ELESPECTADOR.COMImprimir

Autos | Lun, 07/27/2009 - 20:24

Contra todo riesgo

Por: Redacción Especiales

Los seguros de vehículos manejan claramente el concepto de tranquilidad que requieren los usuarios modernos.

La competencia entre las compañías de seguros por suplir las necesidades de cada cliente, sin dejar detalles a la deriva, generan hoy cubrimientos y asistencias donde lo único que deben hacer sus asegurados es llamar en caso de tener un inconveniente. Lo malo es que pocos propietarios de vehículos entienden la importancia de un seguro contra todo riesgo porque, como muchas personas creen: las dificultades sólo le ocurren al vecino.

La necesidad de cuidar el patrimonio, conservar la tranquilidad y recibir ayuda en momentos difíciles posteriores a un siniestro se convierten en los motivos principales por los que revisar la ofertas de las aseguradoras debería tomar un poco de tiempo para identificar mejor las necesidades.

El no adquirir un seguro expone a los conductores a que su patrimonio se vea afectado, no sólo por el daño del bien (vehículo) sino por lo que implica causarle un perjuicio a otra persona, los trámites jurídicos y las posibles demandas a las que se puede ver enfrentado el asegurado.

Para Henry Mcallister Braidy, gerente de Autos y Soat en Liberty Seguros, “la mayoría de las compañías tienen similares beneficios y características en las coberturas al vehículo; las diferencias radican, básicamente, en los límites que se dan dentro de éstas y las combinaciones que hace cada aseguradora para hacer competitivo su producto”.

Coberturas y asistencias

El precio depende de los planes que se elijan, por lo tanto, así se definen los límites de los cubrimientos. Por ejemplo, los valores cobijados en responsabilidad civil en la aseguradora Suramericana, oscilan entre los $50 millones y los $1.440 millones, en los cuales se cubren daños a bienes de terceros, lesiones o muerte a personas y asistencia jurídica en proceso penal y civil.

Asimismo, las soluciones amparan el lucro cesante que puede reclamar el tercero afectado por los días en los cuales dejó de percibir ingresos con ocasión de un accidente. Este amparo también cubre los daños morales o perjuicios psicológicos ocasionados en un accidente de tránsito.

En cuanto a las coberturas al vehículo, están incluidas las producidas por daños o hurto, tanto parciales como totales, de acuerdo con las necesidades del cliente desde el 70 hasta el 100% de la pérdida.

Por su parte, en Liberty Seguros existen, dentro del seguro para carros, coberturas a las personas, al vehículo y los amparos adicionales. Y dentro de éstas, las asistencia en viaje, al hogar, a la persona y algunas adicionales. Aquí están las combinaciones de las que hablaba Mcallister.

Dentro de los seguros contra todo riesgo en personas, las coberturas van desde responsabilidad civil extracontractual hasta amparo por gastos de transporte, y en vehículos lo sobresaliente son los pagos por pérdida parcial o total por hurto o daño.

En cuanto a las asistencias, éstas van desde hospedaje y desplazamiento por inmovilización del vehículo hasta asistencia jurídica en el extranjero, pasando por servicios en el hogar.

La comodidad y, muchas veces, la posibilidad de evitar una quiebra económica por causa de un accidente automotriz son las mayores ventajas de adquirir un seguro contra todo riesgo, y el mercado ofrece varias opciones para armar el paquete que más le convenga.

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/publicaciones/autos/articulo152977-contra-todo-riesgo