Publicidad
Aura Lucía Mera 18 Feb 2013 - 11:00 pm

Vuelta al ruedo, oreja y rabo

Aura Lucía Mera

No se trataba de una corrida más.

Por: Aura Lucía Mera
  • 97Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/vuelta-al-ruedo-oreja-y-rabo-columna-405618
    http://tinyurl.com/ny937ef
  • 0

El homenaje que le hizo Fermín Sanz de Santamaría a la afición taurina nacional, porque llegaron hasta Puente Piedra, en Subachoque, aficionados de todo el país, fue una verdadera demostración del ganadero de Mondoñedo y descendiente directo del fundador de la Plaza Santamaría, de casta y trapío. Casta la de Fermín. Casta y trapío los de sus toros, un encierro digno de la Plaza de Las Ventas, con ejemplares sobrepasando los 500 kilos, todos de estampa bellísima y fiera, que salieron directamente del cajón a la Plaza, rematando en todos los burladeros y demostrando que el rey de la fiesta era él: el toro de lidia. En todo su esplendor.

Este era el encierro que tenía preparado Mondoñedo para la temporada taurina en la Santamaría, que se frustró por decisiones populistas, arbitrarias y torpes del alcalde de turno, que prefirió convertir ese santuario de la fiesta brava en una gélida pista de patinaje sobre hielo, gratis, pero, eso sí, registrando nombre y dirección de cada visitante para después tener lista “su lista” para elecciones posteriores.

La gran afición taurina, léase personas de medianos recursos económicos, se tuvo que privar de este banquete. Debido al pequeño aforo de la Placita de Puente Piedra, el costo de la boletería era alto. Desgraciadamente, porque los toros son un espectáculo para todos los públicos, y es precisamente en el pueblo, ese que tanto dice defender el alcalde en cuestión, donde está más arraigada la tradición taurina.

Y a propósito, ¿en qué va lo de la Plaza de Santamaría? El maestro César Rincón sigue en silencio. Ni raja ni presta el hacha. ¿Será que claudica como matador y abdica a ese título que se ganó con sangre y sudor, para volverse empresario, permitiendo solamente las banderillas, la puntica no más, porque ya él mismo decidió cambiar de profesión? Cosa respetable. Nada en contra. Pero, ¿será que Felipe Negret, maestro del pundonor, logra seguir en el sitio del cual lo desbarrancaron el populismo y la demagogia? Ojalá. En él tenemos un empresario a carta cabal, que sacó la Santamaría del ostracismo y le devolvió su esplendor.

Los aficionados que tuvimos la oportunidad de estar en Subachoque disfrutamos de una corrida “boutique”. No solo por el tamaño de la Plaza, 4.000 espectadores máximo, sino por la calidad del encierro y la entrega total de los lidiadores: Paco Perlaza, en su mejor momento; Ramsés, digno y valiente a pesar de que no tiene muchas oportunidades de torear, y Gallo, el joven diestro español, con una afición gigante, una izquierda suave y larga y un sitio ante el toro como el que tienen las figuras ya consagradas.

Gracias, ganadero. Se la jugó toda y la afición se volcó. Vuelta al ruedo, oreja y rabo. Amo el toro de lidia. Amo su fiereza y su trapío. Amo verlo morir en su pelea o salir indultado por su nobleza. Amo su dignidad. Rechazo de plano que se les lidie, para luego sacarlo malherido y meterle un tiro de fusil en el chiquero. De eso no se trata la fiesta taurina. Y que los antitaurinos con peste de rabia aprendan a respetar. Nosotros no nos metemos con sus aberraciones. Cada cual en su sitio y Dios en el de todos.

P.D.: ¿Será que el otro rey-procurador se sale con la suya y decapita a Hollman Morris, quien ha logrado ofrecernos el mejor canal de televisión en el país, por el pecado de haber traído a Paul McCartney? Dios nos coja confesados...

  • Aura Lucía Mera | Elespectador.com

  • 51
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • ‘La paz desde la base y con enfoque territorial’
  • La niña de la Selva Africana

Lo más compartido

  • Este jueves habrá jornada de reclutamiento en todo el país
  • Hallan nueva especie silvestre en cerros orientales de Bogotá
  • "En mi nombre no, por favor"
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio