Publicidad
Ignacio Zuleta 8 Oct 2012 - 11:30 pm

Yo no soy mis babas

Ignacio Zuleta

Los pensamientos y las emociones son flujos de energía con una dinámica que es por lo general poderosa y caótica; estar a merced de este vaivén es una esclavitud.

Por: Ignacio Zuleta
  • 50Compartido
    http://www.elespectador.com/opinion/yo-no-soy-mis-babas-columna-380113
    http://tinyurl.com/m2ycwah
  • 0

Si la mente ordena: “¡reacciona!”, obedezco y, por lo tanto, no actúo desde la libre voluntad. Si las emociones dicen: “¡entristécete!”, siento congoja, y así ad infinitum. Si vivo identificado con la mente y los sentimientos estaré condenado a sufrir los altibajos de esta montaña rusa.

Porque existe una enorme diferencia entre la mente y la conciencia —con mayúscula—. Para el yoga y para la psicología profunda, la conciencia es una facultad superior, mientras la mente es sólo una herramienta. La atención expandida, que se cultiva y se refina a través de disciplinas espirituales o de ayudas botánicas o químicas, es un testigo imparcial de las actividades de la mente y las emociones, observa sin involucrarse y permite actuar así desde el verdadero centro del libre albedrío. Además, sin distancia no hay sentido del humor y la vida pierde brillo y ligereza.

En este orden de ideas, mi pensamiento a su vez puede considerarse como una especie de excrecencia de la mente, no muy distinto de la saliva que producen las glándulas, y creer que soy lo que pienso equivale a identificarse con las babas. Pero no soy ni mis pensamientos ni mis babas. ¿Qué soy entonces?

Naturalmente cada uno busca su respuesta. Con regularidad casi predecible las revistas como Time o New Scientific publican artículos de fondo que discuten si la conciencia depende o no del cerebro. Pero aquí, en donde la física y la metafísica se encuentran, las conclusiones nunca son definitivas. Para quienes están convencidos de que son únicamente materia corruptible y finita, o que piensan luego existen, la respuesta es que lo que sus mentes y emociones dictaminen, eso se hace. Para quienes creemos que hay algo más allá de la vida fisiológica, la respuesta podría ser: “Yo soy una conciencia inmortal, parte de la conciencia superior; de allá vengo y allá vuelvo”. Y esta perspectiva permite en consecuencia una distancia suficiente para no enredarse con las expresiones limitadas y veleidosas de la mente y ayuda a reírse de sus disparatadas ocurrencias. Tomar la mente en serio es un buen chiste.

La habilidad de conservar la distancia de los movimientos mentales y emocionales se adquiere con la madurez y también puede desarrollarse con técnicas de meditación y disciplina. La serenidad y la sabiduría de los ancianos que están por encima del bien y del mal son precisamente esas facultades de observar con desapego y buen humor la alharaca incesante de la-loca-de-la-casa sin subirse a su vertiginosa montaña rusa o por lo menos reservándose el derecho de bajarse. Esa, dicen los que la logran, es la verdadera libertad.

TAGS:
  • 0
  • 11
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Nueva especie de ave migratoria
  • Osuna Sep 21 - 10:57 pm

    No lo vuelva a hacer

    No lo vuelva a hacer
  • Nieves Sep 21 - 10:56 pm

    La mano de Dios

    La mano de Dios

Lo más compartido

  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • Vicky Hernández, la actriz que está sola, enferma y triste
11
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Germinación

Mar, 10/09/2012 - 20:57
Pues lo que escribe este tipo - al que leo por primera vez- son babas, meras babas. Para los que hemos leído a Davidson, Chalmers, Putnam , etc., lo que este señor escribe es basura, no sólo desde la óptica de la filosofía de la mente de tipo ociidental: falsea, entiende mal, corrompe la sabiduría de oriente. En fin, no lo pienso leer nunca más. Es el equivalente a un epifenómeno que se apellida Pearl, que también escribe en este periódico. Es de la misma tribu de un charlatán llamado Mauricio Puerta.
Opinión por:

exURIBISTA muy arrepentida

Mar, 10/09/2012 - 17:09
concuerdo perfectamente .. muchas gracias por compartir.
Opinión por:

leinadsajor

Mar, 10/09/2012 - 17:49
Yo no soy nadie para ilustrarla, porque yo si soy mis babas, mi sudor y todas las categorias escatológicas que son comunes a todos los seres humanos
Opinión por:

leinadsajor

Mar, 10/09/2012 - 17:48
Para que quiere que la ilustre, si ya concordó perfectamente. Además yo no soy nadie para ilustrarla.
Opinión por:

leinadsajor

Mar, 10/09/2012 - 10:26
Me huele a charlatanería.
Opinión por:

exURIBISTA muy arrepentida

Mar, 10/09/2012 - 17:09
ilustrenos ...
Opinión por:

Amonoi

Mar, 10/09/2012 - 09:50
No estoy muy seguro que todos entendamos lo mismo cuando se habla de "conciencia". Me parece entender que se refiere a lo mismo que en el lenguaje coloquial llamamos "alma", que en ese caso es algo externo al cuerpo y que lo trasciende. Pero si considero que "yo soy mi alma" únicamente, y que el tanto el cuerpo como "la mente" (¿las emociones?) son algo "fuera de mí", entonces podría llegar equivocadamente a la conclusión que "los cuerpos y las emociones" de los otros también son algo externo que no corresponden a la realidad verdadera de la esencia del otro. Mi opinión es que somos seres integrales y que yo también soy "mi cuerpo y mis emociones" y que por lo tanto mi realidad en el mundo tiene que ver con "los otros" como seres integrales y no solamente con "la conciencia universal"
Opinión por:

gedanke99

Mar, 10/09/2012 - 07:40
La conciencia es un asunto de vital importancia para la neurociencia actual y para la filosofía de la mente, ya que se trata del único atributo exclusivo del ser humano, esta nos hace distintos de los animales. Desde el punto de vista anatómico la acción de la conciencia se encuentra en el cerebro, dónde a pesar de lo que argumenta el articulista se ha demostrado en estudios de neuroimagen funcional y en otros métodos de estudio que la actividad cerebral se relaciona con estado de conciencia, incluso en monjes budistas o cristianos se ha demostrado que los llamados estado de "conciencia elevada" corresponden estado de actividad cerebral. Invito al artículista, que se ha ganado mi respeto, a leer los libros de Antonio Damasio y John Searle sobre este tema. Saludos a Dharmadeva.
Opinión por:

elquetieneojosve

Mie, 10/10/2012 - 07:44
De acuerdo con gedankee99. Atribuir la trascendencia a entidades o funciones supranaturales y reducir la complejidad del pensamiento a simple categoría de "excrecencia" es aferrarse a variantes del pensamiento mágico. A los libros que usted recomienda, le agregaría el libro-recopilación hecho por Rodolfo Llinás y Patricia S. Churchland, llamado "El continuum mente-cerebro" en el que se presentan investigaciones de neurólogos de diferentes países que, palabras más, palabras menos, afirman que la noción "mente" y por consiguiente las nociones "yo", "inteligencia", "pensamienoto", todo eso que hace que los humanos lo seamos, emana del cerebro. El asunto es físico, lo que se empeñan en llamar alma es simplemente actividad cerebral. Lo demás son ficciones.
Opinión por:

Requeñeque

Mar, 10/09/2012 - 06:23
En donde ubica entonces ese estúpido dicho del colombiano "si dios quiere" a cada minuto de la vida, algo que no deja discernir entre la razón para actuar y la voluntad de un ser que determina todo...
Opinión por:

Requeñeque

Mar, 10/09/2012 - 06:28
...diría mejor algo que no deja discernir entre la razón y la voluntad...
Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio