Por: Mario Morales

¿Y los personajes?

Es difícil. Econtrar un personaje de este año gris que termina es tarea titánica. Saque de la lista a los deportistas, con sus méritos individuales (Falcao y Pajón) y el renacer de ilusiones como las de la Selección Colombia o los equipos capitalinos, y ¿qué queda? Una lista borrosa de mediocridades, pasos en falso, caminos desandados, escándalos inanes y excesiva vociferación.

No avanzamos en casi nada. Hablar de logros económicos es vergonzante cuando la discusión sobre salario mínimo ronda un “alza” de 20.000 pesos.

Los dos grandes temas nacionales, ley de tierras y diálogos de paz, siguen en el cascarón. La reformitis de Santos produjo más pena que gloria y termina en picada con las intentonas en lo tributario y con el fuero militar.

Estamos tan mal de personajes que todavía aparecen en la lista de elegibles nombres del pasado como Angelino, el procurador Ordóñez o el expresidente Uribe. Para no llover sobre mojado con Santos y Petro.

Tampoco las redes sociales clavaron bandera en la cotidianidad nacional y se “enredaron” en expresiones airadas, chistes flojos y multitudinarias muestras del escaso ingenio que tenemos.

¡Si hasta algunos proponen a Sofía Vergara! A la barranquillera la “acusan” de una influencia que no tiene, que no busca, que no le interesa, porque le bastan su creciente belleza y gracia natural.

Así estamos, en un año que parece más del conejo, si nos atenemos al horóscopo chino, por todo lo que nos faltó, y que del dragón sólo tiene esa señal de “un volver a empezar”.

La tentación sería, como en otros años, declararlo desierto, pero en plena época de cambios, se vale adherir a decisiones más proactivas, como la de este diario que optó por Falcao.

Otros proponen a los desconocidos que sobreviven con el salario mínimo o a las crecientes víctimas de todas nuestras violencias.

Se vale. Porque, abstracción hecha del deporte, este año nuestros héroes parecen invisibles y nuestros personajes anónimos.

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales