la violencia intrafamiliar y contra la mujer comiencen a producir efectos más allá de los juicios desmoralizantes. Es saludable y alentador saber que en Colombia sí se están haciendo esfuerzos para transformar esta compleja realidad desde diferentes organizaciones, desde distintos enfoques y capacidades. Sin duda las mujeres del país tienen este año enormes motivos para celebrar, así que feliz día, mujeres.

Alejandra Ariza / Psicóloga e investigadora de Corpovisionarios, centro de pensamiento sobre comportamiento y cultura.

Twitter: @corpovisionario

  • 4
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Pese a críticas, Alcaldía dice que no existe peligro de colapso semafórico en Bogotá
  • Salvavidas de Minagricultura para afectados por sequía
  • Divorcio de Michael Moore descubre su gran patrimonio

Lo más compartido

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio