Publicidad
Mario Morales 4 Dic 2012 - 11:00 pm

El país de las maravillas

¿Y más nada?

Mario Morales

No creo que la comunicación política del Gobierno esté fallando con los diálogos de paz en La Habana. El necesario sigilo prometido se ha cumplido aun a riesgo de perder iniciativa frente a la locuaz guerrilla tras diez años de silencio mediático.

Por: Mario Morales

El apoyo, el verdadero apoyo que necesita el proceso no es éste, fluctuante y emocional, que miden las encuestas. Además es imposible mantener en hervor el alma colectiva durante este año largo de conversaciones. El espaldarazo popular se necesitará de veras a la hora de las definiciones, de los sapos a tragar, de las concesiones.

Lo que sí viene fallando es el tono, encuadre y estrategias narrativas de la mayor parte de los medios que “narran” lo que sucede en Cuba como si fuera un combate cuerpo a cuerpo, un partido de fútbol o un “cara a cara” televisivo. El típico periodismo de conflicto.

Nos quedamos en los 90 y ese enfoque maniqueo de protagonistas y antagonistas, reducido a cazar declaraciones y reacciones, esto es, opiniones y versiones predecibles, sin hechos porque no los hay aún. Y más nada.

Que la viuda de Tirofijo dice que tienen secuestrados (claro que los tienen), que la desmienten Granda y Santrich, que el mindefensa contesta altisonante, como si no supiéramos desde siempre que se trata de poses y libretos que quieren vender la imagen de un gobierno con pantalones amarrados, y de paso acelerar el proceso. Mientras unos hacen política otros buscan audiencias, como cajas de resonancia.

O Santos dice que la dialogadera no puede pasar de noviembre de 2013, y se dispara la maquinaria de especulaciones, percepciones y puntos de vista, a cual más indignado. Y más nada.

No se trata de hacer el mal llamado periodismo del posconflicto. No, hace falta un periodismo sereno, del presente, con contexto, que sepa callar cuando no tiene nada que contar, que le huya al relleno y al show y se despoje de pasiones, por lo menos mientras haya diálogos. Nada más.

  • 0
  • 17
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
17
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

icariano1921

Mie, 12/05/2012 - 18:23
Creo que el señor Mario le apunta de manera correcta al tema de las relaciones medios-conflicto-diálogos, pues por allí hay una interpretación y una práctica que no está haciendo lo debido; basta con asomarse por unos instantes a caracol radio, y sentir cómo la chabacanería de ese señor gustavo gómez, y la soberbia y el engreimiento del capo arizmendi, para conocer como se le ponen palos a las ruedas de las conversaciones; allí no se informa, se insulta a quienes no son el gobierno, como si obedecieran órdenes superiores de los enemigos de la paz; lástima que frente esta situación no se puede hacer nada diferente a lo que hago yo mañana: cambio de emisora, y mejor me voy a una de música, pues para escuchar insultos, tiempo sobra...
Opinión por:

la descolorida

Mie, 12/05/2012 - 18:07
Excelente análisis que comparto en todas sus impresiones porque todos tenemos un poquito de responsabilidad particularmente los televidentes y radioescuchas cuando sintonizamos esos programas de lucha libre y esos periodistas pelietas.
Opinión por:

Gonzalvo

Mie, 12/05/2012 - 13:37
Bueno si don Mario aplica lo que pide ,nos dejará descansar de sus columnas un buen tiempo.
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 12/05/2012 - 12:47
"Semana.com ¿Qué ha cambiado (entre los dos últimos períodos presienciales 2002-2010/2010-2012) y qué sigue igual en la realidad colombiana desde entonces? Miguel Ángel Bastenier: lo que no ha cambiado es la inequidad, un problema colombiano gravísimo, que existe en toda América Latina, pero no en la magnitud que aquí se presenta. Hay que decir, matizándolo claro, que las FARC son tanto una excusa como una realidad terrible. Las FARC sirven como excusa para todo. Y sí, hay que acabar con ella, pero primero hay que modernizar a Colombia." Asesor de este diario, el señor Bastenier periodista español (distinguido recientemente con el premio de periodismo Moors Cabot) no es santo de mi devoción, pero dice dos cositas que dan la razón al columnista:
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 12/05/2012 - 13:29
Una: los colombianos son muy susceptibles, y malinterpretan la visión que de ellos hacen analistas internacionales (foráneos). Como para variar, un ejemplo tomado al canto: el oráculo femenino del templo de la CEET, Mª I. Rueda –como la Libertad guiando al pueblo- ha tomado las banderas y despotricando del señor Vivanco (HRW) aconseja a minDefensa no dejarse “sobar” por extraños difamadores a sueldo. Aunque los intelectuales insistan en que sus críticas no consisten en tratar de lo ellos (los críticos) piensan de colombia sino de lo que piensan los colombianos sobre sí mismos, el chauvinismo es la primera reacción biológica que evidencia que este país no acepta la crítica, empezando por los “y las” líderes de opinión: “Colombia es un país de una susceptibilidad enfermiza”.
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 12/05/2012 - 13:23
Como ejemplo, el señor Bastenier tembló de miedo después de escribir algo que nadie ha desmentido: “Los atropellos de las administraciones públicas en el siglo XXI, son cosas que harían enrojecer a un dictador …hubo una reacción inesperada, gente pidiendo que me quitaran el pasaporte colombiano, y aunque recibí palabras de apoyo, ninguna fue en público.” El artículo al que se refiere Bastenier, “Colombia no se mira en el espejo”, publicado por El País de España en octubre del 2009, aseveraba que Colombia evita mirarse al espejo para eludir la realidad. El periodista se refería a que, a pesar de problemas colosales, Colombia seguía apoyando al expresidente “Innombrable”.
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 12/05/2012 - 13:22
DOS. La “declaracionitis” –término tal cual acuñó el periodista de marras para definir lo “mejor” del periodismo del que, aquí, se lamenta nuestro querido Mario –declaracionitis crónica, agregaría yo. En plata blanca es el tipo de periodismo “en vivo y en situ” con el cual los dómines (y los peces chicos) de la gran prensa nos venden su moderno periodismo: cambiar la realidad a punta de las declaraciones de las celebridades y de los “líderes” más influyentes de la sociedad colombiana. Al respecto, Bastenier alude a ese tipo de coyunturas históricas (o más bien, estructuras) que los oráculos del periodismo nacional pretenden desvirtuar:
Opinión por:

Alberto V. Velasquez

Mie, 12/05/2012 - 13:20
“Semana.com ¿Qué ha cambiado y qué sigue igual en la realidad colombiana? M.A.B: Lo que no ha cambiado es la inequidad (¿cómo maquillar el índice Gine? A punta de declaraciones). El “Innombrable”, por ejemplo, demoró la modernización ocho años, porque él no es moderno, él es un caudillo.” Y este caudillaje es el que alimenta el imaginario colectivo -quién podría sustentar lo contrario- y que se deja alimentar por “el típico periodismo de conflicto”.
Opinión por:

krugger

Mie, 12/05/2012 - 09:26
Magnífica columna. Tambien creo que hay que dejarlos hablar hasta que se cansen y lleguen a algún acuerdo.
Opinión por:

elprincipepaisa

Mie, 12/05/2012 - 07:40
Lo que pasa es que esa información es mercancía que eleva el rating y empuja politiqueros. Ese es el negocio socio.
Opinión por:

rabil

Mie, 12/05/2012 - 07:49
Me siguen chuzando y lacerando el alma la negligencia y corrupción de nuestros dirigentes públicos y privados y la liviandad de los llamados periodistas, los de las eternas sonrisas, esos que cuando se conmueven se quedan sin palabras y hasta los rictus los traicionan.
Opinión por:

rabil

Mie, 12/05/2012 - 07:38
Queda demostrado, por si había dudas, que nuestro periodismo no es serio, no es amplio y profundo. Hablaré del noticiero que más veo: Caracol, dirigio por un buen muchacho. Qué liviandad, qué carencia de lecturas y cuánta vanidad. La vanidad y la ira llenan los tubitos de los pitillos. Desde la entrevista a Langlois, pasando por los Olímpicos el noticiero y su director ha demostrado su ignorancia de la realidad. Se reconoce el acierto de traer analistas serios pero no han aprovechado sus lecciones de periodismo sensato y pertinente y contextualizado. Es más, no aprenden de sus corresponsales en el Valle y en Cauca, muchachos que se juegan el pellejo para mostrarnos las caras ocultas del conflicto y de nuestra dura existencia nacional. En cuanto a nuestro conflicto, creo que los periodistas
Opinión por:

rabil

Mie, 12/05/2012 - 07:45
especialmente los tadicados en Bogotá tienen demasiado club y centro comercial en sus venas como para entender o siquiera aproximarse a las contingencias, a los dolores insuperables, a las angustias del día a día de una inemnsa mayoría de colombianos que está en medio de las balas, los bombardeos y las minas antipersonas, o en medio del sol inclemente o la lluvía incesante y rodeada de la insolidaridad y la indiferencia de los mandamases públicos y privados (una misma cosa) tratando de arrebatarle un plato de sopa a través del trabajo informal en semáforos o por las calles. La guerra de balas no es nada comparada con la guerra de babas. Hay una guerra de baja intensidad, la cotidiana, que no vende condimentos ni toallas higiénicas. Su análisis es incómo y puede dañar la pauta. Mejor Pinzón
Opinión por:

elprincipepaisa

Mie, 12/05/2012 - 07:41
lo chuzaron hermano?
Opinión por:

fercholate

Mie, 12/05/2012 - 07:34
Ojalá lo oigan don Mario, a ver si paran el show y se dedican a lo suyo.
Opinión por:

Yorosarito

Mie, 12/05/2012 - 07:30
Es que detras de los microfonos y camaras hay muchos interesados en que esto no prospere
Opinión por:

CONCIENCIA LIBRE

Mie, 12/05/2012 - 07:21
Muy buena columna...eL PERIODISMO DE CONFLICTO Y CAMORRA... vive de estimular violencia, patrioterismo barato en el que pescan los politicos populistas y caudillos trasnochados de corte facistoide.
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio